Bogotá, Medellín y Bucaramanga las ciudades más competitivas del país

Esto es lo que se concluye de los resultados del Índice de Competitividad de Ciudades 2019 realizado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario, en el que Florencia, Riohacha y Quibdó ocupan los últimos lugares.

El índice de Competitividad de Ciudades 2019 ubica a Bogotá como la ciudad más competitiva del país. Pixabay

La segunda edición del índice de Competitividad de Ciudades (ICC) ubica a Bogotá como la ciudad más competitiva del país, al obtener un puntaje de 7,57 sobre 10. Le siguen las áreas metropolitanas de Medellín y Bucaramanga con 7,09 y 6,22, respectivamente. Por otra parte, en las últimas posiciones de la tabla se ubicaron Florencia, Riohacha y Quibdó. (Lea también: Colombia escaló seis posiciones en el índice de competitividad del IMD)

La Universidad del Rosario y el Consejo Privado de Competitividad presentaron este lunes el informe que mide la competitividad de 23 ciudades mediante 97 indicadores agrupados en 12 pilares (instituciones, infraestructura y equipamiento, sostenibilidad ambiental, salud, educación básica y media, educación superior y formación para el trabajo, entorno para los negocios, mercado laboral, sistema financiero, tamaño del mercado, sofisticación y diversificación e innovación y dinámica empresarial) y cuatro factores de análisis: condiciones básicas, capital humano, eficiencia de los mercados y ecosistema innovador.

Los investigadores aclararon que el ICC 2019 no es comparable con los resultados publicados en 2018 porque para este año se basaron en la nueva metodología del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

“Los rankings son útiles para establecer referencias e identificar buenas prácticas, pero este ejercicio va más allá de una competencia entre ciudades o de un juego de suma cero, donde la ganancia de una ciudad es la pérdida de otra”, mencionó Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad.

Por ejemplo, en el pilar de instituciones, Bogotá, Medellín y Pasto encabezan el ranking. Se destaca que la capital del país es la tercera ciudad con la tercera tasa de extorsión más baja en la medición. Entre tanto, Bucaramanga aumentó siete puestos por disminuciones en tasa de extorsión y homicidios.

En infraestructura y equipamiento, las primeras tres ciudades son Bogotá, Medellín y Cali. En este pilar Bogotá obtuvo un puntaje de 10 sobre 10 por su cobertura en alcantarillado, ancho de banda en internet y pasajeros movilizados por vía aérea.

En materia de sostenibilidad ambiental, Bucaramanga Área Metropolitana encabeza el ranking y se destaca por tener la mayor tasa de empresas certificadas con la ISO 14001.  Le siguen Bogotá y Medellín con 7,04 y 5,71, respectivamente.

Le puede interesar: Cuotas iniciales del 10 %, ¿un riesgo para la sostenibilidad?

En el pilar de salud el mejor puntaje lo ocupa el área metropolitana de Medellín (7,40), Popayán (7,03) y Tunja (6,28). Bogotá, por su parte, cae cinco posiciones y se ubica en el octavo lugar por su retroceso en el indicador de mortalidad materna.

En cuanto a educación básica y media, los tres mejores puntajes los ocuparon Neiva, que aumentó seis puestos respecto a 2018; Bucaramanga y Popayán. La última posición del ranking la obtuvo Riohacha con una calificación de 1,58. Los primeros lugares para el pilar de educación superior y formación para el trabajo lo ocupan Medellín, Bogotá y Manizales.

“El índice de Competitividad de Ciudades, y su complemento el Índice Departamental de Competitividad, brindan información valiosa sobre las áreas de política que las regiones deben priorizar, de manera que logremos resolver el reto de la productividad y, por esa vía, alcanzar un crecimiento mayor y sostenido que permita aumentar el bienestar de todos los ciudadanos”, agregó Rosario Córdoba.

El ICC 2019 agregó tres nuevos pilares, que en la anterior metodología estaban incluidos como subpilares: entorno para negocios, mercado laboral y sistema financiero que pertenecen al factor eficiencia de los mercados. En el pilar de entorno para los negocios Manizales (7,34) lidera el ranking. Siguen Pereira con 7,20 y Bogotá con 7,10.

En cuanto a mercado laboral, Bogotá ocupa el primer lugar (7,77) y se destaca por tener puntajes altos y posiciones sobresalientes en formalidad laboral. Le sigue Bucaramanga (7,62) por su buen desempeño en brecha en tasa de desempleo entre hombres y mujeres.

Lea también: La burocracia y los otros factores que 'matan' emprendimientos en Colombia

El pilar de sistema financiero lo lideran Bogotá, con una calificación de 8,32; Medellín, con 8,03; y Neiva, con 6,70. Cabe resaltar que la capital de Colombia obtuvo un puntaje de 10 sobre 10 en el indicador cobertura de establecimientos financieros. Armenia, por su parte, ascendió seis posiciones frente al resultado de 2018.

Respecto al tamaño del mercado, Bogotá, Medellín y Cartagena mantienen los tres primeros lugares. Tunja avanza siete lugares. Montería y Sincelejo escalaron cinco posiciones respecto a 2018.

La ciudad más competitiva en sofisticación y diversificación es Medellín (9,58), seguida por Bogotá (9,57) y Cali (9,45). En las últimas tres posiciones se encuentran Riohacha, Villavicencio y Quibdó con 2,08, 1,95 y 1,58, respectivamente.

Finalmente, el pilar de innovación y dinámica empresarial lo lideran Bogotá, Medellín y Manizales. En el caso de la capital del país tiene una puntuación de 10 en los indicadores de natalidad empresarial neta y densidad empresarial.

El equipo investigador resaltó en la rueda de prensa para medios la importancia de cumplir la meta de cerrar las brechas regionales para 2030 y convertir al país en una de las tres economías más competitivas de América Latina. Además, puntualizó que para ello es necesario trabajar más en los territorios, pues así se lograría el desarrollo económico y social de Colombia.