Emergencia ambiental en Tibú por ataque terrorista contra oleoducto Caño Limón Coveñas

Ecopetrol ha dispuesto de nueve carrotanques para suministro de agua potable y se han instalado un total de 76 líneas de barreras para la contención del crudo derramado por el ataque terrorista.

Los ataques terroristas contra la infraestructura petrolera afectan los acueductos de poblaciones pobres de las zonas aledañas al atentado.Ecopetrol

Tras los atentados criminales contra la infraestructura petrolera que ha causado destrucción en el medio ambiente afectando a la población de las veredas Guachimán y El Seis, en el municipio de Tibú, Norte de Santander, Ecopetrol anunció que con más de 120 personas atiende cinco puntos de control alternativos y uno permanente para frenar la emergencia ambiental causada por los ataques contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas.

Los seis puntos de control se encuentran distribuidos en Caño Cinco y los ríos Tibucito y Tibú, con 76 líneas de barreras que buscan contener la mancha de hidrocarburo.

La empresa reinstaló los puntos de control alternativos Tibucito y Samanes con un total de 24 barreras, luego de que las fuertes lluvias de la noche anterior destruyeran los elementos de contención, dice la información de la petrolera colombiana.

Los técnicos que atienden la emergencia lograron instalar 15 líneas de barreras de contención en el punto de control permanente Club de Leones sobre el río Tibú, a pesar de la creciente de los dos ríos que sirven a los acueductos de la región.

Ecopetrol puso a disposición del Consejo Municipal de Gestión del Riesgo y Desastres de Tibú, nueve carrotanques para el suministro de agua potable a los habitantes de este municipio, de acuerdo con el plan propuesto por la empresa de acueducto municipal, dice la petrolera colombiana. (De contexto: Crudo derramado por atentados a Caño Limón-Coveñas cuesta más de US$277 millones).

El equipo de trabajo avanza en la planeación de las labores de limpieza, las cuales se harán en forma paralela a las actividades de contención y recuperación del producto en los puntos de control.

La empresa hace un llamado para que cesen estos actos violentos que atentan contra la integridad de las personas y dañan gravemente los recursos naturales de la región.

Desde el momento en que se presentó el ataque terrorista, Ecopetrol activó el plan de contingencia del Oleoducto Caño Limón Coveñas, al registrarse una acción ilícita en el kp 362+435, jurisdicción de la vereda Guachimán, municipio de Tibú, en Norte de Santander.

El ataque dinamitero provocó la caída de crudo en dos caños de esta zona. Como parte del plan de contingencia se protegió la bocatoma del acueducto del municipio de Tibú. (Le puede interesar: Oleoducto Caño Limón-Coveñas ha sufrido 1.500 atentados).

 

últimas noticias