1 Oct 2021 - 7:42 p. m.

Exportaciones de ropa interior femenina y otras noticias de moda de la semana

Las expectativas de negocios que dejó la realización de la feria Ibagué Negocios & Moda y la celebración de los 100 años de la revista Vogue París también hicieron parte de la agenda noticiosa de la industria.
Desde 2018, Leonisa ingresó a China y comenzó a promocionar y vender fajas colombianas y, año tras año, la marca se ha vuelto cada vez más reconocida y popular.
Desde 2018, Leonisa ingresó a China y comenzó a promocionar y vender fajas colombianas y, año tras año, la marca se ha vuelto cada vez más reconocida y popular.
Foto: Cortesía

Aumento en las exportaciones de ropa interior femenina

En los siete primeros meses del 2021, las exportaciones de moda de Colombia registraron US$521 millones, con un crecimiento de 53 %, según cifras del Dane con análisis de Procolombia. Las ventas en el exterior de ropa interior femenina contribuyeron al total general exportado, al aportar US$35 millones y crecer 84% frente al mismo periodo de 2020. Los principales compradores fueron Estados Unidos, Perú, Ecuador, Costa Rica, Chile y México.

De acuerdo con Procolombia, el reconocimiento mundial de Suramérica y Colombia como grandes proveedores de lencería y ropa interior, la escasez de producto en algunas regiones del mundo, fueron algunas de las razones por las cuales estas prendas para mujeres tuvieran un gran auge en los últimos meses.

Lea también: Leonisa, la marca colombiana de fajas, tuvo una pasarela en China Fashion Week

Antioquia, Bogotá, Valle del Cauca, Risaralda, Cundinamarca, Santander, Caldas, Atlántico y Tolima, lideraron esas exportaciones de ropa interior femenina.

Flavia Santoro, presidenta de Procolombia aseguró que “seguiremos acompañando a las empresas para que sigan conquistando mercados internacionales. En Expo Dubái, tendremos una semana de la moda en nuestro pabellón y se llevará a cabo la Macrorrueda Colombia en Dubái, en donde esperamos una gran participación de las compañías de moda del país para que tengan citas de negocios efectivas con compradores de Europa y Asia”.

Según un estudio de la entidad, Colombia tiene oferta de marcas de alto valor agregado de ropa interior femenina con propuestas innovadoras para varios segmentos con oportunidades de exportaciones a Alemania, Australia, Canadá, Caribe, Chile, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, India, Países Bajos, Reino Unido, República Dominicana, entre otros.

Más de 220 compradores participaron en Ibagué Negocios & Moda

En la rueda de negocios de la feria, que realizó su edición número 12, inicialmente se había proyectado la participación de 150 compradores, pero fueron 223 los inscritos: 43 de Ibagué, 174 de otras ciudades de Colombia, uno de Puerto Rico y cinco de México.

Lea otras noticias económicas de hoy aquí.

Entre estos compradores especializados y los 250 oferentes, se llevaron a cabo 380 citas programadas por la plataforma para clientes como Totto, Dupree, Lebon, Fuera de Serie, Línea Directa, y Colors, mientras que 397 citas presenciales se cumplieron con empresarios de las entidades como la Cámara de Comercio Girardot - La Mesa, Cámara de Comercio La Dorada, Creajeans Medellín, Arturo Calle, Studio F, GanaGana, Mercacentro y Éxito Industrias S.A.S.

En total, se realizaron 777 citas, se proyectan negocios por más de $11.616 millones y se tiene planeado que se ejecuten durante los próximos seis meses, explicaron los organizadores.

Vogue París celebra 100 años con una exposición

La revista Vogue París ya es centenaria y la capital de la moda le dedica una exposición con un año de retraso a causa del coronavirus, un homenaje que revela los entresijos de su compleja relación con su hermana mayor estadounidense.

Vogue París fue lanzada en 1920 por Condé Nast, el magnate neoyorquino que en las décadas siguientes daría su nombre a todo un emporio de los medios de comunicación, con títulos como New Yorker o Vanity Fair.

Lea también: Caso Coltejer: ¿qué dice del estado de la industria nacional?

Pero al principio, la revista en su edición francesa no era sino un apéndice modesto de la firma matriz, Vogue a secas, la guía imprescindible para las mujeres de la alta burguesía estadounidense desde 1909.

“A principio era realmente lo que se denominaría traducción del Vogue estadounidense”, explica a periodistas Sylvie Lécallier, la comisaria de la exposición que se abre el sábado en el Palais Galliera de París, recién remodelado.

Pero Francia tenía su propia élite y París se sentía, con sus propios argumentos, la capital cultural del mundo. La dirección de la revista acepta de buen grado el dinero y las técnicas de impresión modernas del otro lado del Atlántico.

Pero en cuanto se habla de moda y arte, la intelectualidad parisina tiene sus propios criterios.

“En 1929 surge la idea de autonomizarse, de dotarse de una identidad verdaderamente parisina”, explica Lécallier.

Es la época de las vanguardias artísticas, de Coco Chanel, del fotógrafo Man Ray y de toda una bohemia parisina “completamente opuesta a la oficina neoyorquina”, añade.

Comienza el despegue de la revista francesa y una historia compleja e intrigante, entre un poderío económico estadounidense cada vez más orgulloso y un medio artístico, el de la capital francesa, cada vez más arriesgado e independiente.

Vogue marca el paso en el mundo de la moda en Nueva York, en Londres (donde apareció en 1916) y en París. Incluso nace una efímera versión cubana, Vogue Havana, entre 1918 y 1923.

Pero es entre Nueva York y París que se libra el pulso. Y la correspondencia, exhibida por primera vez al gran público en París, no esconde las pequeñas rencillas.

Son “cartas, memorandos que cuentan esas divergencias sobre la forma de crear la revista, pero que al mismo tiempo son muy estimulantes para todo el mundo”, indica la comisaria de la exposición.

Al frente de Vogue USA está una mujer de genio decidido y gustos victorianos, Edna Woolman Chase.

Su tono es acerbo. “‘Lo que hacen ustedes no está bien, no se entiende nada. En las fotos en exterior no se distingue nada”, explica con humor la comisaria Lécallier, resumiendo las batallas de estilo.

“Toda la historia de Vogue, a lo largo de 100 años, es de idas y vueltas, de formas de ganar autonomía, para después volver al girón del grupo Condé Nast neoyorquino”, añade.

“No es conflictivo”, asegura Lécallier. Del lado estadounidense, un espíritu práctico y comercial. Del lado parisino, la rebeldía y la fantasía. Pero una pasión compartida: la moda.

“París como lugar de experimentación, para intentar hallar nuevos fotógrafos. Porque en Nueva York no hay. Les hacen falta nuevos talentos, y en los años 30, es París donde se mueven las cosas”, apunta la comisaria.

Los sucesivos jefes de redacción franceses, como Michel de Brunhoff y Edmonde Charles-Roux, tendrán que “lidiar” con Woolman Chase hasta 1954, año en que la dama se retira.

No todo fueron peleas. Fue Vogue en Estados Unidos la que apoyó a la revista francesa cuando se produjo la ocupación alemana de París, en 1940.

Durante cinco años, Vogue París no fue publicada por negativa de las autoridades nazis. Lo que salvó a la revista de la humillación colaboracionista que afectó a otras publicaciones.

Luego volvió la tensión, entre una dirección decidida a defender los valores de la alta costura francesa, frente al “prêt-à-porter” versión estadounidense.

Es una tensión continua, que hasta el día de hoy no ha terminado. Vogue en la actualidad está bajo las riendas de otra leyenda de la moda, la británicoestadounidense Anna Wintour, también de férrea reputación.

Pero esas discusiones estilísticas han traído sus frutos durante décadas, al punto que Vogue ha dictado para muchos observadores el rumbo de la moda en todo el planeta.

Recibe alertas desde Google News