9 Oct 2019 - 2:53 a. m.

“Estas apps no son viables con vinculación laboral”

Rappi define su modelo como un generador de ingresos para personas que trabajan como independientes. Su director de asuntos públicos cuenta que, entre otras cosas, buscan fortalecer la cobertura de riesgos.

El Espectador

Juan Sebastián Rozo, director de asuntos públicos de Rappi. / Óscar Güesguán
Juan Sebastián Rozo, director de asuntos públicos de Rappi. / Óscar Güesguán

Juan Sebastián Rozo, exministro TIC, hoy se desempeña como director de asuntos públicos de Rappi. En entrevista con este diario dio algunas luces sobre los caminos que la empresa ve viables para la seguridad social de los repartidores, en el marco de la reforma laboral que se está preparando. Eso sí, advirtió que no es posible una vinculación empleador-empleado, debido a que los rappitenderos pueden conectarse y desconectarse cuando quieran. Es un argumento similar al dado por otras plataformas, como Uber, que sostiene no ser una empresa de transporte, sino un mediador entre la oferta y la demanda, sin que haya un horario u otras obligaciones que cumplir.

Una encuesta hecha por la Universidad del Rosario dio que el 57 % de los repartidores de esta aplicación son venezolanos. Frente a las acusaciones de que Rappi “se aprovecha” de la situación de vulnerabilidad de esta población, Rozo dijo que “no hay discriminación de ninguna naturaleza, se paga lo mismo en las mismas condiciones. Los extranjeros deben certificar y aportar su cédula de extranjería y su permiso de trabajo”. Cree, además, que la plataforma es “parte de una solución al problema migratorio”, debido a que “un grupo de esa población (migrante desde Venezuela) ha encontrado (en Rappi) una salida a una situación muy compleja, para generar productividad y sostenibilidad”.

Comparte: