Publicidad
16 Apr 2016 - 1:13 a. m.

¿Adónde fueron los petrodólares?

Las economías que hablarán de un posible congelamiento de producción en pro de los precios del crudo han gastado US$315.000 millones de sus reservas de divisas.

BLOOMBERG

Los principales exportadores de petróleo del mundo están gastando sus reservas de petrodólares a un ritmo cada vez mayor, lo que hace más apremiante que se llegue a un acuerdo para congelar la producción a fin de impulsar los precios.

Los 18 países que se reunirán en Doha, capital de Catar, el domingo para hablar de una congelación de la producción, han gastado unos US$315.000 millones de sus reservas en divisas –aproximadamente un 20 % del total– desde el comienzo de la crisis del petróleo en noviembre de 2014, según datos compilados por Bloomberg. En los tres últimos meses de 2015, las reservas disminuyeron cerca de US$54.000 millones, la mayor caída trimestral desde que comenzó la baja de precios del petróleo.

La evaporación de los petrodólares no sólo tiene consecuencias para los países petroleros, sino que también afecta a gestoras de fondos internacionales como Aberdeen Asset Management Plc y a los mercados de divisas mundiales. Tradicionalmente las naciones petroleras han mantenido sus reservas en títulos del Tesoro estadounidense y otros activos líquidos. No obstante, el impacto en los mercados de crédito se ha visto amortiguado por los programas de compra de deuda de los bancos centrales.

“Creemos que 2016 será otro año difícil para la mayoría de los estados petroleros”, dijo Abhishek Deshpande, analista de petróleo de Natixis SA en Londres.

A la reunión de Doha asistirán países miembros de la OPEP y otros que no forman parte de la Organización, aunque un acuerdo con el fin de impulsar los precios sería meramente formal, ya que los países están produciendo crudo a cerca de niveles récord.

En la carta de invitación a la reunión de Doha, el ministro de Energía de Catar, Mohammed Al Sada, manifestó que los países petroleros han de estabilizar el mercado “en el interés de una economía mundial más sana, ya que los precios bajos actuales no parecen beneficiar a nadie”.

Lucha por cuota

Casi el 50 % de la disminución de reservas de divisas entre los productores de petróleo corresponde a Arabia Saudí, con US$138.000 millones –una caída del 23 % del total–, seguida de Rusia, Argelia, Libia y Nigeria. En los tres últimos meses del año pasado, Arabia Saudí gastó US$38.100 millones, la reducción trimestral más alta de datos recopilados a partir de 1962.

La crisis del petróleo comenzó en noviembre de 2014 cuando la OPEP, encabezada por Arabia Saudí, decidió defender su cuota de mercado enfrentándose a los productores estadounidenses, en lugar de recortar la producción para sostener los precios como había hecho en el pasado. Esta decisión arrastró los precios del crudo Brent, el referente mundial, desde los US$111 el barril en 2013 a una media anual de US$35 el barril este año. El desplome ha obligado a los productores de crudo a hacer uso de sus fondos para eventualidades.

La agencia Fitch Ratings rebajó la calificación crediticia de Arabia Saudí el martes a AA-, siguiendo el ejemplo de Standard & Poor’s y Moody´s Investors Service. Fitch dijo que Riad, la capital saudita, tendrá que hacer frente a un déficit fiscal importante este año y que “gran parte de las necesidades de financiación del gobierno serán cubiertas con la venta de activos financieros internacionales”.

Previsión del FMI

El Fondo Monetario Internacional prevé un déficit por cuenta corriente de Arabia Saudí equivalente al 10,2 % de su PIB este año, el nivel más alto desde 1998, cuando el precio del crudo se derrumbó a US$10 el barril. Asimismo, los Emiratos Árabes este año se enfrentan a un déficit de la balanza de pagos por primera vez desde que se comenzó a recabar estadísticas fiables, en 1980, según el FMI.

No es posible calcular la caída total de activos en petrodólares, ya que algunos países de Oriente Medio, como Kuwait y Emiratos Árabes, no publican datos sobres sus fondos soberanos con regularidad.

Los contratos de futuros para el crudo Brent, que se hundieron a un mínimo de doce años en enero, han ganado un 30 % desde que Arabia Saudí, Rusia, Catar y Venezuela llegaron a un acuerdo preliminar en febrero para congelar la producción. Esta semana, Rusia ha dicho que cree que es posible llegar a un acuerdo, independientemente de si Irán se suma al pacto. Por su parte, Irán ha anunciado planes para aumentar la producción.

Recibe alertas desde Google News