US$474 millones en prendas importadas

Confeccionistas colombianos perderían la Navidad

Comerciantes locales denuncian que deberán competir por las ventas de diciembre en desigualdad de condiciones, con las prendas de contrabando. Por esa razón, este año se han perdido 60.000 empleos.

En San Victorino, 11.200 microempresarios se ven afectados por el contrabando. / Archivo

Queda poco más de un mes para Navidad y todos los establecimientos comerciales se preparan para la mejor temporada del año. Sin embargo, los confeccionistas colombianos aseguran que en esta oportunidad no podrán beneficiarse del incremento de las ventas, pues el mercado colombiano está inundado por prendas importadas de muy bajo costo debido a los bajos aranceles que les cobran. Y, por supuesto, advierten de la dura competencia que deben enfrentar por el producto que llega de contrabando. Una denuncia que viene de un sector que este año ha perdido más de 60.000 trabajadores, en su mayoría madres cabezas de familia.

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en lo corrido del año la importación de prendas de vestir y accesorios ha crecido 14 %, pasando de US$416 millones a US$474 millones entre el 2016 y el 2017. Tan sólo en el mes de septiembre (el más reciente dato disponible) han entrado US$66 millones, lo que representa un crecimiento del 12 %. Pero la preocupación de los confeccionistas podría no tener mediciones oficiales.

La Cámara Colombiana de la Confección señala que “la estructura como están diseñados los aranceles permite que, por ejemplo, un importador indique que está trayendo un contenedor de ganchos de ropa. Pero al revisar se encuentra que hay un 5 % de ganchos y el resto es ropa que no paga los debidos impuestos. Es claro que con esas condiciones la industria nacional no puede competir, y ha llegado tanto producto que no creemos que los confeccionistas colombianos puedan aprovechar la temporada de fin de año”.

Yansen Estupiñán, gerente del Gran San, el principal almacén de ropa de San Victorino en Bogotá, explica que “nosotros siempre hemos tenido que convivir con algún tipo de ilegalidad, por gente que viene a invadir el espacio público. Pero desde la llegada de los ciudadanos chinos este problema se ha multiplicado por 100, trayendo mercancía sumamente barata que estaba quebrando a los demás establecimientos. Llegamos al punto de que casi el 50 % de los comerciantes de la zona se han visto afectados, pues no tenían cómo competir”.

Estupiñán agrega que “incluso los ciudadanos chinos se han querido aprovechar de los madrugones, uno de nuestros principales atractivos, pues saben que se vende al por mayor. Estamos hablando de un negocio que abarca 24 bodegas, en donde trabajan 11.200 microempresarios, y hay que tener en cuenta que cada uno tiene alrededor de seis empleados. De manera que están atacando un mercado de decenas de miles de personas”.

Sin embargo, el Gobierno destaca que en lo corrido del año la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y la Policía Fiscal y Aduanera han realizado 42.831 aprehensiones avaluadas en $308.000 millones, que al compararlas con las efectuadas en 2016 representan un incremento del 15,8 % en valor. Entre los productos de los que se han realizado mayor número de aprehensiones se encuentran confecciones, textiles y calzado.

Además, para la ministra de Comercio, María Lorena Gutiérrez, “estos resultados muestran la efectividad de las medidas que hemos tomado”, pues señala que, a nivel nacional, desde la vigencia del decreto 1745 (de 2016) del Ministerio del Comercio, se pasó de importar 20 millones de pares de zapatos a precios ostensiblemente bajos a un millón de pares (una reducción del 94,6 %). Y respecto a las confecciones, se pasó de importar 5 millones de kg a 231.000 kg, disminuyendo en 95,9 %.

La queja de los confeccionistas motivó, entre otros factores, la visita de Claudia Gaviria, directora de gestión de aduanas, al puerto de Buenaventura, para fortalecer los controles. Sin embargo, el viernes pasado la funcionaria fue atacada por sicarios, lo que da cuenta de la fuerte presencia de los grupos criminales que controlan el contrabando en la zona, desde donde se distribuye la mercancía a todo el país.

La DIAN indica que en los últimos dos meses y medio se han realizado 135 aprehensiones en el puerto de Buenaventura por un valor comercial de $21.000 millones en mercancía como confecciones, textiles, calzado, perfumes, juguetería y productos navideños, entre otros. Asimismo se instauraron 36 denuncias ante la Fiscalía General de la Nación por el presunto delito de contrabando y fraude aduanero.

El problema sigue y ya está llegando a la agenda política: este martes se realizó una audiencia en la Comisión Segunda del Senado en la que no sólo los confeccionistas, sino también las grandes superficies, representadas por la Federación Nacional de Comerciantes, exigieron medidas para hacer frente al contrabando técnico. Además, el candidato presidencial Germán Vargas Lleras se reunió con representantes del sector para atender sus quejas y peticiones.

Tal parece que el problema seguirá latente y tomará varios meses, o años, para que se solucione, por lo que los confeccionistas colombianos deberán estar preparados para pelearse con las prendas de contrabando el botín comercial de fin de año.

últimas noticias

¿Qué estoy pagando en un tiquete aéreo?

Censo de población, una puerta a la vez