30 Oct 2018 - 5:05 p. m.

¿Conductores de Uber son trabajadores de la compañía?: Debate en las cortes británicas

Catalogarlos como tal implicaría el derecho a un salario mínimo y al pago de vacaciones. Los líderes conductores no dicen ser "empleados", una categoría que otorgaría aún más derechos, como el permiso parental.

Bloomberg News.

Bloomberg News.
Bloomberg News.

Tan solo unos meses después de que Uber Technologies Inc. persuadiera a un juez de Londres para que le permitiera seguir operando en la ciudad, la compañía de transporte privado se encuentra nuevamente en la corte.

Lo que está en juego en esta ocasión es un problema que podría afectar al núcleo de la creciente economía “gig” –conocida también como economía colaborativa o de los freelancers– del Reino Unido: si los conductores de Uber son realmente autónomos.

Le puede interesar: ¿Hay limbo laboral en Rappi?

El martes se da inicio a dos días de audiencias en la Corte de Apelaciones en el contexto de lo que un sindicato pronosticó que sería la marcha más grande en el Reino Unido de "trabajadores precarios" – desde conductores de Uber y repartidores de comida de aplicaciones como Deliveroo hasta empleados subcontratados de limpieza y de restaurantes.

James Farrar y Yaseen Aslam, los conductores de Uber que encabezan el caso de Londres, dicen que deberían ser clasificados como "trabajadores" de la compañía, lo que significa que tienen derecho al salario mínimo y al pago de vacaciones, aunque no dicen ser "empleados", una categoría que les hubiera otorgado aún más derechos, como el permiso parental.

El caso podría "tener un gran efecto para todos en la economía gig", según James Murray, abogado laboral de Kingsley Napley en Londres, que no está involucrado en el caso. Si Uber tiene que comenzar a tratar a sus conductores como trabajadores, las empresas con modelos similares, como Deliveroo, tendrán que hacer lo mismo, dijo.

"El núcleo"

La demanda aborda un problema que está "en el núcleo del servicio", dijo el máximo ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, en una sesión informativa la semana pasada. "Creemos que estamos en lo correcto aquí", pero "a veces tendremos que acudir a los tribunales para preservar nuestros derechos".

"Casi todos los taxistas y conductores privados han trabajado por cuenta propia durante décadas, mucho antes de que existiera nuestra aplicación", dijo Uber en un comunicado. "Si los conductores fueran clasificados como trabajadores, inevitablemente perderían algo de la libertad y flexibilidad que conlleva ser sus propios jefes".

Farrar, quien ahora dejó de trabajar para Uber, dice que esa es una "elección falsa". Hacer esa distinción es "el mejor truco que la economía gig ha logrado”, sostuvo. "No acepto esa concesión y creo que nadie debiera".

El caso es "increíblemente importante" porque "va a ser el caso que marcará el tono para la economía gig, dijo Paul Jennings, abogado de la firma Bates Wells Braithwaite, con sede en Londres, que representa sin cobrar honorarios a Farrar y Aslam en su lucha contra la firma con sede en San Francisco.

Dos derrotas

Uber, que ya ha perdido dos fallos judiciales en tribunales civiles del Reino Unido por el caso, dijo que la derrota más reciente se debió a un malentendido fundamental de "cómo operamos".

Otras demandas han sido favorables a los derechos laborales de quienes trabajan en la economía gig. El caso de Uber podría ser incluso más significativo que esos, porque su modelo basado en aplicaciones es más típico de la economía gig, lo que significa que el caso podría tener consecuencias más amplias, según Murray.

La alta magistratura del Reino Unidos dictaminó en junio que Pimlico Plumbers Ltd. debería haber tratado a su vendedor como un trabajador, dándole el derecho a recibir vacaciones pagadas y a demandar a la empresa. En mayo, el servicio británico de automóviles Addison Lee perdió una apelación en un caso sobre los derechos de los conductores y en 2017 un tribunal laboral de Londres dictaminó que un mensajero en bicicleta que trabajaba para CitySprint UK Ltd. se calificaba como trabajador.

'En una dirección'

"El estado de ánimo va en una sola dirección en los tribunales, y esa es hacia darles a los trabajadores sus derechos", dijo Murray, de Kingsley Napley.

Farrar y Aslam son lo que se conoce como "demandantes de prueba" cuyos casos han sido elegidos para representar a otros 150 conductores que han presentado demandas similares.

Si Uber termina perdiendo el caso, esos conductores también tendrán derecho a recibir el pago retroactivo del salario mínimo automáticamente, dijo Jennings.

Además de eso, el abogado dijo que podría haber casos de acción colectiva por parte de más conductores que "potencialmente podrían ser muy, muy grandes y muy, muy valiosos".

Síguenos en Google Noticias

Temas recomendados

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.