El experto de la consultora Deloitte

¿Cómo librar la infraestructura de la corrupción?

Nick Prior suelta algunas recomendaciones a seguir para evitar casos como el de Odebrecht.

A Nick Prior lo presentan como especialista en estructuración comercial, financiera y la negociación de programas de gran impacto de infraestructura. Fue la cabeza del equipo de deudas de la corporación Sumitomo Mitsui y ahora dirige la participación de Deloitte en distintos programas de infraestructura, desde el proyecto de APP de carreteras más grande del Reino Unido, las olimpiadas de Londres en el 2012 hasta el proyecto de financiamiento privado más grande de los colegios ingleses. ¿Cómo atacar la corrupción? Sobre este y otros temas le respondió a El Espectador.

El negocio de la infraestructura es altamente sensible a la corrupción. ¿Qué hacer para eliminarla del camino?

La corrupción es un fenómeno asociado a los negocios que manejan grandes montos de inversión y por eso, en este caso afecta también el sector de infraestructura. No es un tema propio de este sector en particular. La única manera que existe para evitar estos fenómenos es estableciendo reglas de selección, procesos y modelos de contratos y criterios de selección estandarizados. Igualmente se deben definir instancias plurales para la evaluación de las propuestas, que permitan convocar diferentes áreas responsables dentro de la organización, para de esta forma limitar el riesgo de corrupción de un área particular.

Se trata de prácticas de buen gobierno, como las requeridas en la selección de los contratos importantes para cualquier sector.

¿Qué les permitirá a países como Colombia, que tienen un atraso de 30 años en infraestructura, ponerse al día sin que, en el medio, aparezcan casadas la corrupción empresarial y la política?

La manera en la que Colombia está trabajando para cerrar la brecha que tiene en infraestructura es eficaz y está mostrando resultados interesantes. El proceso que se ha desarrollado comenzó por crear una institucionalidad robusta y especializada, capaz de soportar el esfuerzo que representa lanzar de frente el diseño, estructuración, contratación y ejecución de todo el programa de 4G. De la misma manera, el país adoptó un marco legal alineado con los mejores estándares internacionales para el desarrollo de las APP. El resultado es que Colombia pasó de un marco institucional y legal que no era óptimo hace 10 años a disponer de un sólido conjunto de agencias especializadas y lograr contratar en menos de tres años un programa de 20 carreteras y US$50 millones. La evolución es sin duda positiva, pero los procesos toman tiempo. Se debe seguir trabajando en esta dirección.

¿El escándalo de corrupción de Odebrecht creará desconfianza en el sistema financiero?

El gran desafío de los proyectos de infraestructura es que se financian en gran parte mediante Project Finance, lo que quiere decir que el proyecto y sus desarrolladores deben ser financiera y técnicamente suficientemente robustos para ser capaces de acometerlos hasta su terminación. Por este motivo los bancos deben evaluar muy bien donde colocan los recursos. No considero que lo ocurrido con Odebrecht conlleve a un deterioro generalizado de la confianza en el sector, simplemente los mecanismos de revisión de proyectos y concesionarios por parte de los bancos podrían reforzarse para garantizar que los recursos se inviertan en los mejores proyectos. Una recomendación importante para los bancos es que no se limiten a analizar los resultados financieros del proyecto y desarrollen una inteligencia del negocio y sus motivaciones más profunda, incorporando análisis forenses antes de viabilizar los préstamos, cuando el tamaño o riesgo del proyecto así lo ameriten.

Se está adelantando el desarrollo de las 4G, pero los cierres financieros efectivos han sido demorados. ¿Qué se debería hacer para agilizar?

El hecho de que el Gobierno haya sido ambicioso en el desarrollo simultáneo de un programa de vías de esta envergadura conlleva también grandes desafíos. Uno de ellos es lograr que los inversionistas y el sistema financiero estuvieran listos para financiar todo esto sin saturación. La principal explicación del tiempo empleado en obtener los cierres financieros es sin duda esa. Veo que se han adaptado mecanismos interesantes, que también se han utilizado a nivel internacional para facilitar el desarrollo del mercado financiero, como el rol que está desempeñando la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN). De la misma forma, a medida que avanzan en la evaluación de los proyectos, el sector financiero está más cómodo. Creo que es importante seguir trabajando en esta dirección e incentivar la vinculación de capital vía otras modalidades como el mercado de capitales.

Colombia tiene un gran problema con sus cárceles porque hay una sobrepoblación de detenidos en ellas. ¿Cuál es el modelo para poder construirlas sin que el Gobierno tenga que asumir una partida presupuestal tan alta? ¿Vía APP?

Las Asociaciones Público-Privadas son un mecanismo interesante para construir y garantizar la operación eficiente este tipo de instalaciones. No solo permiten avanzar de manera simultánea en el desarrollo de grandes programas de cárceles que de otra manera no se podrían hacer por falta de recursos del Estado, también permiten garantizar que su mantenimiento y operación se mantengan bajo altos estándares de calidad a través del tiempo, lo que suele ser uno de los grandes desafíos de esta infraestructura cuando se construye con inversión pública. Como toda APP, se debe analizar de manera particular para cada proyecto y comparar si el valor por dinero que genera una determinada iniciativa es más alto por APP que por obra pública, pero sin duda el mecanismo presenta grandes ventajas. Es el mismo caso para otros tipos de infraestructura social. Deloitte ha asesorado el desarrollo de múltiples programas de infraestructura carcelaria, educativa, hospitalaria bajo este esquema en Colombia y a nivel mundial. En particular general las ventajas del esquema son mayores. En Uruguay por ejemplo, asesoramos al gobierno en el desarrollo de una cárcel bajo un mecanismo de pago por disponibilidad que permitió definir una estructura eficiente para el estado y financiar fácilmente el proyecto en el mercado de capitales.

¿Cree que es positivo vender activos del Gobierno (una generadora de energía) para ponerlos en una financiera y por esa vía prestarles plata a los constructores que están desarrollando infraestructura?

La venta de activos públicos como método de generación de liquidez y financiación de infraestructura es una vía muy utilizada para financiar proyectos y no es positiva o negativa en sí misma, se trata simplemente de entender en un momento dado si genera mayor valor, desde una perspectiva financiera pero también económica y social, mantener la inversión existente o generar liquidez para desarrollar proyectos más prioritarios y/o generadores de valor. En este tipo de temas suele haber aspectos de carácter político, no debería tratarse de manera diferente a tomar decisiones a la luz de criterios financieros y de los objetivos de política pública, administrando de la manera más eficiente posible.

Cuál modelo es el adecuado y cuál está menos expuesto a la corrupción: ¿cuándo el Gobierno entrega anticipos para hacer obra pública o que las empresas asuman el riesgo el luego se les pague por lo que hicieron?

Una de las grandes ventajas de utilizar los APP es que la retribución al concesionario de la infraestructura se efectúa solo cuando este hace entrega de la misma, cumpliendo con los parámetros de construcción y estándares de calidad que le fueron definidos, lo que solemos llamar pago por disponibilidad. Sin duda este mecanismo permite garantizar un mejor seguimiento al cumplimiento por parte de los concesionarios, además de hacer que el esfuerzo financiero inicial recaiga sobre ellos, quienes deben asumir la inversión con recursos propios y deuda. En este contexto, globalmente los APP permiten tener una mayor trazabilidad y garantizar el cumplimiento de obligaciones como condición para movilizar recursos públicos.

¿La financiación la deberían hacer entidades o empresas internacionales para un país como Colombia? ¿Cree que la banca nacional (grupo financiero más grande del país), que además está vinculada con una empresa que desarrolla infraestructura, debería financiar este negocio?

En todo el mundo la financiación de infraestructura se hace de ambas formas, a través de banca local e internacional. Respecto a la coexistencia de ambas actividades en un mismo grupo financiero, a priori no tiene incompatibilidad, siempre y cuando se manejen como unidades de negocio independiente. Se debe tener presente además que por su tamaño estos proyectos suelen involucrar recursos provenientes de varios bancos y entidades financieras, por lo que raramente recae en un solo actor.

¿Los recursos de las regalías que se usan para la inversión de las regiones, deberían ser usados en la construcción de las vías secundarias y terciarias?

La inversión de recursos de regalías, como los demás recursos públicos, debe hacerse a la luz de criterios de priorización que permitan obtener el mayor valor social, económico y financiero de la inversión. La conectividad a través de vías secundarias y terciarias es sin duda un punto importante para garantizar la conexión real del país y el acceso a los territorios más alejados. En un país con la situación política y social de Colombia, en contexto de posconflicto, es sin duda una buena idea a explorar, pero puede haber otras, por lo que más que decidir a priori un tipo de inversión, lo más recomendable es definir procedimientos fáciles de priorización y sobre todo de estructuración bajo criterios técnicos y financieros robustos en los diferentes territorios, para garantizar que los proyectos que se ejecuten sean los más prioritarios y den generación de mayor valor.

¿Cómo financiar la infraestructura necesaria para proyectos como el metro de Bogotá sin que la ciudad quede endeudada por 20 años y, además, necesite dinero de la Nación para poder hacer la obra?

Los proyectos de infraestructura de transporte urbana raramente generan niveles de ingreso suficientes para ser autosostenibles, por eso la inversión pública, de nivel nacional o municipal, es siempre necesaria. Últimamente las ciudades están explorando mecanismos alternativos de financiación que les permitan mejorar su capacidad de afrontar estos proyectos vía captura de valor. Deloitte ha asesorado varios de ellos y de manera general diría que no son recetas únicas, en función de cada proyecto se debe analizar cuál es la solución que mejor conviene y el mecanismo óptimo de financiación. Raramente es una sola vía, casi siempre se deben combinar varios mecanismos. Uno de los grandes objetivos de nuestro trabajo como asesor financiero en este sector suele ser ese: definir el modelo de negocio y el esquema de financiación que sea más sostenible para las ciudades. Por otro lado, no se debe olvidar el rol de las multilaterales, que han estado siempre muy presentes en la financiación de este tipo de proyectos en la región y seguirán siendo un elemento clave para garantizar su desarrollo.

Temas relacionados