Publicidad

Los cuatro costeños que montaron una fintech para acelerar la velocidad del dinero

Todavía hay pagos, recaudos y desembolsos que se demoran horas o días. Ellos dicen ser como el ‘fast pass’ de ese proceso.

Edwin Bohorquez Aya
25 de mayo de 2023 - 06:52 p. m.
José Donato, Felipe Gedeón, José Vicente Gedeón y Alberto Chejne fundaron Cobre.
José Donato, Felipe Gedeón, José Vicente Gedeón y Alberto Chejne fundaron Cobre.
Foto: Cortesía

Así escribían el primer mensaje que llegó a nuestro chat: “Cobre, la startup que ya es empresa de tecnología y que ayuda a mover el dinero de las empresas de punto A a punto B de manera más fácil y segura”. No era muy claro, así que usando una analogía, nos dijeron: “Una forma fácil de entender: el movimiento del dinero en Colombia se hace en un ‘tráfico muy pesado, con obras, semáforos y trabajas en el camino. Cobre es el ‘fast pass’ para todo este movimiento complejo’”.

Se trataba de cuatro fundadores, todos con experiencia en el sector financiero, que “desarrollaron una plataforma en la cual los equipos de tesorería pueden hacer pagos inmediatos sin importar el tipo de banco, tiempos, montos”. Nos dijeron que aunque “las nuevas tecnologías hacen todo en minutos”, resulta que muchos “pagos, recaudos y desembolsos todavía se demoran horas y días”.

Y cuando pedimos números, nos dijeron: el valor procesado en cuanto al dinero que se mueve por Cobre fue en el 2021 de US$10.1 millones, en el 2022, de US$125.6 millones y en 2023. entre enero y abril han sido US$135 millones. Para 2024 proyectan US$ 4.800 millones. Así que con esta información de contexto, José Vicente Gedeón cuenta la historia de Cobre en nuestra sección 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

José Vicente Gedeón, 27 años. Estudié finanzas y estadística.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Quise tener una idea de que, con un sistema de pagos inmediato, económico y sin problemas uno podría conectar a millones de personas y generar un impacto positivo, seguro y aportar a calidad de vida. En ese momento, yo era un estudiante universitario en la Universidad de Pensilvania. La idea original fue crear una plataforma financiera para todas las personas de Latinoamérica, que llegara a ellas a través de las empresas con las que trabajan. Nació como proyecto de grado. Lo primero que creamos, junto con Felipe Gedeón, fue una especie de ‘Core’ bancario empresarial. Palabras muy grandes que, en breve, significan que creamos un software que lleva la cuenta de cuánto le ha pagado una empresa a cada persona, por cada canal.

Un texto para leer y reflexionar: ChatGPT y el declive del pensamiento crítico

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Al principio, convencimos al primer cliente que nos permitiera entrar a su empresa a aprender y crear esta herramienta a la medida para sus necesidades cruzando los dedos para que también les funcionara a otras empresas de esa industria. Lo hicimos, funcionó, y después la lanzamos al mercado.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Nuestros ahorros más la generosidad de ese primer cliente que nos permitió usar las horas que les sobraban a sus ingenieros a cambio de servicio gratis si la herramienta funcionaba.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Comenzamos, como un emprendimiento, a construir Cobre hace cinco años. Lanzamos al mercado hace tres años. Y hoy somos una empresa de tecnología que trabaja para ayudar a más de 100 compañías a pagarle a más de 600.000 colombianos. Con nuestra idea estamos cambiando la manera como las empresas (y en especial los equipos financieros) entienden el valor de su tiempo: “si pagar es más fácil, puedo hacer todo el resto mejor y contribuir más directamente al crecimiento de mi empresa. No solo a su mantenimiento”.

Le apostamos siempre y trabajamos para garantizar que Cobre haga a las empresas de Colombia más productivas y a través de ellas a todas las personas que las rodean.

No deje de leer: La pareja que diseña y fabrica portabebés ergonómicos en Colombia

6. ¿Soy feliz?

Cobre me hace feliz.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Cobre es una empresa que va creciendo aceleradamente. Estamos creando el futuro de los pagos en Latinoamérica. Hoy queremos seguir siendo nosotros y que sigamos trabajando por resolver los complejos movimientos de dinero. Esa es nuestra prioridad.

Sin embargo, siempre estamos construyendo alianzas, evaluando socios estratégicos y buscando oportunidades de crecimiento.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Del uno al diez, once. Pero ya cuando se ve el fruto de una empresa de tecnología, creo que todo vale la pena.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

¡Un sueño se alimenta todos los días y Cobre es una empresa en donde hemos cumplido ese sueño y muchos más! Queremos seguir creciendo y no solo cumpliendo sueños, sino llevando a las empresas a cumplirlos.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Seguir cumpliendo sueños.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

¡Así lo vemos! Y hoy es una empresa por la que trabajamos para seguir con la expansión no solo en Colombia y México, sino en otros países.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Tenemos inversionistas que respetamos mucho. Son personas que no nos conocían de antes, pero que a través de nuestro negocio han confiado en quiénes somos, en lo que estamos haciendo y creen en el crecimiento que ha tenido Cobre. Son grupos que conocen el mercado, con una experiencia invaluable y generosos de conocimiento. Estamos agradecidos de contar con ellos.

Esta es una historia para leer: La física detrás del conglomerado digital financiero más grande de Colombia

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Volvería a hacer todo lo que hasta el momento he hecho y espero hacer.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Al comienzo de la pandemia, algunos años después de trabajar en el modelo de negocios de Cobre, leí un libro llamado Economía pobre, que me ayudó a entender y poner palabras a algunas cosas:

  • Las personas que viven con ingresos dramáticamente pequeños (menos de un dólar al día) son algunos de los mejores evaluadores de riesgos del mundo (el libro los llama “gerentes de hedge fund descalzos”). Contrariamente a la opinión popular, su toma de decisiones financieras es bastante sofisticada, porque tienen más en riesgo.
  • Para que la lucha contra la pobreza realmente sea efectiva, debemos desbloquear el apalancamiento financiero para los pobres.
  • La colateralización es la clave para desbloquear el apalancamiento. Erradicar la pobreza requiere una forma escalable de respaldar financieramente a las personas que más lo necesitan.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Por cada victoria ha habido 10 fracasos.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Nuestro equipo de trabajo es la comunidad que más nos energiza en el camino.

Nuestros inversionistas (QED, Canary, Atlantico) también han formado comunidades entre las empresas en las que han invertido. Esa exposición a colegas emprendedores (en diferentes etapas de crecimiento) ha sido invaluable.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

¡Estamos seguros de eso! Queremos lograr no solo impactar a las nuevas generaciones, sino hacerlas soñar en que las cosas si se quiere, pueden trascender. Ese es uno de los sueños.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Con Cobre en muchos más países, pero siempre soñando en desarrollar más y mejores oportunidades para las empresas.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Psicología pro-bono y barra brava.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Ya lo estamos haciendo. Nuestro equipo está conformado por gente joven, soñadora y usamos la misma red de Cobre y el conocimiento que nos ha dejado esta experiencia, para ayudarlos a sacar adelante sus proyectos.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Todo, un papel muy importante. Nuestros socios fundadores son Alberto Chejne y José Donato. Este proyecto fue un malabar complejo que no se hubiera ejecutado si todos no hubiésemos tenido las mismas ganas de sacarlo adelante, cada uno desde su experiencia y conocimiento.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

De entrada, somos cuatro costeños que lograron montar una fintech que ha crecido por todo el país y el extranjero, que logró levantar US$18 millones de fondos internacionales y que busca resolver la complejidad de los movimientos de dinero en Colombia, para que grandes empresas puedan pagar más rápido, seguro y mejor. Eso no pasa a menudo. Nuestro sello personal: uno de los valores de Cobre es “siempre baila”. Aquí, celebrar la aventura es una imperativa.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que no sabemos lo que no sabemos.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Edwin Bohorquez Aya

Por Edwin Bohorquez Aya

Comunicador social-periodista. MBA Inalde Business School. Premio Iberoamericano de Periodismo Económico IE Business School, Madrid (España). Premio a Mejor trabajo periodístico de Analdex, categoría prensa@EdwinBohorquezAebohorquez@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar