Caducan contrato de recuperación de la navegabilidad del río Magdalena

Cormagdalena confirmó que Navelena no va más. Gobierno anunció contratos vía obra pública para que se pueda mantener la transitabilidad sobre el afluente desde Barranca hasta la costa Caribe. 

Cortesía.

No había un solo suspiro de esperanza en el sector de infraestructura. Tan cantada era la decisión que incluso muchos en ese negocio no entendían por qué se demoraba tanto el Gobierno en anunciarla, a pesar de que estaba claro el proceso de dilatación en el que había entrado el concesionario para ganar tiempo y hacer posible lo imposible. Ayer, tras más de una hora de lectura a la respuesta del recurso de reposición, el director encargado de Cormagdalena y presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade, anunció la caducidad del contrato de la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena. Una obra que prometía convertir al principal afluente del país en toda una autopista para dinamizar el transporte de mercancías desde el interior hacia la Costa Caribe y viceversa. 

“La caducidad ya está en firme. Eso quiere decir que con esta decisión y la que tomó el Distrito de Barranquilla con relación a la calamidad pública que se desarrolla en la desembocadura, podemos proceder a hacer la contrataciòn por urgencia manifiesta de lo que es el dragado en el canal de acceso para Barranquilla. A raíz de las fallas de este concesionario se ha venido acumulando el sedimento en el canal de acceso generando un grave impacto para la navegación. Con esta decisión también inicia el proceso de liquidación, un proceso para pagarle a todos los acreedores de buena fe, a los bancos que le prestaron a este proyecto como el Banco Agrario y a todos los empleados y proveedores”, informó Andrade tras conocerse la decisión estatal. 

¿Qué se viene entonces? Vamos a iniciar ya mismo no solo los contratos de emergencia para el acceso a Barranquilla sino para el dragado entre Calamar y Barranquilla y entre Calamar y Barranca. El primero lo va a estar contratando el Invías. Este martes inicia ese proceso de contratación. En dos o tres meses se estima que se tenga una solución permanente. Y lo que correspone a Calamar y Barranca, en Cormagdalena se va sacar un contrato para asegurar de la misma forma ese dragado.  La Dimar ayudará con la medición de la profundidad en todo la zona de Barranquilla y Ecopetrol pondrá a disposición todas sus mediciones entre Calamar y Barranca. 

El director del Invías, Carlos García, le dijo a El Espectador que  una vez se conoció la decisión de la caducidad del contrato de Navelena, se firmó un covenio entre Cormagdalena y, precisamente, el Invías, “que tiene como propósito desarrollar el dragado del canal de acceso al puerto de Barranquilla. El plazo del convenido es el 31 de diciembre de este año. Y entre las obligaciones adquiridas por el Invias está el del inicio del convenio, liderar todo el trámite y adelantar la licitación”. Licitación que ya está publicada en el Secop, tiene por objeto el dragado y está por un valor de $8.250 millones. Aunque falta la interventoria, da como fecha de publicacion del pliego final el 3 de mayo y la adjudicación el 23 de junio. 
  
La decisión era tan evidente que ya, en una conversación del pasado 27 de diciembre, el mismo Andrade le habìa dicho a El Espectador que “como nosotros sabíamos que podíamos afrontar una situación como esta, ya tenemos los pliegos listos. Lo que pasa es que hay que obtener la aprobación del Ministerio de Hacienda, hacer la licitación y una vez alguien la gane, ese alguien debe hacer los trabajos de preconstrucción, entonces esto se nos demora año y medio y durante ese año y medio yo tengo que tener a un contratista por obra pública llevando a cabo estas tareas”.

Este caso ha sido todo un viacrusis. Un viacrusis que comenzó cuando en Brasil, después de cobrar fuerza el mayor escándalo de corrupción de ese país, la multinacional Odebrehct reconoció que había pagado millonarios sobornos para ganarse también millonarios contratos no solo en ese país sino en todos los demás donde operaba. Entonces la bola de nieve empezó a crecer y ya no pudo parar. De acuerdo con el indictment revelado por  las autoridades de Estados Unidos, esa compañía pagó dádivas por US$11 millones en Colombia, dinero que le sirvió para ganarse, precisamente, jugosos contratos como el de la Ruta del Sol II. 

Entonces el sistema financiero le empezó a cerrar las puertas a todo lo que llevara el nombre Odebrecht. Y ahí apareció Navelena, el concesionario conformado por Odebrehct en un 87% y Valorcon con un 13%, quien tenía pendiente el cierre financiero antes del escándalo, es decir, el seguro de los recursos para poder cumplir con todo el dinero suficiente para llevar a feliz término la obra. Como era de esperarse, y como debía pasar en una sociedad decente, todo el mundo les dio la espalda y nunca lograron el respaldo exigido por Cormagdalena hasta que ayer, por fin, se declaró la caducidad del contrato.     

Una realidad lamentable. Basta con recordar el monento justo en el que se dio a Navelena como la gran ganadora y encargada de la obra que beneficiría a 1.000.000 de habitantes de nueve departamentos y 57 municipios por donde pasa el río más grande del país. Se suponìa que iba a generar más de 500 empleos directos y 2.200 indirectos porque todas las obras de encauzamiento y dragado se realizarían en 908 km de afluente.

El proceso entonces de liquidación se puede tardar seis meses, en ese tiempo se hará el análisis de la mano de la interventoría de todas las inversiones que había hecho el concesionario Navelena. Andrade recordó que se estableció una multa de $55.000 millones, como lo tenía estipulado el contrato original, y a eso se suman multas por no cumplir con el dragado en la zona de Barranquilla. Justo el presidente del Puerto se Barranquilla, René Puche, había pedido que se caducara ese contrato pues advirtió que Navelena ni había cumplido con lo que debía ni dejaba que alguien más llegara a dragar el rio, impidiendo la entrada de grandes buques a la terminal comercial.   

Fechas claves:

13 septiembre 2014: Suscripción del contrato de APP
11 diciembre 2014: Suscripción Acta de inicio contrato APP
19 enero 2015: Primer pago Equity
9 abril 2015: Adjudicación contrato interventoría APP al Consorcio Magdalena
11 marzo 2015: Apertura Centro Control de operaciones Navelena
11 junio 2015: Acta de entrega del proyecto a Navelena
2 febrero 2016: Concepto no objeción estudios y diseños
11 marzo 2016: Plazo para acreditar el cierre financiero
29 marzo 2016: Cormagdalena presentó observaciones y solicita información adicional para acreditación del cierre financiero
12 mayo 2016: Navelena entrega información adicional y presenta 3 cartas de intención para cesión de participación mayoritaria de Odebrecht
10 junio 2016 Navelena no cumplió en presentar información adicional para acreditar cierre financiero
13 julio 2016: Imposición multa en firme por no acreditación de cierre financiero
30 agosto 2016: Navelena entrega cronograma para corregir incumplimiento de cierre financiero
19 septiembre 2016: Cormagdalena autoriza a Navelena hasta 23 de noviembre para corregir dicho incumplimiento
25 de noviembre 2016: Suscripción otrosí al contrato para garantizar prestación de servicio público en el Río durante primer trimestre de 2017 en caso de declaratoria de caducidad 
15 de diciembre 2016 Navelena presentó carta de oferta suscrita por Banco Sumitomo
26 de enero 2017. Sumitomo comunica a Navelena que se retira de la negociación
22 de febrero 2017: Citación a Audiencia de proceso sancionatorio de caducidad
8 de marzo 2017: Se instala Audiencia de caducidad
23 marzo 2017: Se declara la caducidad y Navelena interpone recurso de reposición contra el fallo.
17 de abril 2017: Respuesta a recurso de reposición y declaratoria en firme de la caducidad.

 

últimas noticias