La Lizama: la esperanza revive tras el derrame de crudo de 2018

hace 1 hora
Entrevista con Otto Polanco

Colombianos consumen 10 kilos de pescado al año

El director de la autoridad de acuicultura y pesca asegura que el país no da abasto con la creciente demanda, por lo que es necesario importar aquello que no produce. La alarma de presencia de mercurio en el atún fue un duro golpe.

Colombianos consumen 10 kilos de pescado al año
Otto Polanco, director de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca.Daniel Álvarez.

 

La Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap), adscrita al Ministerio de Agricultura, es la entidad que rige ese sector, que aporta 0,6 % del PIB agropecuario y del que viven cerca de 300.000 personas en el país.

Otto Polanco es su director, y en diálogo con El Espectador dio un diagnóstico de la producción y el consumo. Entre otros temas, se refirió a la afectación que causaron las alertas por presencia de mercurio en el atún enlatado, una coyuntura en la que, para él, hubo desinformación.

¿Qué balance da del sector de acuicultura y pesca?

Se puede hablar de un pasado, presente y futuro, empezando por la variable de consumo. Hace 30 años en Colombia el consumo per cápita era de 1,7 kg; hace 10 era de 3,5 kg, y hoy me atrevo a decir que está por encima de 10 kg anuales. Antes había mucha pesca y pocos consumían. Hoy el consumo superó las capturas, que han decrecido debido al cambio climático, la deforestación, a que no hemos cuidado las cuencas, hemos acabado con los nacimientos y hecho sobrepesca. Casi siempre que se habla de que no hay pescado se les echa la culpa a los pescadores y no es así. Cada vez que se daña una cuenca o se deforesta, se interfiere sobre el ecosistema y eso es más grave en un momento dado que la sobrepesca, la cual se puede controlar, pero la tala y la minería ilegales son más difíciles de controlar.

Usted habla de un error alrededor de la concepción de la riqueza de recursos en Colombia.

Hay un error. Dicen: cómo es posible que Colombia tenga dos mares, dos océanos y una cantidad de ríos, y no somos potencia en pesca. Pues parten mintiendo porque tenemos un océano y un mar, ni dos mares ni dos océanos, y sí hay una cantidad de ríos, pero casi todos contaminados, degradados. ¿Cómo se puede ser potencia cuando está en una posición ecuatorial, sin abundancia en recursos sino con biodiversidad? Biodiversidad se refiere a que hay muchas especies de árboles, por ejemplo. Pero hay muy poquitos de cada uno. En Canadá, se ven bosques gigantescos, pero de una sola especie. En Colombia tenemos cualquier cantidad de especies, pero en volúmenes limitados, que donde se dedique a aprovecharlos, por no decir explotarlos, se acaban. Cosa contraria para en Perú, Ecuador y Chile, que por sus aguas frías tienen pocas especies, pero con volúmenes de miles y millones. De carduma, la sardina con la que se hace harina de pescado, en Colombia tenemos disponibilidad de 25.000 toneladas; de la “primita hermana” en Perú o Ecuador hay 18 millones de toneladas para ser explotadas. Tampoco se puede ser potencia en donde un pescador artesanal paga más caro un galón de gasolina que usted o yo. Mientras más lejos esté, más costoso es. Un empresario no puede cambiar su embarcación o sus motores porque es costoso, y eso incrementa los costos para la captura de peces. El combustible más caro que se paga en América Latina lo pagamos nosotros. ¿Cómo se puede hacer competitivo un gremio, un sector, con costos altísimos de producción? La política es clara, se tiene que buscar la forma de que salga más económico pescar y ahí poco a poco se debe lograr ¿Por qué no se había hecho? Porque casi nadie consumía pescado. Hoy sí. Estamos importando lo que no producimos: salmón, basa, algunos enlatados. Cada día hay más demanda y por eso hay que importar.

¿Cuánto está produciendo Colombia?

Colombia está produciendo 230.000 toneladas al año, de las cuales 80.000 son producidas por la acuicultura; 150.000 por pesca (de esas, 80.000 son de río y el resto de mar). Pero Colombia está consumiendo cerca de 350.000 toneladas. Por eso estamos importando entre 100.000 y 150.000 toneladas de lo que no producimos (principalmente salmón y basa). La semana en que más consumo hay es Semana Santa.

¿Ha habido incremento en acuicultura?

Sí. Casi todos los que tienen un sembrado (en sus fincas) tienen reservorios para regar cuando hay época de sequía, y los usan para piscicultura. Se ha empezado a diversificar porque ven que lo que uno siembra en tilapia o mojarra está vendido porque el país está consumiendo más, y no damos abasto, toca importar, y fuera de eso lo que entra por contrabando. Por eso me atrevo a decir que el consumo hoy es de más de 10 kg. Lo debemos haber superado hace rato.

¿Hay algún estimado de cuánto se puede estar moviendo por contrabando?

Ya quisiera yo tener el dato, pero puedo decir que los 10 kilos se calculan porque hay un consumo promedio de 32 kg al año por familia. Si está compuesta por cuatro personas, da (mas o menos) 10 kilos por persona al año.

¿Colombia está exportando?

Exporta camarón de aguas someras, tilapia un poco ahora, atún y un poco de moluscos.

De lo que produce, ¿qué porcentaje se exportando?

En piscicultura, 90 % se queda para consumo local y 10 % se exporta, pero la idea es empezar a producir más para exportar más.

El sector ganadero tiene su reto con la aftosa; el avícola, con la enfermedad de Newcastle ¿Este sector tiene algún problema o reto sanitario?

Hubo una alarma de un virus para la tilapia, pero quiero hacer énfasis en que no se ha comprobado el virus del lago para Colombia.

¿El asunto sanitario es barrera para exportar?

En absoluto.

¿Qué retos hay para exportar más?

Los costos de producción. El alimento es muy costoso: el maíz se importa, la harina de pescado se importa. Esos costos son altísimos. Los alevinos, el material genético es muy importante, aunque por la unión del ICA y la Aunap estamos listos para sacar el protocolo para poder importar material genético. Antes era una talanquera, ya no. Eso es importante porque si se trae una especie muy mezclada ya no es tan fuerte a los cambios climáticos, no asimila bien el alimento; pero un material genético puro come poco, crece más rápido y aguanta mucho cualquier cambio climático. La mortalidad es más baja y así hay mayor producción.

¿De dónde se trae ese material y qué podría hacer una entidad como Corpoica en la materia?

El material genético se trae de países como Israel, Francia e Italia. Y la idea que hemos discutido con Corpoica es empezar a trabajar una línea Colombia para tilapia, trucha, las especies nativas y algunas para especies introducidas o domesticadas.

Hace unos meses se expidió la ley de pesca ilegal.

La última ley (expedida) fue la ley de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, que va para todos los pescadores, excepto pescadores de subsistencia, que es la población más vulnerable, pobre entre los pobres, que va en una lanchita con remo y pesca lo de comer. Si le sobra va y lo vende y con eso compra arroz, aceite y fríjoles. El pescador artesanal, en cambio, es el que va a pescar, tiene un capital pequeño para invertir en su combustible, carnada, avituallamiento, y sale a pescar para vender. Luego, el industrial tiene embarcaciones, gran inversión, grandes pescas y más autonomía. La ley aplica para artesanales, industriales marinos, mar y océanos, y no aplica en los ríos. Se protegen más las vedas, las áreas protegidas y los barcos extranjeros piensan dos veces antes de entrar a nuestras aguas jurisdiccionales a pescar, porque si entran inmediatamente se coge, se captura, se lleva a puerto y se puede enajenar rápidamente el barco e iniciar procesos penales ante los entes competentes. Eso frena que se nos lleven recursos que son limitados.

¿Qué se entiende por “pesca ilegal”?

No es solo que barcos extranjeros vengan y pesquen, sino también que un pescador coja un taco de dinamita y lo tire; que pesque con artes y aparejos no reglamentados por la autoridad, que entre a parques nacionales, que se adentre en zonas vedadas, que capture peces con tallas mínimas no reglamentarias.

¿Cuánto le cuesta pesca ilegal al país?

Hablamos de $5.000 millones a $10.000 millones de lo que se llevan.

¿Qué resultados ha dado la ley?

No hemos capturado ni uno. Antes, por esta época del año ya íbamos uno o dos. Es una ley que empieza por disuadir.

¿Qué retos hay de cara a los pescadores artesanales?

Cambiar eso de “pescador artesanal”, dejar de pensar en pequeño y pensar en grande. Suena chistoso, pero hay que salir afuera: mar afuera, no quedarse en la costa. ¿Cómo? Dando embarcaciones de mayor autonomía, bajando el combustible, equipando con nuevos equipos más sofisticados para la detección de peces. En la costa ya está agotado el recurso. Hay que empezar a buscar otros afuera.

¿Qué apoyos da el Estado para lograrlo?

Embarcaciones, motores, equipos para detectar bancos de peces.

¿Vía crédito?

A los artesanales se los damos sin tener que retribuir para el Estado, a través de las asociaciones, con embarcaciones pequeñas, pero hay que mirar más grande. Para los más grandes, acceso a crédito, con bajos intereses o con ninguno, con el ánimo de fomentar la actividad; bajo precio del combustible, la posibilidad traer artes y aparejos a más bajo precio, porque aquí se fabrican, pero con costos muy altos porque la materia prima hay que importarla.

Hablemos de la contaminación del pescado con mercurio. ¿Cuál es el panorama actual?

Sobre las latas de atún, el Invima ha generado unas alarmas, pero de alguna forma ha dicho una verdad a medias al país. Dijo que el atún traía mercurio, pero olvidó decir que también tiene selenio, que contrarresta el mercurio. También, que si bien es cierto el mercurio lo incluye y de alguna forma se queda en el cuerpo, sale entre 10 y 15 días. Dice que el atún tiene mercurio, pero no dijo que eran latas afuera, por debajo, de 2016. En 2017 y 2018 se cambiaron los equipos y las mediciones, y ya no generan que hay mercurio no permisible en las latas de atún. Dijeron unas cosas, pero se les olvidó decir el resto. Caso contrario al mota, un pez del amazonas, que lo traen a Bogotá y lo venden como capaz, y que está altamente contaminado por mercurio, prohibí su captura, comercialización y el consumo de esa especie. Es supremamente peligroso.

¿Cómo se contamina el pescado con mercurio?

Hay varias formas de que entre al agua y del agua al pez. Primero, porque hay yacimientos de mercurio en el fondo. Segundo, la contaminación: grandes empresas utilizan mercurio y plomo, eso evapora y la lluvia precipita y cae al agua. Está la minería ilegal, que utiliza mercurio y plomo que va a dar al agua, y mientras más grande el pez, pues más mercurio tiene, porque se asienta más, es más lento retirar el mercurio que en los seres humanos; como come pececitos que tienen mercurio, lo va almacenando y almacenando. Pero la naturaleza es sabia, si no estarían todos intoxicados y muertos: tienen selenio que contrarresta el mercurio.

Usted hablaba del buen comportamiento del consumo interno. ¿Esas alertas impactaron?

Colombia consume 80 millones de lata de atún al año. En esa coyuntura, cuando hubo esas alertas, el consumo de atún en lata, el producto nacional, bajó al 50 %.

¿Se viene recuperando?

Sí, con las campañas de las atuneras, apoyadas con la Autoridad, mostrando que no solo tiene mercurio sino también selenio.

¿Cuál es entonces el mensaje para los consumidores y comerciantes?

Que consuman atún. Es más peligroso dejarlo de consumir. No se excedan de 14 latas al mes. Las embarazadas y niños menores de cinco años, no más de dos latas a la semana.

¿Cómo está la situación con el pez león (invasor)?

No es un recurso pesquero sino hidrobiológico, así que le corresponde al Ministerio de Ambiente.

¿Cuál ha sido su intervención tras el derrame en la Lisama?

Antes había entre 80 y 100 pescadores de tiempo completo. Hoy hay 900. Hay quien aprovecha la coyuntura para decir que es pescador porque sabe que le van a dar (algo), así que es de mucho cuidado. Hemos hecho presencia actualizando el censo. Siendo muy cuidadosos de quién dice (ser pescador) y qué datos reporta.

¿Cómo se hace esa verificación?

Primero, la visita es fundamental, uno se da cuenta: si vive a 10 metros del río, la probabilidad de que sea pescador es alta, y si entra y ve las redes, pues es claro que es pescador; pero, si vive a 200 metros del río y uno llega y tiene todo menos una red ni una embarcación… Estamos entonces comparando con lo que históricamente hemos tenido.

¿Qué tipos de apoyo hay para los afectados?

Compensar el impacto de ese derrame le corresponde a Ecopetrol.