Publicidad
14 Apr 2016 - 10:32 p. m.

Exxon se opone a nueva norma para perforación petrolera offshore

Se espera que la administración Obama emita las nuevas regulaciones completas este jueves.

Bloomberg News

Una nueva regulación petrolera se producirá en medio de la peor caída del petróleo en una generación. / Bloomberg News
Una nueva regulación petrolera se producirá en medio de la peor caída del petróleo en una generación. / Bloomberg News

Los mayores exploradores petroleros del mundo están luchando contra un plan estadounidense destinado a reforzar las normas para la perforación en aguas profundas que, según Exxon Mobil Corp., costará US$25.000 millones a lo largo de 10 años y hará que numerosos hallazgos offshore se vuelvan inútiles.

Se espera que la administración Obama emita las nuevas regulaciones completas este jueves, dijo una persona al tanto de la decisión, como parte de un esfuerzo por reducir el número de explosiones de pozos después del estallido a bordo de la plataforma Deepwater Horizon en 2010. El gobierno ha estimado los costos de la normativa en menos de US$1.000 millones.

Estos cambios se producirían en medio de la peor caída del petróleo en una generación. ConocoPhillips y Chevron Corp. ya abandonaron algunas prospecciones en el Golfo porque no serían rentables a los precios actuales. De sancionarse las propuestas, los desembolsos en exploración en el Golfo caerán un 70 por ciento en las próximas dos décadas, eliminando hasta 190.000 empleos, según la firma consultora Wood Mackenzie Ltd.

El Golfo de México ya sufre una regresión profunda como consecuencia de los precios más bajos del petróleo”, dijo Robin Shoemaker, analista del sector en Keybanc Capital Markets Inc. “Las compañías petroleras y los proveedores de servicios están tratando de pensar nuevas formas de reducir los costos o sea que la idea de que pueden absorber más gastos –no está en sus cálculos”.

Las regulaciones, propuestas por primera vez el año pasado, se encuentran en su etapa final de revisión por parte de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca. La propuesta limita los líquidos bombeados en los pozos, requiere dispositivos de seguridad redundantes y estipula un monitoreo continuo desde la costa. Son necesarias porque las explosiones de pozos han continuado prácticamente en el mismo nivel que antes de la explosión en el pozo Macondo de BP Plc en 2010 que dejó un saldo de 11 muertos y derramó millones de galones de crudo, dice el gobierno.

Grupos ambientalistas dicen que las nuevas normas no tienen alcance suficiente para salvaguardar la vida marina y las personas que dependen de ésta para su sustento. Friends of the Earth ha exigido al gobierno suspender todas las subastas de concesiones de perforación offshore.

La perforación offshore segura no existe”, dijo Marissa Knodel, defensora del clima en el grupo con sede en Washington. “Normas más estrictas no mitigarán los costos humanos y ambientales de permitir que se perfore más”.

Deficiencias gubernamentales

En una reunión a puertas cerradas el mes pasado, BP, el perforador más grande en los Estados Unidos, dijo que el gobierno subestimaba el tiempo y la complejidad necesarios para implementar las normas, que pasaba por alto la reducción en la producción y las reservas varadas que implicaban, y que agregaba operaciones innecesarias susceptibles de elevar los riesgos en vez de disminuirlos. Estos comentarios aparecieron en diapositivas que Exxon presentó en la reunión y fueron subidas a un sitio Web del gobierno.

El desastre de Deepwater Horizon ocupa un lugar preponderante en los intentos federales de endurecer los requisitos. La explosión en el pozo de US$153 millones hundió un barco de perforación de US$365 millones, paralizó la región del Golfo durante meses y costó a BP más de US$40.000 millones en penalidades, indemnizaciones y costos de restauración.

En la reunión a puertas cerradas de Exxon con funcionarios de la Casa Blanca y el Departamento del Interior el 7 de marzo, Exxon subrayó su afirmación de que las normas costarán US$25.000 millones y sostuvo que elevarían el peligro de una explosión arrebatando la toma de decisiones a ingenieros in situ con décadas de experiencia.

Recibe alertas desde Google News

Temas relacionados

Petróleo