El ultimate en Colombia, un deporte camino a la gloria

El entrenador de la selección femenina de este deporte, Mauricio Moore, se propuso reivindicar el papel de la mujer en ese deporte y lo consiguió. Acaba de ser subcampeón mundial en Londres. ¿Cómo lo logró?

El entrenador Mauricio Moore y algunas jugadoras que consiguieron el subcampeonato en Londres.

El ultimate en Colombia es la personificación del trabajo bien hecho, el esfuerzo y la dedicación. Lo alcanzado en el Campeonato Mundial de Londres no fue un resultado que se dio de la noche a la mañana, este fue apenas un peldaño más de todo el fruto que se sembró ya hace varios años. (Ver también: Selección Colombia femenina consiguió el segundo lugar del Mundial de Ultimate Frisbee).

El segundo puesto logrado por la selección femenina durante el mundial de esta disciplina, va más allá de algo histórico. Pues en nuestro país aún el desconocimiento por el ultimate persiste en el ideario general. Por eso, para entender mejor la dimensión de este triunfo, es necesario remitirse a los protagonistas y empaparse del contexto actual de este deporte que crece a pasos agigantados en el mundo y en Colombia.

Mauricio Moore es la persona indicada para describir el presente escenario del ultimate colombiano y el proceso por el cual tuvo que pasar, pues él fue uno de sus gestores. Este paisa de 38 años, le debe a su padre la pasión hacia el deporte, en torno al cual gira su vida. Jugó béisbol y baloncesto antes de dedicarse al hockey subacuático. Luego, se encontró con el ultimate, el que le cambió el pensamiento y al que le brinda la mayor parte de su tiempo siendo el entrenador de la selección de Colombia femenina.

El encargado de armar el grupo que logró el mayor éxito del ultimate en Colombia, habló con El Espectador sobre la sacrificada vida de las jugadoras, los principales obstáculos, las emociones vividas en el pasado mundial, los nuevos objetivos, las competencias que vienen y el futuro de esta disciplina que para algunos tiene incluso potencial para ser deporte olímpico.

En un país en el que nunca hay plata para el deporte y en el que muchos consideran que únicamente el fútbol es deporte, ¿de dónde sacó los recursos para asisitir al Mundial de Londres?

Indeportes Antioquia apoyó para los tiquetes. Las de Bogotá no recibieron ese apoyo. Hubo una empresa que también hizo un aporte. Pero de resto, el viaje fue pagado por las deportistas (7-8 millones de pesos). Las deportistas de Antioquia (cancelaron) por ahí 6 millones de pesos. Y estamos hablando de cada jugador de las tres categorías (masculino, femenino y mixto).

En 15 días salgo para Bélgica a jugar el campeonato europeo con la selección Colombia Sub17 y de ahí me voy para Polonia a jugar el campeonato Mundial Sub20. Todas esas selecciones tendrán los gastos de su bolsillo.

¿Cómo es el proceso de clasificación a estos torneos?

Este año, en el Congreso de la Federación Mundial, ya están hablando del tema de los sistemas regionales de clasificación. Es decir, si yo quiero ir puedo participar. Pero para este torneo en donde hubo más o menos 3500 deportistas, no caben más. Lo que hacían antes, era que tenían todas las categorías en el torneo y lo que se ha hecho en los últimos años es separarlas. En Canadá 2008 se jugó Sub-20, mayores, master en femenino, mixto y masculino. Hoy por hoy, ya es juvenil (Sub20) por un lado, elite por otro lado y el master por otro lado. Así han separado el torneo para darle mayor participación a los países.

Pero aun así en Londres no cabían los deportistas. Este fue el último Mundial que tiene élite y master reunidos. Ya dentro de dos años, el master no va a estar, van a tener torneo por aparte. Esto se hará precisamente para no tener procesos regionales, ya hay ligas profesionales en Estados Unidos, entonces más o menos de 4 a 6 años se van a implementar procesos clasificatorios para el mundial.

Bajo este escenario, la meta también debe estar enfocada en lo económico

Las chicas que estaban en Londres, el 80% estuvo en noviembre pasado en Cancún en los Panamericanos, también costeado por ellas mismas, entonces imagínese estar viajando representando a su país y estar pagándose eso constantemente. Cuando el próximo año son Juegos Mundiales en Polonia y el Sub23 en Australia, eso se vuelve casi que una renta de cada año.

¿A qué instancia se puede acudir para que esto no siga ocurriendo?

Lo que pasa es que esa es la pelota “maluca” que nadie quiere cargar. Pero bueno, uno dice voy a las instancias y estas son: instituto de deportes locales (Inder Medellín), regionales (Indeportes Antioquia) y nacional (Coldeportes), en el primero le dicen que no, que el objetivo de ellos es la inversión social, por lo que no les interesa poner mucha plata en pocas personas. Sigue el departamental, y ellos sólo invierten en las jugadoras del departamento. Así que por último se acude a Coldeportes y ellos lo primero que preguntan es '¿cuál es su federación?' Nosotros no tenemos porque no estamos afiliados y aún si existiera, ¿por qué le pasa a los que la tienen, no hay plata para tanta gente?. Diciéndolo más claro, hay dinero para los que traen medalla olímpica.

Y la gente no cree, pero lo que lograron estas chicas al quedar segundas fue todo un hito en la historia del ultimate. Por ejemplo, yo juego desde el 2004 y desde ahí de lo que yo recuerdo, todas las finales del mundo han sido, Estados Unidos, Canadá y Japón.

El grupo lo compartían con Australia, Italia, España, Rusia y Filipinas. ¿Cuál era el favorito?

Nosotros, porque veníamos de ser cuartos en Japón. Pero también estaba Australia que también era el más duro, son quintos. Además ellos ya son para nosotros el archirrival desde que le ganamos en Japón, ya se está volviendo clásico porque lo vemos cada mundial.

Esto quiere decir que en el ultimate, Colombia es potencia y se ha ganado un respeto por parte de sus rivales.

Sí ya. Pero eso nos costó mucho. En el 2008 entramos de 13 y quedamos de octavos, el en 2012 después de batallar incansablemente, sólo pude llevar 18 jugadoras, se me lesionaron 4 y termine con 14, cuando los demás equipos tenían sus 24 intactas. Llegamos a las semifinales con estas condiciones y logramos quedar de cuarto y ahora segundos. Quiere decir que estamos subiendo y subiendo.

Es que es la primera selección de Latinoamérica que accede a una final...

No sólo es la primera de Latinoamérica, es la primera vez que alguna diferente a esas tres (Estados Unidos, Canadá y Japón) juega una final. Es decir, los mundiales han sido dominados por esas selecciones, que claramente son de altísimo nivel. O sea, es que Estados Unidos tiene 4 millones de jugadores y estamos hablando que juegan desde la década de los 70, nosotros jugamos desde el 2000 y tenemos 5000 personas. Llegar allá es una cosa muy significativa y este año se jugaba algo adicional que era la clasificación a los Juegos Mundiales en Polonia, para los que hay seis cupos, de los cuales uno es para el anfitrión.

Para este mundial decidieron que cada país iba acumular puntos en las tres categorías (masculino, femenino y mixto) y la suma de esos puntos iba a determinar a los cinco primeros. Colombia pasó de cuarto porque quedamos segundos en la categoría de las damas, sexto en los hombres y octavo en mixtos. Esto nos dice que somos potencia hoy en día en el ultimate.

¿Esto quiere decir que Colombia tiene el cupo para las tres categorías a los Juegos Mundiales?

Tenemos el cupo para Polonia, pero solamente un equipo mixto. O sea, es que eso al ser tan exclusivo se va con una sola categoría, y ahí sólo van los mejores de los mejores.

¿Cuáles son los otros países que consiguieron clasificarse?

Estados Unidos, Japón, Australia, Canadá.

Es algo realmente increíble...

Claro, en el partido final veías las tribunas y eran 5 mil personas, en donde todos le estaban haciendo barra a Colombia obviamente. (Risas)

¿La alegría más significativa fue la victoria en semifinales a Japón que venía de quedar campeón?

Sí claro. Pero para entenderlo un poco mejor es preciso meterse en la cabeza lo siguiente: nosotros en las categorías juveniles Sub-20 ya habíamos ganado dos mundiales (2010 y 2012). Pero para estas chicas es la primera vez que llegan a una final, frente a Estados Unidos que son jugadoras que llevan jugando finales desde el 2004. Porque es que cada dos años se juega una final mundial, entonces estoy hablando de jugadoras con una experiencia impresionante. Claro, nuestro partido más significativo en términos de logro, obviamente fue la victoria contra Japón, porque además fue sacar al actual campeón mundial.

Así que a ese partido llegaron con nada que perder y todo por ganar...

Sí tal cual, además que a Japón le ganamos con todas las de la ley, quedamos 10-7 pero empezamos ganando 4-0, eso fue algo impresionante. Teniendo en una final del mundo juegan muchas cosas, los nervios y la experiencia sobretodo. De hecho viendo el partido contra Estados Unidos, a pesar de la derrota que numéricamente fue fuerte (15-7), competitivamente no fue tan así. Digamos lo que ocurrió en el masculino, en esta categoría Estados Unidos sí está en un nivel muy superior al resto de selecciones. 

¿Cuál es el promedio de edad de esta selección?

24 años, pero hay niñas de 16 que tienen varios años de competencia por delante. Por lo que este mismo paquete de jugadoras pueden jugar dos mundiales más, los cuales se disputan cada 4 años. Es como si se hubiera podido llevar la base de la selección Colombia de fútbol que fue a Brasil a los siguientes dos mundiales.

¿Cuál es la siguiente competencia para esta selección?

Esta selección se vuelve a ver en cuatro años.

Igual el proceso que se realiza desde las juveniles debe seguir por la misma vía que hasta ahora…

Sí claro, pero también manda el dinero. Desafortunadamente uno tiene que elegir y decidir entre las mejores, pero que tengan la plata.

Hablando un poco de usted, en este momento es el técnico únicamente de la categoría femenina o de las tres. ¿Cómo es este proceso?

Nosotros todavía no tenemos una federación, estamos en proceso. Pero hay una Asociación Nacional que es avalada por la Federación Mundial que a su vez es la cara ante el Comité Olímpico Internacional. Entonces nuestra Asociación de Jugadores de Ultimate de Colombia (AJUC) es el ente rector de este deporte en nuestro país. Por lo que ellos determinan como se rigen las selecciones. Particularmente para este caso, decidieron que el equipo campeón nacional aportará al entrenador, el cual fui yo.

¿Por qué fueron únicamente jugadoras de Medellín y Bogotá?

En realidad el nivel más fuerte está en estas ciudades. Y de hecho si lo hablamos más puntual, casi que de dos equipos en Colombia. Revolution de Medellín y Bamboo de Bogotá. Sólo tres niñas no pertenecían a estos clubes.

¿Hubo alguna jugadora que se quedó por falta de recursos u otros motivos?

Sí, pero digamos que todas las que empezaron con el proceso fueron. Aunque al final en este transcurso pues siempre hay algunas que se van bajando por diferentes motivos, pero en términos generales todas fueron.

¿Y para usted qué representa estar a la cabeza de esta selección?

Yo creo que es el resultado de mucho trabajo, porque yo llevo con el proyecto de hacer crecer el ultimate femenino desde el 2003 y esa constancia se empieza a ver reflejada. Es que a mí me parece muy importante la valorización de la mujer en el deporte. Así que me di cuenta que a través del ultimate yo podía vincular mujeres a la actividad deportiva.

¿Entonces usted exclusivamente está en la selección femenina o también hace parte de las otras categorías?

Sí, en la categoría masculina y mixta hay otros entrenadores. De hecho yo estuve aplicando para ser parte del equipo masculino como jugador, pero pues obviamente por conflicto de intereses no pude ser parte.

¿Quién sería el técnico entonces de los Juegos Mundiales si sólo va una categoría?

(Risas) muy buena pregunta. A los Juegos Mundiales como es un hecho tan significativo pues todavía no esta claro. Primero pues sólo hemos ido una vez, que fue en Cali. Para ese entonces se hizo una convocatoria nacional para quienes estuvieran interesados en ser el entrenador, yo no quise porque me quería presentar como jugador de hecho así lo hice. No logré quedar porque son unas pruebas demasiado exigentes en términos de depuración.

¿A qué club pertenece usted en estos momentos?

Pertenezco a Revolution. Soy jugador de la categoría masculino y entrenador en la femenina.

¿Qué le puede decir a los que estigmatizan este deporte diciendo que sólo es para gente con dinero?

Yo creo que eso se armó más en Bogotá porque el deporte llegó con fuerza a las universidades privadas. En Medellín llegó a la de Antioquia. De hecho el foco de crecimiento en Medellín se dio al contrario. Pero pues si se da de esta forma pero ninguna de las dos es cierto. Esto es una actividad recreativa, pero cuando uno ve a la gente que se dedica de lleno a esto se da cuenta que la gente le mete todo su tiempo a este deporte.

Temas relacionados