Publicidad
18 May 2022 - 2:16 p. m.

Esta es la empresa más innovadora de Colombia y el emprendedor que la lidera

Se llama Glasst, es una startup que desarrolló el primer material biodegradable de recubrimiento que reemplaza el plástico de un solo uso.
Juan Camilo Botero, fundador de la compañía.
Juan Camilo Botero, fundador de la compañía.
Foto: Cortesía Glasst

“Este hito valida el trabajo que hemos venido realizando durante aproximadamente 4 años, en los que le hemos apostado a la innovación disruptiva para transformar al país y aportar al desarrollo económico y social de Colombia”. Un reconocimiento que también “representa y reconoce a los emprendimientos sostenibles locales que están aportando positivamente al mejoramiento de las industrias de manera acelerada”. Esas fueron las palabras de Juan Camilo Botero, fundador de Glasst, cuando en el marco de la celebración de los 10 años de Innpulsa, fue destacado junto con su empresa como la más innovadora de Colombia.

“Este premio reconoce a Glasst como una de las empresas que han logrado hacer de la innovación una parte esencial de sus modelos de negocio, convirtiéndose así en una referencia del impacto y la importancia que tiene una cultura innovadora y disruptiva al momento de desarrollar y consolidar una compañía”, dijo Francisco Noguera, presidente de Innpulsa. “Desde la agencia exaltamos el notable compromiso de este emprendimiento con un mundo más sostenible a través de la innovación, el desarrollo y la investigación de nuevos materiales para la industria de la construcción en general, un enfoque identificado a través de #MegaUPSostenible, que además le permitió a la startup potencializar su crecimiento exponencial con impresionantes resultados”, añadió.

Esta es la historia del Colombiano inventó el primer sustituto de las películas plásticas de un solo uso

Pero, ¿qué es lo que hace Glasst? “Creé a Glasst, una startup que nació en 2018 con el objetivo de que se convirtiera en una compañía altamente sostenible y que revolucionará a las industrias, especialmente de la construcción y manufacturera, industria que rara vez cuestiona su status quo, que se caracteriza por ser lenta para reaccionar ante los cambios de consumo y que le cuesta adaptarse a las nuevas regulaciones ambientales. Por eso aposté por crear nuevos materiales sostenibles para este sector con una idea principal: el mundo tiene que dejar de contaminar. Así creé el primer producto de la empresa, un material biodegradable que usa fuentes renovables y que, en otras palabras, revolucionó la industria del plástico nacional. Así nació el primer y único sustituto de las películas plásticas de un solo uso usadas en la construcción”, nos había dicho Botero en nuestra sección de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos.

La compañía, según sus propias cifras, creció 2.5 veces en el 2021 (que sería casi un 145% si se compara con el 2020). Tiene presencia en más de 8 países (Ecuador, Chile, Perú, Brasil, Costa Rica, México y Estados Unidos), habla de inversiones superiores al US$1 millón en el desarrollo de todas sus soluciones y proyecta levantar en inversión US$5 millones al cierre del primer semestre del año. Ya lidera el mercado colombiano en desmoldantes de concreto y asegura que entre el 40% y el 50% de los metros cuadrados construidos en el país y en la región se hace con este tipo de productos desarrollados por la empresa.

Cuando le preguntamos que si lo que está haciendo trasciende, Botero nos dijo: “Glasst es una compañía pensada para transformar el mundo, por eso quiero impactar a esta generación y a todas las futuras. Soy consciente de que todo se puede transformar o reemplazar por algo mejor”. Y sobre qué ta duro ha sido emprender, recordamos su respuesta: “Emprender no es el camino más fácil y no creo que sea para cualquiera. No lo digo desde lo que soy, sino desde los sacrificios que hay que hacer. ¿Cuántas personas estarían dispuestas a sacrificar la familia, la salud, su tiempo, el entretenimiento y los planes sociales? Emprender ha sido un proceso difícil, muchos ven cómo brillas, pocos ven lo que hay detrás para llegar a medio sacar la cabeza”.

Innpulsa reconoció emprendedores en 13 categorías. “En Emprendimiento Social, por su compromiso con la creación de valor para la sociedad y las comunidades que más lo necesitan, el reconocimiento fue otorgado a Andrés Felipe Briceño de la Fundación REDA. Por su parte, en la categoría de Emprendimiento de Alto Impacto, el galardón fue entregado a Manuela Sánchez de Laika, la plataforma de e-commerce de productos y servicios para mascotas, por su modelo de negocio disruptivo y de alto potencial de crecimiento. En Emprendimiento Femenino y Emprendimiento Juvenil fueron destacados Laura Velásquez, cofundadora de Arkangel AI y Mateo Bolívar Sierra de Contler porque, como líderes emprendedores, inspiran a mujeres y jóvenes a materializar sus ideas de negocio y soñar en grande. A nivel de compañías, en las categorías de Empresa Innovadora y Empresa Sostenible, el reconocimiento fue para Glasst y Agrobol, respectivamente. Agrobol porque su visión genera un impacto positivo en la sociedad, el medioambiente y su desarrollo económico. Con respecto a entidades y aliados del ecosistema, en la categoría diseñada para las Entidades de Educación, la Universidad Tecnológica del Chocó recibió el reconocimiento por su rol con la formación y consolidación de una mentalidad emprendedora y, en Educación para el futuro, The Biz Nation, por su papel clave en la formación y fortalecimiento de los futuros emprendedores del país. Por su parte, Finaktiva fue destacada en la categoría de Entidad de apoyo financiero, por el fortalecimiento de este sector y el nacimiento de más oportunidades de financiación”.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.