21 Apr 2020 - 8:07 p. m.

Economía colombiana puede contraerse hasta -7,9 % este año, según Fedesarrollo

Según las estimaciones del Centro de investigación económica, la contracción no será inferior al -2,7 %, pero la situación se puede agravar si no se recupera el consumo.

Redacción Economía.

La pérdida de empleos se traduce en que los hogares reducen sus niveles de consumo, según Fedesarrollo. / Archivo
La pérdida de empleos se traduce en que los hogares reducen sus niveles de consumo, según Fedesarrollo. / Archivo

La Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo) reveló sus proyecciones para 2020 y en ellas pronostica que la economía colombiana mostrará una contracción en el rango de -2,7 % a -7,9 %, pero no inferior a eso.

Lea también: Recesión económica: el FMI prevé caída de 2,4 % en el PIB colombiano

De acuerdo con el Centro de investigación económica, Fedesarrollo, el resultado obedecería a un menor ritmo de actividad económica sectorial y a una reducción sustancial en el consumo de los hogares. “Las noticias no son buenas, esto producto de las medidas de confinamiento que fueron necesarias para mitigar la expansión del COVID-19, así como de la caída del precio del petróleo y de las medidas de distanciamiento social que estimamos van a tener que mantenerse durante la segunda mitad de este año”, dijo Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo.

Fedesarrollo señaló en un comunicado que los mayores efectos negativos se materializarán en el segundo trimestre del año, donde se espera una contracción del ritmo de actividad productiva de -9,4 %. Sin embargo, esto dependerá de la extensión del aislamiento preventivo y la duración de la reactivación de los sectores productivos.

“Dado el necesario confinamiento para contener la propagación del COVID-19, la actividad productiva se ha estancado principalmente en las actividades asociadas al comercio, transporte, turismo, servicios de comida, entretenimiento y construcción. La pérdida de empleos asociada se traduce en un choque de demanda, en donde los hogares reducen sus niveles de consumo”, explicó Mejía.

Los sectores más afectados por el lado de la oferta serían las actividades artísticas y de entretenimiento con una caída del -14,4 %, el comercio y transporte con una reducción del -10,3 % y las actividades inmobiliarias con una caída del -8,3 %, en el mejor de los casos.

 

El Centro proyectó tres escenarios. En el primero se parte del supuesto de que la duración de la cuarentena va hasta mediados de mayo y la economía se recupera relativamente rápido después del choque, retomando paulatinamente su capacidad productiva durante el segundo semestre del año. De esta forma, el Producto Interno Bruto (PIB) caería 2,7 %, tanto por el lado de la oferta, como de la demanda.

El segundo refleja una recuperación de la economía posterior al levantamiento de la primera cuarentena en mediados de mayo y una caída adicional de la actividad producto de una segunda cuarentena después del mes de mayo. Así, el PIB caería 5 %.

Por último, el tercero supone una muy débil recuperación del consumo privado durante lo que resta del año. Sin embargo, el PIB podría caer 7,9 %.

Con base en estos escenarios, se estima que la tasa de desempleo subiría del 10,5 % observado el año anterior al 16,3 % en el escenario más optimista, lo que implicaría que 1,4 millones de personas adicionales quedarían desempleadas. Pero en el segundo escenario subiría a 18,2 % y en el tercero al 20,5 %.

 

Recibe alertas desde Google News