29 Jan 2020 - 3:24 p. m.

¿Cómo podemos hacer turismo sostenible?

Zonas certificadas como destinos con buenas prácticas y lugares que fueron afectados por algún tipo de desastre natural y están buscando su recuperación son algunas de las propuestas para los viajeros. ¿Cuál es la visión del Gobierno sobre este renglón económico?

Edwin Bohórquez Aya @EdwinBohorquezA

San Andrés es uno de los destinos donde la comunidad hace parte de la planificación y el desarrollo turístico, dice el Gobierno.  / Edwin Bohórquez Aya
San Andrés es uno de los destinos donde la comunidad hace parte de la planificación y el desarrollo turístico, dice el Gobierno. / Edwin Bohórquez Aya

¿Qué es el turismo sostenible? “Un turismo respetuoso por la naturaleza, los elementos culturales, los patrimonios históricos e inmateriales, con topes de destino, y la integración de la comunidad”. Así, con todas estas variables juntas, es como José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, entiende el concepto de turismo sostenible y con el que se está construyendo la política sectorial que será pública en el primer semestre de 2019.

Y más allá de un discurso, ¿de qué se trata esto? “Uno de los activos más poderosos que tiene el turismo en Colombia es la biodiversidad del país. Debemos ser respetuosos con nuestra fauna, con nuestra flora. De la misma forma, con el patrimonio material e inmaterial, cultural e histórico; todas las expresiones musicales y gastronómicas, además de los festivales. Luego hay que definir unos topes de ocupación, como lo han hecho municipios de Quindío, para saber cuál debe ser la ocupación real del destino; y por último integrar a las comunidades en algo llamado turismo comunitario, que incluye, por ejemplo, trabajos con los raizales en San Andrés —incluso los raizales participan en la construcción de estrategia de turismo comunitario—”, explica Restrepo.

Medellín, por ejemplo, ya tiene su primera zona certificada como destino sostenible. Es curioso porque no se está hablando de un río, una playa o un bosque, como suele suceder en este tipo de certificaciones. Aquí se trata de una zona céntrica donde está la Alcaldía de Medellín, la Gobernación de Antioquia, el edificio de EPM con el Museo del Agua y la biblioteca, las oficinas del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Plaza Mayor, Parques del Río y el Teatro Metropolitano, además de las instalaciones de la Policía de Turismo y del Bureau.

Para Paula Andrea Zapata Galeano, secretaria de Desarrollo Económico, “esta certificación evidencia el trabajo realizado en buenas prácticas para mantener y acondicionar nuestros atractivos turísticos para que los visitantes puedan tener aquí una mejor experiencia, siempre en sintonía con el medio ambiente”. Se destaca, por ejemplo, a Plaza Mayor como el recinto sostenible que puso en sus instalaciones una primera fase de paneles solares.

El pasado 27 de agosto La Macarena, Meta, entró a hacer parte de esta selecta lista de destinos certificados como sostenibles, incluyendo el Parque de los Fundadores y Caño Cristales. Se “establece un paquete de requisitos que ayuda a promover buenas prácticas en la dimensión ambiental, sociocultural y económica, lo cual ayuda a que estos destinos sean mucho más responsables”, dijo el viceministro de Turismo, Julián Guerrero Orozco, durante el anuncio oficial justo cuando resaltó que ya son 21 los destinos que han recibido este reconocimiento, entre ellos el Centro Histórico de Cartagena, La Candelaria, Usiacurí, Mompox (Bolívar) y Villa de Leyva (Boyacá).

Desde la industria, se evidencia también el cambio cultural de los viajeros. La plataforma Booking realizó una encuesta donde encontró que “el 41 % de los viajeros colombianos en 2020 elegirá un destino que se esté recuperando de algún desastre natural”. Se refieren a, por ejemplo, que “más de la mitad de los viajeros colombianos (59 %) afirmó estar dispuesto a aceptar cierto grado de incomodidad, como un trayecto más largo o el cierre de algunos lugares turísticos, si saben que con su visita contribuyen a los esfuerzos de reconstrucción”. ¿Y cómo reducir la huella ambiental? Buscando “alojamientos cuidadosos con el medioambiente” porque “siguen siendo claves para el turismo sostenible, ya que el 78 % de los colombianos opina que es importante considerar este tipo de oferta cuando viaja”.

Aunque parece que las cosas van bien, vale la pena recordar lo dicho por Costas Christ, editor de National Geographic, quien refiriéndose a Colombia advirtió que “el país tiene el potencial para ser un destino de turismo de naturaleza de talla mundial, pero es importante que desarrolle ese turismo de acuerdo con los principios de sostenibilidad. Si Colombia sigue los preceptos de sostenibilidad puede ser uno de los principales destinos para viajes de naturaleza”.

Flavia Santoro Trujillo, presidenta de Procolombia, fue enfática al afirmar: “Nosotros trabajamos para posicionar a Colombia como destino turístico de alta calidad y sostenibilidad, con el fin de generar impacto económico en los distintos departamentos del país, buscando así convertir a la industria turística en el nuevo petróleo, siendo uno de los principales generadores de divisas y empleo”. Todo parece indicar que la mayoría de actores de la cadena están alineados, pero ¿nos alcanzará en medio de esta crisis climática que ya vivimos? En cada uno de nosotros está la respuesta.

Síguenos en Google Noticias