En 2018, economía colombiana crecería 2,7 %

El Banco de la República aumentó su proyección del comportamiento del Producto Interno Bruto.

/ El Espectador

El Banco de la República mantuvo su proyección de crecimiento de la economía colombiana en cerca de 1,6 % para 2017, un nivel relativamente, pero mayor al registrado en la primera mitad del año. Lo anterior se explicaría a partir de una “demanda externa más dinámica, de un buen comportamiento del consumo público y un crecimiento importante de las obras civiles”, dice el Banco, según las minutas de la última reunión de su junta directiva.

Añade que, en efecto, se puede decir que la desaceleración de la economía nacional habría tocado fondo en el primer semestre de este año. Es decir, ya pasó lo peor. Para el tercer trimestre los indicadores "sugieren una aceleración del ritmo de crecimiento del PIB, impulsado principalmente por la inversión y en menor medida por el consumo público, y por una base de comparación baja en el mismo periodo del año pasado”.

En cuanto al comportamiento del 2018, en las más recientes minutas del Emisor se puede evidenciar que el equipo técnico de la entidad incrementó el cálculo de 2,4 % a 2,7 %, en un rango entre 1,5 % y 3,5 %. El Banco afirma que “el próximo año la economía colombiana recibiría un impulso adicional generado por una mayor demanda externa”.

Asimismo, cuenta con que el precio del petróleo se mantendrá en los niveles actuales, “lo que continuaría impulsando la recuperación de los términos de intercambio de Colombia en lo que resta del año”. Es una tendencia que se mantendría para el 2018.

Sobre las expectativas de inflación para este diciembre, el banco central espera que finalice en cerca de 4 %, y que disminuya en el primer trimestre del siguiente año, “en parte como consecuencia de la reversión de los choques transitorios que la han alejado de la meta. Esto en un entorno de actividad económica que se recuperaría pero que mantendría excesos de capacidad instalada”. Más aun, el Banco habló de una alta probabilidad de que en 2018 la inflación llegue a la meta de 3 %.

En su informe, el Emisor también se refirió a la posibilidad de que el financiamiento externo sea más apretado en 2018, pues “en los últimos meses han aumentado las expectativas de una política monetaria menos expansiva en las economías desarrolladas”, y por tanto los flujos de capital hacia economías emergentes se ralentizaría. “Se supone -además- un incremento de tasas por parte de la FED en diciembre de 2017 y dos incrementos para el próximo año”.

“Las proyecciones sugieren que el déficit externo del país debería continuar corrigiéndose en lo que resta del año, como consecuencia de una mejor dinámica de las exportaciones de bienes y el buen comportamiento de las transferencias corrientes. Así, se estima un déficit en la cuenta corriente cercano al 3,7 % del PIB en 2017. Para el próximo año se proyecta un déficit corriente en torno a 3,6 % del PIB, nivel que aún es superior al promedio histórico del país”, se lee en las minutas.

Acerca del endeudamiento del país, dice el Banco, desde marzo se puede ver un crecimiento nominal relativamente estable, cercano al 6 %. “El crédito dirigido a los hogares continúa desacelerándose aunque mantiene aumentos que superan la inflación y el aumento del PIB nominal. El endeudamiento comercial crece a una tasa baja, cercana a la inflación. Las tasas de interés de créditos comerciales (con excepción de la de construcción) han registrado caídas superiores a la de la tasa de política. La transmisión hacia las tasas de interés de los préstamos dirigidos a los hogares ha sido menor”.

 

 

últimas noticias