En el marco del recorte de $5,5 billones en el presupuesto

El reto de gastar $12 billones en regalías

Por medio de las Ocadtones, el Gobierno espera reducir la burocracia y ejecutar $7 billones hasta diciembre. Vías terciarias y secundarias serían algunos de los proyectos en los que se gastarían los recursos.

Se han ejecutado $1,4 billones, de la meta de $7 billones del Gobierno.Istock.

Hace tan solo una semana, el Gobierno radicó en el Congreso el presupuesto de 2018, más de $235 billones. Sin embargo, representa un recorte de $5,5 billones para la inversión, afectando por ejemplo al Instituto Colombiano Agropecuario y al deporte colombiano (una reducción de 62 %). Pero mientras algunas carteras sufren por la escasez de recursos, los departamentos colombianos tienen problemas para gastar el dinero que les llega por regalías, un monto que es más de dos veces el recorte presupuestal para 2018.

De acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación (DNP), hay cerca de $12 billones en regalías sin ejecutar. Por ejemplo, en el Meta son $704.000 millones, en Casanare $204.000 millones, en Cesar $376.000 millones, Córdoba $400.000 millones y Antioquia $708.000 millones.

En efecto, la falta de ejecución de estos cuantiosos recursos contrasta con la política de austeridad que está implementando el Gobierno. Sobre todo porque analistas como Juan David Ballén, jefe de investigaciones de Casa de Bolsa, insisten que en estos momentos de desaceleración económica el país necesita aumentar su inversión. De esta manera se impulsaría el crecimiento económico, que según el Banco de la República sería de 1,8 % en 2017.

El director del DNP, Luis Fernando Mejía, explica que la demora en la ejecución de los $12 billones se debe a que en el marco del Sistema General de Regalías (SGR) “existen muchos procesos que son rigurosos e inamovibles, los cuales requieren de adquirir conocimiento sobre su funcionamiento y dan poco margen de ajuste. De otro lado, existen muchos actores que participan en el ciclo de los proyectos y en esa medida las interpretaciones de cada uno de ellos dificultan que pueda cumplirse con las reglas de juego del SGR. Y pese al apoyo y acompañamiento que se ha brindado por parte del DNP a los municipios y departamentos, muy pocas entidades en el territorio cuentan con proyectos formulados en fase 2 (estudios y diseños)”.

El Gobierno ha ideado un plan de choque para gastar los billones en regalías sin ejecutar. La meta es aprobar proyectos por un valor de $7 billones entre junio y diciembre de 2017. Y al 19 de julio se han aprobado $1,4 billones, es decir, el 20 % de la meta propuesta. Para lograrlo se han realizado jornadas para potencializar los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (Ocad), que es en donde se aprueban los proyectos con recursos de regalías.

“Era muy difícil coordinar todas las entidades involucradas para cumplir con los requisitos técnicos y lograr la aprobación. Muchas veces teníamos comentarios contrarios de varios ministerios, incluso había casos en que las recomendaciones se duplicaban por los cambios de personal. Pero con las jornadas de revisatones y aprobatones que adelanta el DNP, se sientan en una misma mesa representantes de todas las entidades e instancias, y se ponen de acuerdo en los estudios y requisitos para sacar adelante el proyecto. Es una forma más eficiente que la comunicación por medio de oficios que se venía haciendo. Hemos notado que las iniciativas que se están pasando están enfocadas en vías terciarias y secundarias”, explicó Ana María Aristizábal, subdirectora de fortalecimiento territorial de Fedegobernadores.

Es decir, las “Ocadtones”, como las llama el Gobierno, son la apuesta para reducir la burocracia y que de esta forma las regiones puedan usar los recursos de las regalías. La primera de estas sesiones se hizo el pasado 28 de junio en la región Caribe, en donde se logró aprobar recursos por alrededor de $1 billón. Sin embargo, Aristizábal advierte que “además de mejorar las comunicaciones entre áreas, se deben fortalecer las secretarias de planeación de los departamentos. Actualmente, el presupuesto para estructuración de proyectos está en 80 % dentro del Gobierno Nacional y solo un 20 % en las regiones. Debe ser al revés, para que así existan más iniciativas”.

Analizando el punto de vista de la industria extractiva, que es la que genera las regalías que se distribuyen por el país, el presidente de la Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol), Germán Espinosa, señaló que “compartimos la iniciativa de repartir las regalías por todo el país, pero sí se debe revisar el sistema. Creemos que los departamentos productores, que son los que están haciendo el esfuerzo para generar esos recursos, deberían tener una compensación. Además, creemos que debe haber incentivos para la inversión en exploración, para que así las regalías sean negocios para las petroleras”.

Así están las cosas. Pese a los recortes presupuestarios, Colombia sí tiene recursos para invertir en las regiones, solo es cuestión de superar la burocracia y mejorar la coordinación interinstitucional. Solo queda esperar si antes de finalizar el año se logra aprobar $7 billones en proyectos que beneficien a los departamentos. Y que el próximo año se gaste los otros $5 billones que faltan.

Temas relacionados