Período crítico será en verano de 2020-2021

¿De dónde saldrá la energía para impulsar la reactivación?

Noticias destacadas de Economía

Paralelo a la incertidumbre económica desatada por la pandemia del COVID-19, viene tomando fuerza el riesgo de que el país se vea abocado a un apagón eléctrico en 2021, año en el que se esperan los pasos decisivos para la reactivación del aparato productivo colombiano después de la crisis por el nuevo coronavirus.

Todo va a depender del nivel de los embalses cuando haga presencia el verano 2020-2021: “Si los embalses están muy bajitos (para la época), nos pondría en un riesgo de racionamiento en el verano 2020-2021”, dijo la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, en una comisión del Congreso de la República.

“Existe una alta incertidumbre sobre la evolución de la demanda y el comportamiento de los aportes a los principales embalses del sistema durante el segundo semestre de este año y especialmente en los aportes que se tendrán durante la temporada de bajas lluvias en Colombia (entre) diciembre de 2020 a marzo de 2021”, señaló Jaime Alejandro Zapata, gerente del Centro Nacional de Despacho de XM, firma encargada de coordinar la cadena productiva del sector eléctrico en Colombia.

Lo crítico se vivirá en los primeros cuatro meses del próximo año, cuando se espera una recuperación de la demanda de energía, que se encuentra frenada por las medidas de aislamiento para mitigar la expansión del coronavirus.

Para llegar con reservas hídricas a ese momento, los embalses tienen que empezar a cerrar las compuertas con mayor frecuencia. “Vemos con mucha preocupación que si no se empieza a ahorrar agua desde ya, será necesario intervenir el mercado”, fue la perentoria advertencia de la ministra de Minas y Energía a las generadoras hidráulicas.

En abril de 2020, el nivel agregado de los embalses de generación de energía eléctrica se ubicó en 31,81 % de su volumen útil, 2,81 puntos por debajo del nivel reportado al cierre de marzo, que fue de 34,62 %. Al 22 de mayo se encontraban en 33,22 %, explicó Zapata. Los aportes hídricos cerraron abril con un promedio de 60,29 %, respecto a la media mensual histórica, y al finalizar la semana del 22 de mayo estaban en 56,37 %, dijo.

“La disminución inusual de las precipitaciones ha implicado que, a la fecha, los aportes hídricos, así como el nivel de los embalses del Sistema Interconectado Nacional, se encuentren en mínimos históricos”, alertó la Comisión Asesora de Coordinación y Seguimiento a la Situación Energética del país (Cacsse). Por su parte, el Ideam recomienda “implementar medidas de ahorro y uso eficaz de la energía en nuestras casas”, ante las condiciones deficitarias de lluvias para la primera parte del año.

Sostiene, además, que se deben implementar planes de acción ante las posibles disminuciones significativas en los aportes a los embalses y “se sugiere darle un manejo adecuado a la regulación de las descargas”. Desde agosto del año pasado, los aportes hídricos del sistema han sido deficitarios y en lo que va corrido del año han estado por debajo de los valores históricos promedio: en enero fue de 70 %, febrero 68,9 %, marzo 69,8 % y abril 60,3 %.

“Si bien para el verano 2020-2021 no se identifican condiciones de desatención de demanda eléctrica en el país, la situación actual de embalses y aportes en el sistema hacen necesario llevar a cabo una revisión permanentemente de la evolución de estas variables y una adecuada gestión de los recursos del sistema que nos permita atender la demanda de manera confiable en la próxima temporada de verano”, señaló Zapata.

La Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg) sostuvo que las plantas térmicas están listas para respaldar el sistema eléctrico colombiano frente al bajo nivel de los embalses que se presenta actualmente, y que se proyecta hacia el futuro.

El gerente del Centro Nacional de Despacho de XM recordó que el sistema eléctrico colombiano cuenta con cerca de 17,5 gigavatios (GW) de capacidad instalada, de los cuales 11 GW son hidráulicos, 5,1 GW térmicos y el restante, cerca de 1 GW, corresponde a plantas menores.

Costos de la electricidad

Ante la acelerada disminución del aporte hídrico en la generación de energía, y la mayor presencia de las plantas térmicas, se teme una variación en el precio de la energía para el usuario final.

Cecilia Maya, gerente de Mercado de Energía Mayorista de XM, explicó que si bien los precios de la energía producida por plantas de generación térmica pueden ser en general más elevados que los precios ofrecidos por las hidráulicas, “el mecanismo del cargo por confiabilidad asegura que los usuarios pagarán por la energía un precio techo llamado ‘precio de escasez ponderado’, el cual tiene un valor para el mes de mayo de $546.07 kWh (kilovatio hora). En este sentido, los precios de la tarifa del usuario final podrían aumentar en el componente de generación, pero considerando ese techo”.

Para el período actual, la energía comprometida en el cargo por confiabilidad supera la demanda de energía del país. “En la manera como está diseñado el esquema del cargo por confiabilidad, se garantiza que la demanda no pagará por la energía transada en la bolsa a un precio superior al de escasez ponderado de $546,07 kWh. Si el precio de Bolsa de Energía excede este valor, los generadores que reciben el cargo por confiabilidad deberán asumir la diferencia”, explicó Maya.

Comparte en redes: