Bogotá será la sede de una gran vitrina de emprendimiento juvenil

Gracias a una significativa feria empresarial, más de 100 jóvenes emprendedores tendrán la oportunidad de crecer y fortalecerse al mostrar sus productos y servicios a empresas e inversionistas.

Pixabay

En el mundo del emprendimiento las ferias empresariales son una gran oportunidad para darse a conocer, hacer alianzas, conseguir clientes, e incluso obtener inversión. Durante el próximo 27 y 29 de septiembre Bogotá será el epicentro de una enorme vitrina que tendrá como protagonistas a empresarios jóvenes.

El evento, organizado por la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), quiere impulsar el emprendimiento de cerca de 140 negocios al ponerlos en contacto con actores importantes para su crecimiento, estos son, empresas que se puedan convertir en sus aliados o clientes y también inversionistas que crean en sus apuestas.

Lea también: ¿Cómo estimular el emprendimiento en las universidades?

Para Juan David Castaño, vicepresidente de fortalecimiento empresarial de la CCB, este espacio estará ocupado por los mejores emprendimientos de Bogotá y la región, un seleccionado grupo de negocios que cumplieron con los requisitos para ser tenidos en cuenta como protagonistas en la feria, es decir modelos de negocio innovadores, que satisfacen una necesidad real en el mercado y con posibilidades de escalamiento.

La Feria de Jóvenes Empresarios, en su versión número 14, espera reunir a más de 20.000 asistentes. En su versión 2017 este espacio representó para los emprendedores ventas superiores a los $560 millones y unas expectativas de negocio cercanas a los $3.000 millones.

Esta gran vitrina empresarial es una de las varias apuestas con la cual la CCB busca fortalecer el emprendimiento en la capital entendiendo que la generación de empresas impacta positivamente a la sociedad gracias a la generación de riquezas y empleo.

El reto de formar mentalidad emprendedora en los jóvenes

“Nosotros trabajamos desde edades tempranas con 40 colegios, tanto privados como públicos, con estudiantes y profesores para inyectar competencias de emprendimiento a los jóvenes de noveno, décimo y once”, menciona Castaño al hablar del compromiso que tiene como entidad la CCB al incentivar la generación de empresa en las nuevas generaciones.

Para el profesional, lo importante es que los más jóvenes aprendan a observar las necesidades que existen en su entorno para, posteriormente, proponer soluciones. Después de esto la misión está en elaborar un prototipo de esa respuesta que se plantearon e integrarlo a la solución del problema. Por último, el reto está en validar sus ideas de negocio en el mercado y dar a conocer su producto o servicio.  

“Más que ponerlos a montar empresa nos preocupamos por capacitarlos con competencias para realizar esa tarea”, precisa el directivo.

Además de lo anterior, la CCB afirma adelantar procesos similares con 600 estudiantes pertenecientes a 16 universidades. Con ellos se realiza un acompañamiento teniendo la diferencia de que, entre el mar de proyectos de emprendimientos que se logran, se seleccionan los 20 más innovadores para brindarles un acompañamiento especial y aterrizar los modelos de negocio y así constituir las futuras empresas.