Busca US$1,5 millones de inversión
contenido-exclusivo

El colombiano que inventó un cuero vegano

Alejandro Moreno patentó un material fabricado a partir de la planta de fique y con caucho natural. Cuenta que es tan versátil como el cuero animal, pero 10 veces más barato.

Colombia tiene plantaciones de fique en zonas como Antioquia.Cortesía.

Según la ONU, la industria textil produce el 10 % de las emisiones de carbono en el mundo y el 20 % de las aguas residuales, siendo la segunda actividad que más contamina después de la petrolera. Por esto es cada vez más necesario encontrar alternativas de moda sostenible, y Colombia no se queda atrás en este movimiento: Alejandro Moreno es un colombiano que inventó un cuero vegano, con características técnicas y financieras que podrían reemplazar al cuero de origen animal.

Lee también: Moda sostenible: ¿cómo adquirir prendas responsables con el medioambiente?

Estudió, vivió y trabajó en Inglaterra por 30 años. Se desempeñó en el área de investigación y desarrollo para varias industrias, como la de recubrimientos electrostáticos, serigrafía, textiles no tejidos y caucho. Tiene tres patentes de invención y dos pendientes, Además, es miembro de la Real Academia de Ingeniería de Inglaterra. Y ahora, de regreso a Colombia, fundó Fiquetex, con la que busca crear alternativas sostenibles para la actividad textil.

La Superintendencia de Industria y Comercio le dio la patente de invención (de veinte años) por el cuero vegano que desarrolló. “Las materias primas utilizadas en nuestro proceso son el fique (planta autóctona de Colombia) y el látex de caucho natural (un árbol autóctono de la selva amazónica). Son insumos sostenibles, renovables y compostables”, explicó Moreno.

Además, es un material más económico. Moreno indica que “mientras un metro cuadrado de cuero de origen animal puede costar más de $280.000, el de cuero vegano puede costar cerca de $25.000. Es decir, es diez veces más barato. Además, con el cuero animal siempre hay que recortar y elegir las mejores partes para trabajar, mientras la alternativa vegana es uniforme en su calidad”.

La huella de carbono de los materiales del cuero vegano es opuesta a la alternativa animal. “Mientras una vaca libera toneladas de metano al año, la planta de fique absorbe el CO2 y lo convierte en oxígeno. Por lo que el cuero vegano, de hecho, compensa los impactos medioambientales de la otra industria.

Moreno explica que para su producción usa fibras cortas de la planta de fique, lo que brinda una oportunidad para los agricultores de este producto, pues por más de quinientos años las fibras largas de la planta han acaparado el mercado para la elaboración de cordelería y costales. La meta de Fiquetex es comprar cada año 2.000 toneladas de fique y 1.000 de caucho natural.

Moreno está buscando US$1,5 millones de financiamiento para escalar su producción y de esta manera impactar la industria textil colombiana. Además, ve oportunidades para introducir esta alternativa sostenible tanto en el mercado local como en el internacional.

El potencial del fique

Esta planta tiene la ventaja de no ser afectada por los insectos, así que no requiere pesticidas ni insecticidas (o apenas cantidades muy pequeñas). Además, el fique podría mantenerse con la irrigación natural, a diferencia del algodón, que es un monocultivo de los que más agua requieren del mundo (está en el cuarto puesto junto al maíz). Y Colombia ya cuenta con importantes campos de esta planta, sobre todo en Antioquia.

Por esto el fique está atrayendo cada vez más la atención de la industria textil colombiana. Por ejemplo, en 2018 se conoció que un proyecto del Grupo de Investigación sobre Nuevos Materiales (Ginuma), de la Universidad Pontificia Bolivariana, logró crear una fibra a base de fique con la cual se puede fabricar denim: es decir, se pueden hacer jeans con este material.

886690

2019-10-18T16:43:08-05:00

article

2019-11-13T15:50:00-05:00

[email protected]

none

Camilo Vega Barbosa / @camilovega0092.

Economía

El colombiano que inventó un cuero vegano

42

3953

3995

1

 

América Latina: desigual y furiosa

La economía a sol y sombra