20 Oct 2021 - 2:00 a. m.

¿Cómo le fue a Colombia en el Índice Global de Pensiones?

El país ocupó el puesto 25 entre 43 sistemas pensionales. Una reforma, trabajar en la brecha de género e invertir en activos alternativos son algunos de los retos.
La clasificación general de un país obedece al análisis de tres subíndices: adecuación, sostenibilidad e integridad. - Imagen de referencia
La clasificación general de un país obedece al análisis de tres subíndices: adecuación, sostenibilidad e integridad. - Imagen de referencia

De acuerdo con un informe que analiza el estado de los sistemas pensionales de 43 países (que cuentan con dos tercios de la población global), Colombia ocupó el puesto 25, con una puntuación de 58,4. La clasificación, que fue revelada este martes, establece a Islandia como el país con el mejor sistema pensional.

El documento, titulado Mercer CFA Institute Global Pension Index (MCGPI), es un estudio integral que forma parte de un proyecto de investigación del CFA Institute, la asociación mundial de profesionales de la inversión, en colaboración con el Centro Monash para estudios financieros (MCFS), de la Escuela de Negocios de la Universidad de Monash, en Australia, y la empresa Mercer.

La clasificación general de un país obedece al análisis de tres subíndices: adecuación, sostenibilidad e integridad. Para el caso de Colombia, los puntajes en estos ítems fueron 62, 46,2 y 69,8, respectivamente.

Para entender cómo estamos con respecto a otros países es necesario tener en cuenta muchos factores.

Primero es fundamental entender qué mide cada subíndice. En adecuación del beneficio se tiene en cuenta el beneficio pensional, respecto a los ingresos promedio, la indexación de las mesadas pensionales y cómo se componen las inversiones. En el de sostenibilidad se analiza, básicamente, cómo se puede pagar la promesa que se les hace a los usuarios, observando los niveles de contribución, régimen en inversiones y ahorro pensional en función del PIB (en sistemas como el de Islandia, Holanda o Australia, el 300 % del PIB está ahorrado en pensiones, en Colombia es cerca del 25 %). El de integridad tiene que ver con la calidad y cantidad de información que reciben los afiliados, por ejemplo, transparencia en costos de administración y los niveles de dichos costos.

También puede leer: ¿Cómo le fue a Colombia en el Índice Global de Pensiones?

Este año el sistema previsional de Islandia (84,2) fue nombrado el mejor del mundo, y Holanda (83,5) y Dinamarca (82,0) ocupan el segundo y tercer puestos del ranquin, respectivamente. Los tres sistemas tienen una calificación A y se caracterizan por su sostenibilidad, buena administración y beneficios sólidos. Mientras que Tailandia obtuvo el valor más bajo del índice (40,6). Con relación a cada subíndice, el sistema previsional de Islandia ocupa el primer lugar en adecuación (82,7) y sostenibilidad (84,6), y el de Finlandia en integridad (93,1). Las calificaciones más bajas fueron para India en adecuación (33,5), Italia en sostenibilidad (21,3) y Filipinas en integridad (35,0).

En el caso de Latinoamérica, de los países analizados, Chile ocupa el primer lugar (con un puntaje de 67,0), seguido por Uruguay, que en su primer año de participación obtuvo un 60,7. La investigación también incluye otras naciones como Perú (29), Brasil (30) y México (37). Uno de los llamados más importantes del informe es a que los responsables políticos y las partes interesadas tomen medidas para analizar las fortalezas y debilidades de los sistemas de pensiones y los reformen si es necesario, aun más después de las medidas adoptadas durante la pandemia que involucran un aumento de la deuda pública.

¿Cómo le fue a Colombia?

El país obtuvo una calificación C, que lo ubica en la parte media-baja de la tabla. David Cuervo, director de Bienestar Financiero y Patrimonial para Mercer Andina, Centroamérica y el Caribe, considera que la calificación de Colombia bajó respecto al año anterior (58,5 y puesto 21) por tres factores, principalmente: un menor valor de los activos en términos de ahorro pensional, el énfasis en equidad de género que tuvo en cuenta el índice este año y una mayor tasa de desempleo. También hay que señalar que para 2021 se incluyeron cuatro nuevos sistemas pensionales en el ranquin, incluido Islandia, que obtuvo el primer lugar.

Otro punto importante es que debido a la pandemia se podría ver comprometida la rentabilidad futura del sistema pensional basado en ahorro, como es el caso de los fondos privados, porque -explica Cuervo- aunque la rentabilidad acumulada ha sido histórica, los mercados financieros cada vez tienen menos opciones. De ahí que el director resalta la necesidad de invertir en activos alternativos y en ESG (criterios con factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo), una materia en la que Colombia, pese a los esfuerzos, sigue rezagada.

Un punto a favor es que, pese a la crisis económica, en Colombia no se permitieron retiros de los sistemas pensionales. “Perú, por ejemplo, cayó en la tabla por una gran cantidad de retiros por montos grandes que redujeron el ahorro pensional. En ese sentido a Colombia le fue bien, tras resistir la tentación de usar los sistemas pensionales para salvaguardar el presente y no el futuro”, señala el director.

Puede leer: Precios al consumidor: en medio de la reactivación y las presiones logísticas

La necesidad de una reforma pensional

La reforma pensional es casi un unicornio legislativo en Colombia, pues todos hablan de ella sin llegar a verla materializada, a pesar de que fue una de las promesas de la administración de Iván Duque.

A escala global hay tres principios que, se espera, cumplen los sistemas pensionales: cobertura, sostenibilidad y equidad. En Colombia los tres indicadores muestran deudas. En el país, solo una de cuatro personas mayor a 65 años alcanza una pensión, a pesar de que una cuarta parte del recaudo tributario se va para cubrir el rubro de pensiones.

Se estima que hay alrededor de 24 millones de trabajadores afiliados a uno de los dos regímenes pensionales (ahorro individual o prima media). Los vínculos entre mercado laboral y pensiones pueden ser preocupantes, si se tiene en cuenta que la pandemia ha impulsado aún más las debilidades que ya existían en el horizonte del empleo en Colombia, como crecimiento en informalidad y brecha de género. Solo el año pasado, se calcula que el número de cotizantes activos (aportantes regulares) alcanzó a caer 4,7 %.

“Tenemos un sistema desarticulado: es AFP o Colpensiones, sistemas con beneficios y condiciones diferentes, pues una persona con la misma historia tiene pensiones distintas en un lugar u otro. Además, problemas de sostenibilidad, que aunque hay ‘mejores’ pensiones en Colpensiones, no las podemos pagar, sumado a la existencia de subsidios no focalizados que llegan a quienes no los necesitan”, asegura Cuervo.

Brecha de género

El director le dijo a este diario que la brecha de género en pensiones en Colombia es del 20 %, la de otros países está alrededor del 30 %, lugares como Japón, México y Reino Unido están en cerca del 40 %. Es decir, la brecha entre lo que recibe un hombre y una mujer es menor que la del promedio, pero sigue siendo alta y hay mucho por hacer. Se mantiene la inequidad salarial, los tiempos no cotizados por maternidad o por el cuidado de algún familiar.

Otra consideración es que hay 14 países dentro del estudio en los que el divorcio se trabaja en el sistema de pensiones: “Los ahorros pensionales -explica Cuervo- forman parte de la liquidación de la sociedad conyugal, cualquiera de los dos que no haya trabajado por dedicarse a las labores del hogar puede acceder a esos recursos para seguir construyendo su pensión y en sistemas de beneficio definido hay una consideración, por ejemplo, con semanas de cotización que se transfieren: un tema que en Colombia no se ha revisado”.

Un punto importante es la necesidad de eliminar las tablas de mortalidad, ya que estadísticamente las mujeres viven más, de ahí que aunque lleguen al final de su vida laboral con el mismo dinero, deben extenderlo por más tiempo. Para evitar que reciban menores ingresos, países como Reino Unido han eliminado dichas tablas y las pensiones se calculan sin consideración de género y, por el contrario, se mezclan en una tabla hombres y mujeres.

Le puede interesar: ¿Cómo se ha comportado la inflación en Colombia?

Por otro lado, Cuervo reconoce que, aunque es impopular la propuesta, la recomendación técnica es que debería igualarse la edad de pensión de hombres y mujeres, un camino que han recorrido otros países, incluidos los que tienen sistemas pensionales robustos. “La razón fundamental es que retirarse anticipadamente es un perjuicio para la mujer, pues tiene menos tiempo para cumplir las semanas o ahorrar lo suficiente. Las mujeres por lo general entran dos o tres años después a la vida laboral en comparación con los hombres y se retiran antes, por eso la probabilidad de que un hombre cumpla los requisitos es mayor. Además, no hay razones técnicas para que una mujer tenga que jubilarse años antes (...)”.

¿Qué podemos aprender de los sistemas mejor calificados?

Islandia ocupa el primer lugar con una puntuación del 82,4. Cuervo detalla que este país tiene un sistema integrado, existe una pensión estatal para quienes no tienen recursos suficientes para subsistir después de retirarse de su trabajo, pero también esquemas obligatorios por sector, ejemplo: el gremio médico tiene un sistema de ahorro propio administrado por alguna de las AFP, de tal forma que el nivel de contribución va en función de la realidad económica de cada sector. Además, tanto trabajadores como compañías participan en un esquema pensional voluntario.

“En otras palabras, hay un sistema por pilares, participa el estado para quienes lo necesitan, hay un sistema obligatorio basado en el ahorro y un sistema voluntario promovido con beneficios tributarios. Todos esos van sumando para tener una buena pensión, si tienes pocos recursos solo recibes la pensión estatal, pero si tienes más recursos contribuyes a esa pensión estatal para apoyar a quienes tienen menos y construyes tu pensión con el sistema de ahorro obligatorio y con el voluntario que tienes con tu empleador. La realidad es que los empleadores también tienen su rol”, concluye el director.

Comparte: