Iniciativa implementada en la ANT

Así se utiliza blockchain para garantizar la restitución de tierras

Un proyecto de ViveLab Bogotá, la U. Nacional, Davivienda, Minka y la multinacional UST Global busca darle más garantías a la información de los procesos de restitución de predios, así como encontrar nuevos usos para la utilización de esta tecnología en el sector público.

Getty Images

En marzo de este año empezó el desarrollo de un ambicioso proyecto para incorporar blockchain en algunos procesos de gestión de la información en la Agencia Nacional de Tierras (ANT), entidad encargada, entre otras cosas, de gestionar parte del proceso de restitución de predios a víctimas del conflicto armado (entre otras funciones sensibles).

El proyecto, que arrancó como una pregunta de investigación en el ViveLab Bogotá y el grupo de investigación InTIColombia de la Universidad Nacional, busca asegurar la información de parte de los procesos de restitución con la misma tecnología que sirve de base para las operaciones con criptomonedas como bitcoin.

Lea también: El “blockchain”: ¿la separación del Estado y la moneda?

Más allá del mercado de divisas, de la compra y venta de monedas digitales, blockchain tiene un amplio potencial de utilización en una serie de industrias y ramas de la administración pública, en donde se requieren altos niveles de seguridad y transparencia. La tecnología opera como una suerte de libreta pública en donde quedan registrados todos los movimientos que se haga con un bien en particular: pueden ser contenedores de una naviera o expedientes con los datos catastrales de un predio en Colombia.

“El proceso de restitución de un predio tiene varias etapas. En esta cadena de procedimientos, el proyecto que diseñamos se inserta justo después de que un juez expide la resolución que restituye una tierra. Ahí entra la plataforma, en la que se consignan los datos del predio y del propietario. Todo esto está protegido por criptografía (fórmulas matemáticas avanzadas que impiden la manipulación de la información), así como verificación biométrica de los usuarios del sistema”, cuenta Mauricio Tovar, codirector de InTIColombia.

El sistema está diseñado para descentralizar la información que se requiere en el proceso de restitución, lo que brinda una capa más de seguridad, pues lo hace menos vulnerable a un ataque externo o a la infiltración desde adentro de una institución; en pocas palabras, se trata de no poner todos los huevos en una sola canasta, lo que de entrada es un principio común en seguridad digital.

Lea también: Las propuestas de reforma sobre las tierras que llegaron al Congreso

Otro de los desarrollos interesantes es la utilización de capas extras de seguridad, como la verificación biométrica de usuarios (en este caso se trata de reconocimiento facial), así como la generación de una suerte de contraseñas únicas para inscribir cambios en la información de la plataforma (conocidas técnicamente como hash). Cuando se trata de hacer modificaciones, se cruzan ambas variables para asegurarse de que el usuario correcto pueda entrar al sistema; esta información, a su vez, queda inscrita en el blockchain, lo que garantiza su constante visibilidad.

Además de asegurar la información, y promover la adopción de nuevas tecnologías, el proyecto también es una oportunidad para transferir conocimiento entre entidades. En la iniciativa participan los actores mencionados, además de equipos de Davivienda, Minka y la multinacional UST Global, principal motor tecnológico de todo este asunto.

Sólo en los últimos dos años, la ANT ha logrado ejecutar 565 sentencias de restitución de tierras.

Tovar cuenta que el proyecto, más allá de ser un prototipo funcional (que lo es), puede integrarse a las labores de la agencia, pues su desarrollo se hizo en conjunto con la entidad, un tema fundamental para lograr criterios de usabilidad y utilidad en el interior del cliente final. Si bien el proceso de registro a través de blockchain no reemplaza los procesos existentes en la agencia (procedimientos duramente reglamentados por lo sensible del tema), sí abre la puerta para encontrar nuevos usos y aplicaciones a una tecnología que promete seguridad y transparencia.

Dentro del proceso de construcción se incluyeron pruebas en la agencia, pero también con potenciales usuarios del sistema, como víctimas del conflicto que buscan la restitución de sus tierras. La presentación a usuarios finales se hizo tres veces.

Para Emin Gün Sirer, profesor de la Universidad de Cornell y uno de los mayores expertos en blockchain en el mundo, “una aplicación inmediata es el manejo de los registros públicos de información en temas como registro de tierras y obligaciones notariales. Con blockchain, cualquiera puede acceder al historial de un predio, por ejemplo. Toca resaltar que resulta imposible para cualquier actor modificar o falsificar esta información. Permite compartir información entre varios agentes, incluso a través de fronteras institucionales y de sistemas, sin arriesgar la integridad de los datos”.

La aplicación de blockchain en el sector público abre posibilidades muy interesantes en temas como acceso público a niveles más amplios y sensibles de la información, lo que a su vez va en línea de la lucha contra la corrupción. Esta tecnología incluso puede servir para cambiar la forma como operan los flujos de capital (tanto en el mundo privado, como en el público), a través de la implementación de un asunto conocido como contratos inteligentes: automatizar hacia dónde se mueve el dinero, con pautas y parámetros fijos para estos movimientos, así como con la posibilidad de ejercer auditoría de forma más inmediata e incisiva.

Para Tovar, las siguientes fases en el proyecto incluyen seguir añadiendo capas de seguridad, principalmente en biometría, así como expandir la interoperabilidad de la plataforma con otras agencias.

 

últimas noticias

Industria se recuperó en el tercer trimestre