OPINIÓN

Amazon no destruye sector minorista: Karl W. Smith

La semana pasada el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, afirmó que Amazon ha "destruido la industria minorista en todo EE.UU." y el Departamento de Justicia hace lo correcto en investigar a la compañía. Ambas premisas son dudosas. La industria minorista estadounidense cambia pero está muy viva y reescribir la ley antimonopolio perjudicaría a la economía estadounidense.

Empresas como Amazon son la mejor respuesta a este tipo de desaceleración. Estas empresas no están destruyendo el sector minorista sino lo contrario, lo están salvando. Bloomberg News.

Primero está la afirmación de Mnuchin acerca del sector minorista. No se equivoca al decir que las ventas de las tiendas minoristas físicas no han mostrado variación (si eso es lo que quiso decir cuando habló de "destrucción"):

 
 

Lo que está sucediendo es mucho más complicado que gigantes del comercio electrónico como Amazon robando negocios a tiendas tradicionales. Hay una tendencia mayor, que involucra la forma en que los estadounidenses eligen pasar su tiempo a medida que envejecen y se enriquecen.

Una comparación útil puede ser la manera en que la industria de restaurantes está cambiando el negocio de los abarrotes. Estadísticas del gobierno monitorean "gastos por comer en casa" vs. "gastos por comer afuera". La gente come cada vez más fuera de casa:

 
 

A medida que aumentan sus ingresos, los estadounidenses suelen gastar más en restaurantes. Aún así las tiendas de comestibles siguen existiendo y la experiencia en ellas es más variada que nunca.

Esto no quiere decir que la presión de la industria de restaurantes no tenga efecto en la industria de los abarrotes. Lo tiene y ha forzado una suerte de bifurcación del mercado: en un extremo cadenas como Raley’s o Fresh Market han tenido éxito y en el otro Walmart y Aldi’s también han experimentado crecimiento. Ha sido más difícil para las empresas que están en el medio (el comercio electrónico ha tenido el mismo efecto en el sector minorista).

Lea también: Amazon destrona a Google como la marca más fuerte del mundo, según estudio

Sin embargo no ha habido quejas de que la industria de los restaurantes está destruyendo a la de los supermercados. Se entiende que estas tendencias reflejan decisiones que han tomado los consumidores estadounidenses sobre cómo invierten su tiempo. De modo similar, el ascenso del comercio electrónico -y recuerde que Amazon pese a su dominio solo representa el 5% del mercado minorista- no destruye el sector minorista sino que simplemente responde al comportamiento de los estadounidenses.

La otra afirmación de Mnuchin, que sus colegas en el Departamento de Justicia hacen lo correcto al indagar sobre Amazon, es más debatible y también más peligrosa. Durante casi medio siglo, el fin principal de la ley antimonopolios estadounidense ha sido proteger a los consumidores, no a productores rivales. Si una gran empresa puede ofrecer mejor selección a precios más bajos que las pequeñas empresas eso es una mejora.

Esa no fue siempre la opinión de los tribunales. Durante buena parte del siglo XX los tribunales consideraron que la grandeza misma era un problema. Una nueva ola de activistas antimonopolios, que son objeto de oídos amistosos en el gobierno de Donald Trump y entre los grandes candidatos presidenciales democráticos, intentan revivir esta interpretación.

Le puede interesar: EBay planea nuevo servicio de despacho para competir con Amazon

Eso sería un error. Como a sus partidarios les encanta señalar, las pequeñas empresas son un motor de crecimiento y dinamismo económico. Presumiblemente, a los dueños de pequeñas empresas les gustaría algún día ser dueños de grandes empresas. Un mundo en que las pequeñas empresas tengan permitido existir solo hasta que se hacen grandes reduciría la cantidad de destrucción creativa que necesita una economía dinámica.

Sí, la creación y el dinamismo de las pequeñas empresas están en declive en EE.UU., pero eso parece ser producto de una sociedad que envejece: el emprendimiento suele verse más entre los jóvenes, mientras que es más probable que los consumidores de más edad sean leales a las marcas tradicionales. Así que no sorprende que el envejecimiento de EE.UU. tienda a suprimir naturalmente la oferta y la demanda de nuevas empresas.

Empresas como Amazon son la mejor respuesta a este tipo de desaceleración. Estas empresas no están destruyendo el sector minorista sino lo contrario, lo están salvando.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

 

873350

2019-07-29T11:36:02-05:00

article

2019-07-29T11:36:02-05:00

dojeda_1319

none

Bloomberg.

Economía

Amazon no destruye sector minorista: Karl W. Smith

50

5209

5259