Publicidad

La marca que crea productos saludables para mejorar hábitos alimenticios

Su marca ya está en 1.500 puntos de venta a nivel nacional y ya cuentan con una tienda ofician en Amazon, Estados Unidos. Todos sus productos cuentan con aprobación de la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos) e Invima.

Tatiana Gómez Fuentes
30 de enero de 2024 - 04:00 p. m.
Víctor Hugo Uribe, Juan David Echeverri y Gabriel Uribe, los emprendedores detrás de Wake Up.
Víctor Hugo Uribe, Juan David Echeverri y Gabriel Uribe, los emprendedores detrás de Wake Up.
Foto: Cortesía Wake Up

“Somos una empresa familiar que nació en el 2013 produciendo y comercializando alimentos funcionales, nutritivos, prácticos y muy deliciosos. Todos los días trabajamos para despertar al mundo a través de la buena nutrición, basados en 4 pilares, nutrición, deporte, responsabilidad social y responsabilidad ambiental. Nuestras principales materias primas son el maní, los frutos secos y el cacao, y actualmente contamos con tres categorías principales de producto: esparcibles, chocolates y bebidas que esperamos seguir ampliando para aportar a las personas el mayor bienestar posible desde lo que amamos hacer.

La responsabilidad por el ser y la dedicación de nuestro equipo de trabajo son características innatas de nuestra empresa, convirtiéndonos en marca líder en cuanto a la alimentación saludable y funcional, abarcando un amplio mercado a nivel nacional y comenzando a expandirnos a nivel internacional, llegando a países como República Dominicana, Puerto Rico y Estados Unidos”, así se va leyendo en su página web la historia de Wake Up. En 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos hablamos con Juan David Echeverri, uno de los emprendedores detrás de esta idea de negocio y esto fue lo que nos contó:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

39 años, estudié Derecho.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Hace 10 años, mi idea era crear snacks altamente nutritivos y que supieran delicioso. Desarrollé inicialmente unos cupcakes sin azúcar con adición de proteína, cremas de maní y jugos verdes. Luego le di paso a aterrizar Up Nutricional Food, una empresa que está constituida legalmente como una sociedad desde octubre de 2013.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Lo primero fue encontrar a la socia ideal para que juntos lo lográramos, ella era una apasionada de la cocina y las recetas, y yo un apasionado de la nutrición y el deporte, así que tenía muy claro lo que buscaba un deportista a la hora de alimentarse.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Yo tenía otro trabajo, llevaba muchos años trabajando con campañas publicitarias y como imagen para muchas marcas. También tenía en esa época una cadena de gimnasios funcionales en Medellín. Todos los ingresos que generaba en mis otros trabajos los invertí en mi nuevo emprendimiento.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos logrando nuestro propósito como compañía que es “despertar al mundo a través de la alimentación”. Sabemos que ya es hora de que la gente despierte esa consciencia por una alimentación más saludable, nutritiva, con la cual puedan obtener mayor rendimiento para sus vidas, más energía, por ejemplo, una mejor armonía entre cuerpo y mente.

6. ¿Soy feliz?

Mucho.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Sí, pero no todavía. Somos conscientes de que puede ser un escenario para analizar a futuro.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Bastante duro, son muchos los retos a los que se enfrenta un emprendedor, desde la falta de credibilidad por parte de la misma familia que no logra entender uno por qué hace las cosas, hasta los típicos retos de capital financiero, capital humano, la parte legal en la industria de alimentos y sus permisos, entre otros. Es un aprendizaje muy bonito, que duele, pero que definitivamente te transforma en una mejor persona, en alguien más consciente, ese ha sido mi “despertar” o bueno, nuestro despertar. Somos tres socios, es una empresa familiar y los tres trabajamos y vivimos de nuestro proyecto.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Lo estamos cumpliendo, como todo sueño hay etapas y hemos logrado unas muy importantes, pero aún falta más porque nos visualizamos creciendo, impactando a más personas por todo el mundo y llevando la bandera de Colombia a muchos países.

Lea también: ¿No ve la plata? Aquí van cinco valiosos consejos financieros para emprendedores

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Seguir trabajando como cuando empezamos, pero ahora con mucha más responsabilidad, tenemos 35 empleados aproximadamente que significan 35 familias que dependen de nosotros. Tenemos un país que nos necesita para salir adelante, y tenemos muchos consumidores a los cuales debemos acompañar en ese despertar.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Por supuesto.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Pues hay que entender muy bien el contexto de donde viene esa inversión y para qué, normalmente, cuando nos visualizamos recibiendo una inversión de capital, siempre decimos que debe ser una inversión inteligente, porque no es solamente dinero lo que un proyecto necesita, entonces, además de recibir un capital es importante que ese nuevo capitalista nos pueda aportar otros conocimientos que sean valiosos para la empresa.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Volvería a hacerlo todo igual, y no porque todo nos haya funcionado, sino porque sin los errores no hubiéramos aprendido todo lo que sabemos hoy.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Mi inspira mi familia, mis socios, mi esposa y mi hijo, este último me inspira a ser mejor cada día.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

He “fracasado” muchas veces y con seguridad lo seguiré haciendo, pero eso es parte de la fórmula del éxito, confundir los errores y desaciertos como fracasos es un error en sí mismo, no me gusta ver el fracaso como lo contrario al éxito, ya que el fracaso hace parte de esto. Lo contrario al éxito sería quedarse quieto sin hacer ni intentar nada. Nunca he pensado en tirar la toalla, amo mucho lo que hago y creo mucho en él como para renunciar.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Estamos rodeados de buenos amigos emprendedores y empresarios, iniciativas de los entes públicos y privados también nos acompañan, es imposible hacerlo todo solo.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Claro que sí, ¿qué es más importante que la salud de las personas para trascender?

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Con la misma energía y pasión del primer día, con el propósito intacto y con muchas más personas y países impactados.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Un papel muy importante, son mi motor y mi bastón al mismo tiempo.

Puede interesarle: Los colombianos que construyeron una empresa financiera con tecnología local

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Por supuesto, si nosotros hemos podido, todos pueden. Ojalá seamos muchos emprendiendo y creando empresas porque así lograremos desarrollar más oportunidades para todos en sociedad. Un mejor país para todos debería ser el propósito común que nos una.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Un papel indispensable. Mi equipo son mis socios y son mis dos primos Víctor y Gabriel. Ellos se levantan día a día a soñar conmigo y a hacer realidad esos sueños, sin ellos con seguridad no hubiéramos logrado tantos objetivos, sería una empresa muy diferente. Nos complementamos muy bien los tres, cada uno tiene un rol muy específico dentro de la empresa y confiamos plenamente en la gestión que lleva a cabo cada uno.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

La buena actitud para lo bueno y para los retos, siempre veo el vaso medio lleno.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que las cosas buenas en la vida toman tiempo, que aún tengo muchas cosas por aprender, pero que definitivamente faltaba más cuando empezamos.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Octavio(cnp52)30 de enero de 2024 - 06:29 p. m.
No se les ve tan saludables como era de esperar
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar