Culpan al aumento del IVA

Drama textil: se han perdido 3.400 empleos en el Gran San

Los 1.000 empleados que dejó de contratar Arturo Calle no son un caso aislado, porque el sector textil-confección en general vive un duro panorama laboral. Un ejemplo es el icónico almacén de Bogotá.

Se perdieron 2.000 empleos en los madrugones de miércoles y sábados. / Archivo

Continúan las señales de alarma sobre el sector textil-confección. El empresario Arturo Calle señaló en Blu Radio que actualmente se están contratando cerca de 500 empleados para las temporadas altas, cuando anteriormente eran alrededor de 1.500. (Lea Arturo Calle dejó de contratar más de 1.000 personas para temporada alta)

Asimismo, como consecuencia del difícil momento que atraviesa la economía colombiana, la marca ha dejado de contratar a 400 empleados temporales que solían reforzar específicamente -durante los fines de semana, al equipo de ventas de sus almacenes.

Una situación que el empresario le atribuye a la excesiva carga tributaria que existe en el país, que afecta de manera directa el consumo de los colombianos, sumado a unas tasas de interés muy altas.

Sin embargo, el efecto laboral no es exclusivo de esta empresa, sino que se trata de un efecto general en el sector. De acuerdo con la encuesta manufacturera realizada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el empleo en el sector textil ha caído 3 %, y 2 % en la confección durante el primer semestre de 2017.

Y el efecto negativo es aún más marcado en el empleo temporal, cayendo 8 % en la actividad textil y 6,5 % en la confección. Como si no fuera suficiente, los salarios han bajado 4,8 % (textil) y 2,2 % (confección) respectivamente.

Las declaraciones de Arturo Calle se suman al anuncio de Fabricato de la suspensión por dos semanas de su producción y a la alerta de la Cámara Colombiana de la Confección (CCC), de que en 2017 el sector textil ha perdido más de 50.000 empleos. Y hay más señales de alarma sobre el sector.

El Espectador conoció que otro icónico almacén está pasando por una delicada situación laboral: El Gran San, ubicado en San Victorino, en Bogotá. En lo corrido del año se han perdido más de 3.400 empleos, tanto permanentes como temporales.

Jensen Estupiñán, gerente de El Gran San, comentó que “en los más de 700 locales que tenemos antes veíamos que había dos o tres personas que atendían, ahora sólo vemos una en promedio por cada establecimiento. Es decir, se han perdido cerca de 1.400 empleos permanentes. Pero eso no es todo: también se han dejado de contratar 2.000 temporales, que eran los que ayudaban en los madrugones de los miércoles y sábados”.

Estupiñán agregó que “la disminución de la planta laboral se aprecia en toda la cadena de producción: en los operarios de máquina, en los terminados de los textiles (trabajo que se da por medio de empresas satélites), y en los controles de calidad notamos una reducción de más del 35 % en los empleos”.

Arturo Calle, Fabricato, la Cámara Colombiana de la Confección y el gerente de El Gran San coinciden en que el delicado panorama laboral en el sector textil-confección se debe en parte al menor consumo provocado por el aumento del IVA. Asimismo, culpan al contrabando y a la política arancelaria (es una de las principales quejas de la CCC).

Los nuevos anuncios que confirman la delicada situación laboral del sector se dan en el marco de la posesión de la nueva ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez. Entre sus tareas está seguir con las labores que venía adelantando su antecesora, María Claudia Lacouture, quien ya venía trabajando en políticas de impulso al sector: como líneas de crédito en Bancoldex, endurecimiento de la lucha contra el contrabando, fortalecimiento de la cadena productiva y modificación en la política arancelaria. Sólo queda esperar hasta cuándo estas medidas tendrán efecto.