4 Aug 2020 - 5:10 p. m.

Confeccionistas celebran restablecimiento de arancel a importación de tapabocas

El gobierno fijó el gravamen en 15 %, a través del Decreto 1085, luego de analizar el comportamiento del mercado interno.

Redacción Economía

Redacción Economía - Negocios

El Gobierno Nacional restableció el arancel de 15 % a la importación de tapabocas (tanto de uso hospitalario como los “demás”), tasa que había sido desmontada en marzo pasado con motivo de la pandemia del nuevo coronavirus.

Así lo determinó ahora “teniendo en cuenta que actualmente existe suficiente oferta del producto, que no se ha observado incremento en precios del mismo y se ha reactivado la industria nacional para su fabricación”, como explica el Decreto 1085 de 2020, recién expedido.

El arancel “no se aplicará a las mercancías que, antes de la fecha de expedición de este decreto, hayan sido efectivamente embarcadas hacia Colombia, o que ya se encuentren en zona primaria aduanera o en zona franca”, aclara. El contenido del decreto, expedido ayer, 3 de agosto, entrará en vigencia cinco días calendario a partir de su publicación en el Diario Oficial.

Al respecto, la Cámara Colombiana de la Confección y Afines “agradeció” al Gobierno por haber “atendido nuestra petición de reintegrar los aranceles a las mascarillas importadas, en aras de proteger y mitigar el inminente riesgo al que están expuestas nuestras empresas del sector, luego de haber invertido importantes recursos económicos para realizar la reconversión productiva a Elementos de Protección Personal, pero que se vieron perjudicadas por la llegada desproporcionada de importaciones de estas mascarillas, tal y como evidenciamos en nuestro más reciente estudio de afectación”, según un comunicado del gremio.

La Cámara añadió que sus empresas afiliadas esperan poder participar en ruedas de negocios y compras públicas de Elementos de Protección Personal (EPP). Insistió en el mensaje de seguir combatiendo el contrabando de confecciones y promover el producto nacional. Por lo mismo, hizo de nuevo un llamado a adoptar medidas para frenar “la importación de confecciones, ya que las grandes superficies están en búsqueda de mercados como el nuestro para distribuir, a precios injustos, los inventarios varados debido a la pandemia”.

Por otro lado, el Decreto 1085 asimismo “desdobló” la subpartida de “aguacates”, es decir, amplió el número con que se identifica la importación de estos productos, con el fin de poder rastrear mejor el comportamiento comercial del aguacate hass.

Comparte: