¿Cómo evitar que derrames de petróleo dañen el medio ambiente?

Noticias destacadas de Economía

La recuperación de petróleo usando máquinas es probablemente la forma más rápida de limpiar la mayor parte de un derrame, pero debe ocurrir rápidamente, “antes de que el petróleo se solidifique y se convierta en bolas de alquitrán”, asegura el experto Kuniaki Sasaki.

Ha pasado más de medio siglo desde que el mundo miró con horror cómo el Torrey Canyon derramaba unas 100.000 toneladas de petróleo crudo en la costa de Gran Bretaña. Pero cuando solo 1.000 toneladas de fuel oil se escaparon del Wakashio el mes pasado frente a Mauricio, fue el peor desastre ecológico en la historia de la nación isleña.

“Aproximadamente el 75% de las plantas y los animales son endémicos de la isla o de las Mascareñas”, asegura Vikash Tatayah, director de conservación de Mauritian Wildlife Foundation. “La diversidad genética perdida nunca volverá”.

Entonces, ¿por qué aún tenemos dificultades para encontrar una manera rápida y eficaz de abordar uno de los accidentes industriales más dañinos? Estas son las opciones.

Usar dispersante

El dispersante es uno de los métodos de limpieza más utilizados, afirma Nobuharu Kagami, director ejecutivo de la Asociación Japonesa de Seguridad Marina. Los químicos descomponen el petróleo en moléculas más pequeñas, que se dispersan en el océano y eventualmente son degradadas por bacterias y microorganismos naturales en dióxido de carbono y agua. Los dispersantes están regulados para que sean menos tóxicos para el medio marino, dice Kagami, pero normalmente no se utilizan en lugares ambientalmente vulnerables. En los derrames cerca de la costa, donde ocurren la mayoría de los accidentes de barcos, es posible que el producto químico no tenga tiempo de actuar completamente y la mezcla de aceite, solventes y emulsionantes puede terminar penetrando más en el ecosistema.

Recuperar el petróleo

La recuperación de petróleo usando máquinas es probablemente la forma más rápida de limpiar la mayor parte de un derrame, pero debe ocurrir rápidamente, “antes de que el petróleo se solidifique y se convierta en bolas de alquitrán”, asegura Kuniaki Sasaki, experto de la Fundación Ocean & Beach que ha estado involucrado en accidentes graves, incluido el derrame de Nakhodka de 1997 en el mar de Japón. Las barreras también se utilizan para contener las manchas y evitar que lleguen a la orilla.

(Más información: Avianca paga tasa de más de 10 % sobre crédito de US$1.300 millones)

Pero los camiones cisterna de vacío que aspiran el petróleo derramado también pueden dañar el medio ambiente, ya que eliminan todo, no solo el petróleo. Y ambos sistemas solo son realmente efectivos en condiciones de calma.

En el caso del Wakashio, la recuperación fue complicada porque la costa incluía áreas de rocas, arena, limo y manglares, dice Richard Johnson, director técnico de International Tanker Owners Pollution Federation Ltd., una de las organizaciones que supervisa el esfuerzo de limpieza en Mauricio.

¿Qué tal la ‘biorremediación’?

La biorremediación es una innovación más reciente, un método basado en la naturaleza que atrae cada vez más la atención de los ambientalistas. La idea es bombear bacterias que se alimentan de petróleo al océano y a la playa para acelerar el efecto natural de los propios organismos del mar. La biorremediación puede ayudar cuando el petróleo ya está disperso, especialmente en aguas tropicales más cálidas.

“El desempeño de los microorganismos que degradan el petróleo se ve muy afectado por factores ambientales como la temperatura, el oxígeno o nutrientes como el fósforo y el nitrógeno”, afirma Atsushi Yamazoe, gerente del Instituto Nacional de Tecnología y Evaluación de Japón.

Pero las bacterias no son efectivas para degradar los componentes del petróleo como la resina y el asfalteno, y también pueden dañar el ecosistema. Las bacterias consumen oxígeno disuelto que también necesitan otras especies marinas. Se necesita más experimentos antes de “dispersar las bacterias en el océano”, asegura Yamazoe.

Diseñar barcos para que no tengan fugas

Una de las mayores innovaciones diseñadas para frenar la contaminación marítima fue la decisión de 1992 de la Organización Marítima Internacional de obligar a los grandes petroleros a tener un doble casco, dando mayor protección en caso de que el casco exterior fuera perforado por una colisión o un arrecife. Las regulaciones se han endurecido varias veces desde entonces, pero no pueden evitar la contaminación ambiental en un caso como el del Wakashio, que se partió en dos.

No navegar cerca de la orilla

Una forma eficaz de reducir el riesgo de que su costa se cubra de petróleo es prohibir que los barcos naveguen demasiado cerca. Eso no es posible si el barco tiene que atracar en el puerto para cargar o descargar, pero el Wakashio navegaba de China a Brasil a través de Singapur y no necesitaba estar cerca de Mauricio.

(Le puede interesar: Jane Fraser será la primera mujer en dirigir un gran banco de Wall Street)

El problema es que los propietarios de barcos quieren ahorrar tiempo y dinero tomando la ruta más corta, y los tratados internacionales permiten que los barcos mercantes naveguen a unas pocas millas de las costas nacionales.

Dejar de usar petróleo

En última instancia, la mejor solución sería abandonar el petróleo por completo, tanto para impulsar barcos como para transportarlo en la bodega.

Los armadores están recurriendo cada vez más al gas natural licuado como alternativa, que eventualmente puede ser reemplazado por combustibles como el biometano. Si bien el gas filtrado de tales recipientes simplemente se evaporaría, el combustible aún contribuiría al calentamiento global. Y el desarrollo de grandes buques oceánicos propulsados por energía renovable está en su infancia.

“Todavía es difícil operar barcos eléctricos puros sin petróleo para uso comercial, especialmente para largas distancias”, dice Yasumasa Suetsugu, director de tecnología de un consorcio que incluye a Mitsui O.S.K. Lines Ltd., Mitsubishi Corp. y otras cinco empresas japonesas que están intentando desarrollar embarcaciones eléctricas. El grupo espera lanzar un petrolero con batería de iones de litio en 2022 que podría operar dentro de la bahía de Tokio.

Eco Marine Power, con sede en Fukuoka, se encuentra entre los que trabajan en embarcaciones impulsadas por energía solar y eólica, pero Greg Atkinson, director de tecnología del constructor naval, dice que estas embarcaciones aún no pueden cumplir con los requisitos energéticos de los transportistas globales, “especialmente enormes buques de carga como el Wakashio”.

Comparte en redes: