Publicidad
26 Oct 2022 - 4:20 p. m.

Linda Caicedo: velocidad, gambeta y goles

La delantera arrancó en la escuela Real Juanchito, equipo de hombres en Villagorgona (Valle), corregimiento donde creció. Llegó al fútbol femenino con Generaciones Palmiranas, luego pasó al Club Deportivo Atlas y de ahí saltó al profesionalismo. Perfil de una de las figuras de Colombia en el Mundial Sub 17.
Paula Casas Mogollón

Paula Casas Mogollón

Medio Ambiente, Ciencia, Salud y Educación.
Linda Caicedo, presente y futuro del fútbol femenino en Colombia.
Linda Caicedo, presente y futuro del fútbol femenino en Colombia.
Foto: EFE - Mauricio Dueñas Castañeda

“La primera niña que entrenamos aquí, en estas canchas, fue Linda Caicedo. Ella entró por esa puerta cuando tenía cinco años agarrada de la mano de su mamá, Herlinda”, cuenta mientras señala la cancha Diego Fernando Vásquez, uno de los entrenadores de la escuela Real Juanchito, en Villagorgona, un corregimiento a un poco más de media hora de Cali. “Herlinda me dijo: ‘¿Usted no recibe niñas?. Es que a ella le gusta mucho el fútbol y no hace más que patearme las joyas, me quiebra todo, me daña los zapatos’. Yo le respondí que me la dejara para que fuera entrenando con los otros niños. Y ahí empezó su carrera”, evoca Vásquez, más conocido como el “profe Tino”.

Le recomendamos: Selección Colombia femenina, cada vez más cerca del sueño mundial y olímpico

Linda, ahora de 17 años, creció en Villagorgona, Valle del Cauca. Desde que empezó a dar sus primeros pasos, también aprendió a patear, como si su camino en el fútbol ya se fuera escribiendo. Pateaba todo lo que se atravesaba en el camino, como las muñecas con las que nunca le gustó jugar o las ollas de la cocina, simulando que era un balón y que estaba llevándolo hasta un arco para marcar gol. Las calles destapadas del barrio La Gaviota, donde está su casa, fueron las primeras en ser testigos de sus gambetas, su rapidez y sus anotaciones. Su talento pedía una pelota, una cancha y un equipo de fútbol para demostrar todas sus destrezas. Por eso, sus padres, Herlinda y Mauricio, la inscribieron en la escuela Real Juanchito.

La escuela funciona en las canchas principales de Villagorgona. El profe Tino, quien jugó en Boca Juniors de Cali y en Deportivo Pasto, fue uno de los primeros entrenadores que tuvo el corregimiento. Una profesión a la que llegó por casualidad. “Afuera de mi casa había ocho niños jugando y les dije que fuéramos a la cancha. Al día siguiente estaban los mismos niños con otros más diciendo que si íbamos. El llamado fue creciendo. A los tres días, ya eran cuarenta niños frente a mi casa. Yo no era técnico”, comenta Tino. A los quince días, con ochenta niños divididos en categorías, inició el Club Villagorgona. Luego pasó a ser filial de Boca Juniors de Cali y, en 2013, de la mano de Rafael Murillo, se convirtió en Real Juanchito.

Linda comenzó muy pronto a destacarse en su categoría, que era 2005, entonces el profe Tino se vio obligado a ponerla una división por encima; es decir, en la 2004. En los primeros partidos, dice Tino, los padres y jugadores de los equipos rivales antes de verla jugar decían que tuvieran cuidado con la niña, pero “cuando ya empezaba a darles melo (gambetearlos) gritaban que duro con la niña. Lo más sorprendente de ella, desde el punto de vista deportivo, fue su nivel técnico y la forma en la que encaraba a las rivales. Yo le dije a don Rafa que esa niña iba a ser de las mejores en Colombia”, anota Tino. En la escuela le fueron puliendo su principal habilidad: la de enganchar y eludir rivales, sin hacer pases, hasta marcar el gol.

Hasta los diez años integró las filas de Real Juanchito, pues un reglamento de la liga prohibía la inscripción de niñas. Linda, con la ayuda de Rafael y del profesor Tino, pasó a Generaciones Palmiranas, el equipo de Felipe Taborda, quien era el técnico de la selección femenina de mayores. Ahí comenzó su carrera en el fútbol femenino y aunque llegó a conformar la categoría infantil, su talento y destreza con el balón le otorgaron un cupo en las divisiones prejuvenil y juvenil. “Recuerdo que era humilde, sencilla. Acá en el club la ayudamos con pasajes o ropa de entrenamiento. Era muy callada, pero explosiva en el campo de juego. Le cogió ventaja al fútbol y, con diez años, marcó la diferencia”, comenta Taborda.

Lea: Carta familia a Catalina Usme

A pesar de que ya estaba entrenando con Generaciones Palmiranas, Taborda confiesa que su equipo estaba enfocado en las divisiones mayores. “Linda jugaba con una armonía impresionante y siempre fue muy competitiva. Por sus condiciones, éramos conscientes de que ya debía participar en torneos, como el Baby Fútbol o Pony Fútbol”, añade Taborda. Linda fue cedida, un año después al Club Deportivo Atlas C. P., equipo creado en Cali por la jugadora Carolina Pineda, que se ha caracterizado por ser un semillero de futbolistas. “Cuando vimos su liderazgo y su talento sorprendente en el tema de duelos, sabíamos que iba a ser una jugadora que se destacaría a nivel internacional”, apunta Dubán Pineda, presidente de Atlas.

Y Linda supo responder a esa confianza. Fue goleadora del Torneo Nacional 2017, del Torneo Nacional 2018, del Torneo Conmebol Paraguay 2018, de la Liga Vallecaucana 2019 y del Torneo Nacional 2019. Además fue elegida mejor jugadora de Baby Fútbol en 2019, quizá por su mezcla de agilidad, habilidad y talento, clas condiciones que le han descatado en más de una oportunidad sus profesores. Señalan que ella, antes de recibir el balón, observa el camino que va recorriendo la pelota, voltea, revisa las posibilidades que tiene, analiza el camino al arco, recibe la pelota y hace lo que mejor sabe: definir. “Nosotros la comparábamos mucho con Neymar, por el regate y el cambio de velocidades que maneja”, comenta Carolina Pineda.

Esa comparación la llevó a admirar al astro brasileño, a quien consideró durante muchos años su ídolo y de quien tomó el número de camisa, el 11, con el que jugó en Atlas y cuando se dio el primer llamado a la selección Valle, a sus doce años. “Esos primeros torneos fueron difíciles, porque ella era muy chiquita y me comentaba que le hacía mucha falta su casa, su familia. Le daba nostalgia”, comenta Jennifer Castañeda, delegada de todas las selecciones Valle, a quien Linda le dice madre, por su cercanía. Además, añade Castañeda, si no marcaba gol, se desesperaba y, para tranquilizarla y devolverle la confianza, la motivaban y terminaba como goleadora del campeonato.

De hecho, cuenta Castañeda, Linda ya más fuerte mentalmente, un día antes de los partidos decisivos, soñaba cómo iba a ser su desempeño en los compromisos. “Mi negrita linda se levantaba feliz y, a veces, por ejemplo llegaba a donde la fisioterapeuta y le decía que había soñado con que marcaba dos goles y que le iba a dedicar uno. Lo terminaba cumpliendo”, asegura. Linda empezó a tomar mucha confianza de sus capacidades futbolísticas, su liderazgo y su rapidez mental en el campo de juego, características que la hacían sobresalir y le permitían tener siempre un cupo en los torneos que disputaban. Varias de esas convocatorias las compartió con Gisela Robledo, con quien ha vivido parte de su carrera profesional.

También: Atlas, semillero del fútbol femenino

A pesar de que Linda marcaba la diferencia en la cancha, en esos primeros campeonatos con la selección juvenil del Valle no tuvo tantos minutos de juego. “Esa decisión le dio muy duro, fue un golpe muy fuerte. Llegó a pensar que su talento no era suficiente”, dice Castañeda, pero, esa experiencia después le sirvió como una motivación para mejorar cada vez más, tanto así que se convirtió en un amuleto para el equipo. “Su alegría permaneció intacta y empezó a contagiar a sus compañeras, sobre todo con sus bailes. Ella y Gisela eran las encargadas de realizar los bailes en las concentraciones y en las celebraciones de goles”, resalta Castañeda.

Con la camiseta de la selección Valle se destacó en varios torneos de la Difútbol y, en más de una oportunidad, se consagró como la máxima goleadora de la competencia, lo que le valió para llegar a la Liga Femenina Profesional. Lo hizo en 2019, luego de que Atlas la cediera a América de Cali. “Recuerdo que ella se quedaba en mi casa con Gisela y Gabriela Rodríguez, mientras yo me iba a entrenar”, cuenta Carolina Pineda, fundadora de Atlas, quien fue compañera de Linda en América. De Linda, asegura que es una jugadora que “dentro de la cancha, a pesar de ser tan joven, demuestra que es una jugadora imponente”, describe Pineda.

Su primer gol como profesional fue el 14 de julio de 2019, en la primera fecha de la liga. Al minuto 79 del compromiso entre América y Cortuluá, Linda, quien ingresó al segundo tiempo, recibió un pase en profundidad de Catalina Usme, enganchó, dejó a tres jugadoras de Cortuluá en el camino, acomodó la pierna derecha, encaró a la arquera y definió con borde interno. Su historia en el fútbol femenino, con solo catorce años, se empezó a escribir. La noche anterior, Linda no había podido dormir por la ansiedad del bedut. En esa edición del torneo quedó campeona y se convirtió en la máxima artillera, con siete goles.

Desde entonces, el nombre de Linda Caicedo, quien ya se graduó de bachillerato, pero aún no sabe qué carrera quiere estudiar, comenzó a sonar y uno de sus sueños se materializó: ser convocada para la selección de Colombia. En el suramericano sub-17 integró parte del combinado que logró un cupo para el Mundial de India, que se disputará del 11 al 30 de octubre. En este torneo Linda fue la figura del equipo y marcó cinco goles.

Más: Se prepara el relevo generacional del fútbol femenino en Colombia

Con la selección de mayores ha sido titular en los cuatro partidos que ha disputado del torneo. Su mejor actuación fue el 17 de julio, ante Ecuador, donde fue reconocida como figura del partido. Al minuto 45, Linda recibió una asistencia de Mayra Ramírez, tomó la pelota, entró al área y definió al otro palo de la arquera Andrea Morán. Ese día en la zona mixta aseguró que su primer gol le daba “mucha felicidad. Es algo por lo que vengo trabajando mucho tiempo y es respuesta a la confianza que me ha entregado el profe [Nelson Abadía] y mis compañeras. Cuando anoté pensé en mi familia y se lo dediqué a ellos”. A pesar de que su carrera es muy exitosa, aún le quedan dos sueños por cumplir: ser campeona del mundo y jugar en Europa, una ilusión por la que trabaja en cada partido.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.