27 Nov 2019 - 2:16 p. m.

Una página web para ayudar a causas sociales

Se llama ThanksToYou y permite hacer donaciones sin necesidad de aportar dinero. Jaime Andrade y Daniel Forero, sus fundadores, lo explican.

El Espectador

¿Qué es ThanksToYou?

Es la primera plataforma electrónica que le permite a cualquier persona financiar causas sociales sin necesidad de hacer donaciones en dinero, simplemente interactuando con contenido de la marca de patrocinadores; entonces, por cada interacción que hace el usuario con la marca nosotros cobramos una tarifa a la marca y entregamos el dinero a la causa que conmueve al usuario.

Un ejemplo para entender...

Por ejemplo, yo sigo a la Cruz Roja Colombiana, y ellos crean una campaña en ThanksToYou e invita a todos los que los seguimos en redes sociales a contribuir a esa causa. Yo ingreso, me uno a esa causa y en el momento en el que yo estoy ahí la plataforma me sugiere contenido de las marcas que están patrocinando esta causa, selecciono equis marca y veo un anuncio de quince segundos, por verlo estoy donando $140 a la causa de la Cruz Roja.

¿De dónde sale el dinero?

Del dinero que le cobramos, por ejemplo, a Chevrolet, esa marca paga porque alguien vea su anuncio, y lo enviamos a la Fundación.

¿Cómo están de usuarios, de clientes, de fundaciones?

Arrancamos en septiembre del año pasado y llevamos un año y dos meses más o menos. Ya tenemos más de 45.000 usuarios registrados en la plataforma, a través de las diferentes fundaciones ya tenemos acceso a unan audiencia de 1,6 millones de personas en todo Colombia y se han visto cerca de 500.000 contenidos de las diferentes marcas, un poco más de medio millón de contenidos y hemos entregado cerca de $50 millones a las fundaciones con las que trabajamos. Actualmente tenemos más de mil fundaciones registradas en la plataforma, de las cuales hemos creado veinte causas y las hemos completado en el último año.

¿Cómo funciona la parte de las fundaciones, cómo llegan a pedir ayuda?

Inicialmente tuvimos que ir a buscar a las fundaciones, porque nadie nos conocía, a medida que empezó a regarse el tema en el sector social nos empezaron a escribir muchas fundaciones de todo tipo para poder publicar causas en nuestra plataforma que, de paso les cuento, es gratuito para las fundaciones, y lo que hicimos fue crear un registro en donde ya hay unas mil fundaciones y ahora son ellas las que nos escriben para poder crear causas sociales. Por temas de presupuesto no podemos lanzar todas las campañas al tiempo, lo que hacemos es ir lanzando causas a medida que va entrando presupuesto.

¿Y cómo llegan los anunciantes?

Esa es una venta directa, nosotros contactamos a las diferentes marcas, les contamos sobre la plataforma, las ventajas que tiene para conectarse emocionalmente con sus seguidores y consumidores para mostrar ese lado humano, ese lado sostenible y de responsabilidad social. Entonces ellos nos contratan y corren campañas con nosotros.

Hablan de plataforma. ¿Esto es una web, es una “app”, qué es?

Es una webapp, decidimos no comenzar por aplicación porque queríamos que fuera un proceso fácil y sencillo, y poner a la gente a descargar aplicaciones crea una fricción innecesaria, sobre todo arrancando. Es una webapp y se puede acceder desde cualquier dispositivo.

¿A qué nicho están llegando?

Según las estadísticas que tenemos, ocho de cada diez personas están interesadas en conectarse y ayudar con una causa social, de esas solo una tiene la posibilidad de contribuir con dinero por medio de una tarjeta de crédito, hay siete personas que se quedan por fuera porque no tienen el medio para poder contribuir. Hay un perfil demográfico que tiene más interés en estos temas porque tienen más acceso a la tecnología. El 80 % de nuestro tráfico son personas entre 18 y 34 años, con mayoría de mujeres en un 67 %, hombres 30 % y un 3 % indefinido.

Las marcas, cuando corren contenido con nosotros, pueden seleccionar el público al que quieren llegar, digamos que su contenido no se le muestra a todo el mundo, sino que con nuestra plataforma pueden hacer una segmentación muy precisa: por rangos de edad, por localización, por la marca y modelo del dispositivo que usa el usuario. Ahora, hay un tema que les gusta mucho a las marcas: sobre esa capa de data tradicional tenemos una segunda capa que nosotros llamamos data emocional; esa es la que les puede indicar a las marcas qué es lo que conmueve a los consumidores y esta data nadie más la tiene. Google sabe todo sobre ti, pero nosotros conocemos de primera mano qué es lo que conmueve y lo que toca, y eso es muy importante para las marcas al momento de conectarse emocionalmente con su audiencia.

¿Y eso cómo lo han logrado?

Cada vez que los usuarios ingresan a la plataforma interactúan con las diferentes causas, también con las marcas, comparten información, y nosotros la vamos guardando para poder perfilar a nuestros usuarios y conocer exactamente lo que los conmueve, además de la data geográfica, demográfica, etc.

¿Quiénes son ustedes: Jaime Andrade y Daniel Forero?

Nos conocimos en la universidad, yo estudiaba ingeniería electrónica y él, sistemas, y nos volvimos a reunir hace como dos años para un proyecto. Encontramos que este tema nos interesaba a los dos y comenzamos a trabajar. Él es de los Andes, tiene una maestría en desarrollo de software y lleva toda la vida trabajando en programación y desarrollo de software. Yo tengo estudios en administración de empresas y doce años de experiencia en temas de marketing y publicidad digital.

¿Y el negocio sí está dando? Porque el emprendimiento social tiene ese reto. ¿Cómo lo manejan?

Por cada interacción les cobramos una tarifa de $175 a las marcas, de eso $140 van para las fundaciones, eso equivale más o menos al 80 %. Lo que ha pasado y nos tiene motivados es que siempre que hablamos de temas sociales se piensa que no se puede ser rentable, pero en nuestro caso, desde el primer día que iniciamos operaciones, hemos sido autosostenibles. De hecho hasta el momento no hemos ido a buscar inversionistas externos, todo lo hemos hecho con lo que genera la plataforma. Conectamos tres puntos: usuarios, fundaciones y marcas. Cada uno recibe un beneficio y da algo a cambio. Es un modelo interesante y completamente autosostenible. Y somos una empresa con ánimo de lucro.

Cuando lanzamos teníamos una hipótesis: la gente estaría dispuesta a ver contenidos voluntariamente si ellos los podían seleccionar siempre y cuando hubiera una causa social. Con eso nuestra primera meta era llegar a los mil usuarios y se veía algo muy lejano, a los tres días lo habíamos superado. Eso nos ayudó a comprobar que hay mucha gente dispuesta a este tipo de interacciones para contribuir a las causas sociales que los mueven.

¿Hay más gente trabajando con ustedes?

Somos complementarios, porque yo estoy en mercadeo, ventas y desarrollo del negocio, y Daniel hace todo el desarrollo y soporte técnico. Hay dos personas más que nos ayudan en diseño e interfaz< de usuario y una que nos ayuda en comunicación.

¿Cuál es el siguiente paso? ¿Otros países?

Nuestros planes eran utilizar el primer año para consolidar nuestra plataforma, probar el modelo de negocio, y la expansión debe hacerse de la manera más eficiente. El primer año permite probar, entonces las perspectivas están en el próximo año comenzar operaciones en México, porque es el mercado publicitario más importante de la región. Muchas de las campañas transversales de todo Latinoamérica se corren desde México.

¿Cómo focalizar las causas sociales a las que les quieren apuntar?

Tenemos un interés y es permitir a las personas conectarse con las causas que a ellos los conmueven, entonces tenemos variedad de temas porque sabemos que la gente tiene sensibilidades muy diferentes. Entonces nos interesa concentrarnos en algunos temas que se resumen en doce categorías: medio ambiente, animales, niñez, salud y empoderamiento femenino, entre otras. El objetivo es que la persona encuentre siempre una causa que lo conmueva y con la que se quiera conectar.

Comparte: