Publicidad

Él creó una cocina fusión de autor con platos basados en experiencias de vida

Una idea donde la creatividad se convierte en una obra de arte gastronómica. Extraen de forma natural las sales y azúcares de las verduras y vegetales ni necesidad de adicionar sal física, despertando los sentidos y convirtiéndose en un vehículo saludable para sus comensales.

10 de marzo de 2022 - 11:53 a. m.
Jorge Hernán Giraldo y su equipo de trabajo. Un emprendimiento gastronómico que abre puertas a la cocina fusión sin sal.
Jorge Hernán Giraldo y su equipo de trabajo. Un emprendimiento gastronómico que abre puertas a la cocina fusión sin sal.
Foto: Cortesía Jorge Hernán Giraldo

“Tengo que confesar que toda mi vida he sido un emprendedor. Desde muy niño, me rebuscaba a través de esos trabajos infantiles de colegio para subvencionar mi gastos. Sé que es demasiado duro emprender en nuestro país pero nunca un imposible. No podemos tener miedo, el miedo no nos deja hacer y cuando esta sensación existe tenemos que coger esa vibra estomacal que nos puede paralizar y transformarla en energía para crear cosas nuevas. Somos latinoamericanos, nos transformamos con las dificultades pero emprendemos y no nos vencemos”, así lo cuenta Jorge Hernán Giraldo en nuestra sección de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos.

Hablamos con él, recorrimos paso a paso su historia para crear empresa en Colombia y desde su pasión por la cocina entendimos cómo los productos del campo, se han convertido en sus mejores aliados para tener una cocina fusión.  

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Tengo 48 años, estudié actuación y dirección teatral y la cocina ha sido un proceso empírico desde los 17 años que se volvió pasión.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Al regresar a Colombia en el 2015 y haber trabajado para muchos restaurantes por fuera de Colombia, decidí montar una fábrica de comida y servicio de catering con todos los conocimientos adquiridos de forma empírica desde mis 17 años. Abrí este servicio en Bogotá para atender empresas como Andrés Carne de Res (Carnival) que derivó a realizar el montaje de varias marcas, pero con la firme idea de recrear aventura en mis platos con una cocina fusión de autor, potenciando el producto del campo colombiano (vegetales), que además decidí incluir en mis recetas. Así, después de estudiar mucho, creé una cocina sin sal sensacional, viajé a Salento, Quindío donde abrimos el Restaurante Café Salento Plaza en el 2018, en el marco del Hotel Salento plaza.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Después de la aventura por la vorágine económica y comercial bogotana, decidí cerrar pero no abandonar mi ejercicio gastronómico, así que viaje y llegué en plenas fiestas de Salento un 1 de enero de 2018, allí abrí una estación de comida con la ayuda de mi familia del Hotel Salento Plaza. Los días siguientes en la plaza, en el marco de las fiestas salentinas y decidido a comenzar desde ceros, empecé este sueño que hoy ya es una realidad, gracias a que los resultados fueron tan buenos y las opiniones tan excelentes, me vi fortalecido abrí un Restaurante Café Salento Plaza: “Cocina fusión de autor sin sal sensacional “.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Después de abrir y cerrar empresas y diseñar para otros, decidí que con los recursos obtenidos de aquellas fiestas de Salento 2018-2019 y con el apoyo de mis hermanos y tíos menores, abriría nuestro restaurante Teatro Bar reciclando equipos y enseres como si fuera una escenografía teatral llena de ilusiones.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Con este emprendimiento estamos logrando muchas cosas, lo primero es que estoy llevando a cabo el sueño de toda una vida de estudio empírico, de toda una vida de viajes llenos de de comidas, de sabores de cocinas mágicas donde hemos podido recrear a través de nuestro quehacer gastronómico, un poco de muchos lugares del planeta pero con lo mejor que tiene nuestro campo colombiano: nuestros vegetales. Estos últimos reflejan la riqueza de nuestro pueblo, nuestros Andes, nuestra historia, somos el país más rico en campo subvalorado por gobernantes temporales y allí en ese proceso, reflejamos nuestro amor por el arte y la cocina.

Finalmente logramos con nuestro equipo de trabajo (que es nuestra escuela para hacer una cocina saludable sin sal) tocar a las personas, una a una para cambiar sus vidas o nuestras vidas.

6. ¿Soy feliz?

Claro que soy feliz. ¿Se imaginan ustedes poder ejecutar todas la ideas que generan sus cabezas, poder aplicarlas, dárselas a las personas en un plato y poder transmitirlas en un escenario, a sus compañeros de arte gastronómico, hacer escuela y aparte de eso poder mostrarle al mundo la capacidad de producción que tiene nuestras tierras colombianas, nuestro pueblo? Claro que me hace muy feliz hacer una cocina diferente que es reconocida no solo por los premios de la region o por alguna revista internacional, sino por la opiniones de los viajeros que nos han posicionado en los primeros lugares del Quindío en buscadores gastronómicos en Internet...claro que somos felices tocando esa humanidad con nuestros sabores.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

No digo si, no digo no....aun hay mucho por hacer y creo que aun tengo mucho por compartir con las personas .

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Tengo que confesar que toda mi vida he sido un emprendedor. Desde muy niño, me rebuscaba a través de esos trabajos infantiles de colegio para subvencionar mi gastos. Sé que es demasiado duro emprender en nuestro país pero nunca un imposible. No podemos tener miedo, el miedo no nos deja hacer y cuando esta sensación existe tenemos que coger esa vibra estomacal que nos puede paralizar y transformarla en energía para crear cosas nuevas. Somos latinoamericanos, nos transformamos con las dificultades pero emprendemos y no nos vencemos.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Aun no he completado mi sueños, son demasiados los que tengo en la cabeza pero sobretodo en el alma. Me hace falta que la gente disfrute más de mi propuesta, que me conozcan en el planeta, poder transmitir lo que sé en más lugares, seguir creando más platos y continuar enseñándole a más personas mi estilo de cocina saludable.

Le puede interesar: Él creó una forma de transformar alimentos sostenibles que provienen de la selva

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Ahora seguir buscando cómo mejorar nuestra cocina, crecer más en nuestra región y por qué no en todo el país, estamos en la búsqueda de reconocimiento por parte de los comensales. Quizá encontrar premios nacionales e internacionales, buscar una estrella Michelín para Colombia, aunque suene muy grande para todos.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

No entiendo muy bien la cuestión de escalable pero los emprendimientos son crecimientos con aprendizajes porque en realidad todo se puede buscar, todo se puede desarrollar paso a paso, todo cuesta, pero siempre se puede subir y en realidad la cima del emprendedor no tiene techo porque los sueños no tienen cielo.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Lo haría si esa persona me permitiera conocerla y le cedería parte de mi empresa para crecer más sí me deja saber que desea aparte de ganar dinero...porque lo que hacemos lo hacemos con arte, amor, respeto y humanidad.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No volvería a hacer sociedades a ciegas, a dejar de hacer mientras puedo, tampoco me permitiría dejar de vivir cada día, ni de soñar despierto, siempre voy en busca de mis metas y eso sí, jamás dejaría de amar.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Me inspiró mi abuelo cuando algún día siendo un niño jugando cartas en su cama me dijo que sí quería ser un destapador de botellas fuera el mejor de todos. Seguiría a todos los humanos siempre y cuando cada uno de ellos haga las cosas bien: respetando, amando, sintiendo todo esto con responsabilidad, ética y estética.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Después de mucho rodar en este planeta me he dado cuenta que la palabra fracaso no está en mi repertorio porque a pesar de que me he equivocado, me he dado cuenta que he aprendido de cada una de estas cosas día a día. Fracasar es cuando ya te das por vencido y te rindes por completo y a pesar de que esté implícito en nuestro ser la derrota y la pérdida, siempre salimos adelante ante cualquier adversidad. Fracasar es morir y morir es dejar de soñar.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Si hago parte de la comunidad de mi familia, una familia que se dedicó a ser emprendedora, a buscar tanto en Colombia como por fuera de ella las oportunidades, un equipo dónde nos enseñaron que tenemos y debemos levantarnos, ducharnos y salir adelante, donde no nos podíamos dar por vencidos. Somos una comunidad que se ha apoyado toda la vida como familia, tengamos o no dinero, sí no tenemos un apoyo económico tenemos un apoyo anímico, moral que nos ayuda a salir adelante, esa es nuestra esencia familiar.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Pienso que lo que estamos haciendo trasciende en las personas a través de los compañeros de trabajo con los que hacemos escuela, a través de los reconocimientos de la gente en los medios de comunicación, en la Internet o en las calificaciones que nos dan en diferentes lugares. Quiero creer que tocamos a las personas y eso se nota cuando las personas vuelven a buscarnos. Todo nuestro estilo de cocina es completamente diferente, el hecho de que lo hagamos sin sal, fresco, mejorando la salud a partir de una cocina consciente y saludable sin perder de vista los sabores, la identidad de las recetas, sus ingredientes y que promovamos el campo colombiano hace que impactemos nuevas generaciones.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Me veo viajando, comiendo, aprendiendo, conociendo, trasmitiendo, viviendo, sintiendo, amando a mi pareja, familia, a mi cocina que es mi vida... a mi arte, mi teatro. Mi empresa la veo expandida por su estilo de cocina, haciendo escuela en diferentes lugares, enseñando cómo mejorar las cosas, reciclar más, reutilizar desechos, y cómo emprender y crear arte.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Toda mi familia, mis amigos han sido fundamentales para el desarrollo de todos nuestros planes como empresa, han sido fundamentales para mi crecimiento personal y profesional porque en los momentos más difíciles todos estuvieron allí , antes, durante y post pandemia todos hemos recibido ayudas, tanto anímicas como económicas para sostenernos en el tiempo.

¡Gracias a mis amigos y a toda mi familia!

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Claro...por supuesto que sí. Mucha gente que ha trabajado con nosotros se ha formado y la hemos apoyado anímicamente y con ideas. Si llego a tener la posibilidad también apoyaría económicamente. Actualmente tengo un par de amigos que han abierto sus negocios en el Quindío después de haber trabajado con nosotros.

Le puede interesar: Ellos conectan al mundo con el cacao fino de sabor y aroma del Guaviare

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Todos hemos sido equipo, nuestro laboratorio y cocina han servido para impulsar nuestros estilos en otros, en sus emprendimientos. Así como uno de nuestros ex colaboradores, Ángel, un amigo venezolano que emprendió en Salento con su propio restaurante con un concepto similar al nuestro pero con su propia identidad: “Tepuy....veggie, vengan & latín Fusión Cuisine”.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Mi sello personal @bychefjorge es el ejercicio de “Cocina Fusión de autor sin sal sensacional " donde tratamos de recrear espacios agradables , tranquilos con reciclaje como una escenario teatral y cocinamos nuestros platos como libretos viscerales: llenos emociones y sensaciones , emplatamos como si estuviéramos pintando un lienzo y damos un servicio diferente, ya que no nos gustan los clientes sino los amigos. Al no ser una cocina sin preparaciones previas y sin sal, potenciamos nuestros sabores con los vegetales recién cortados para extraer sus azúcares y sales naturales, así buscamos la ayuda de las especias naturales, sin aditivos artificiales, en definitiva: creamos nuestra cocina.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

A ser más humano, a sentirme más vivo, a vibrar con el trabajo con las personas, con los resultados y a sentirme mas sano, más limpio... seguiré buscando el equilibrio.

Mi lema: “Deja ir lo que tu mente persigue y encontraras lo que tu alma necesita”

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar