Fábricas de productividad es un modelo de atención empresarial referente en América Latina

Noticias destacadas de Economía

Así lo afirmó un estudio realizado por Fedesarrollo que analizó el impacto de Fábricas de Productividad en 1.035 empresas y señaló que la consistencia del programa dependerá de la manera en que se le asignen recursos de financiación y se pueda lograr una estructura financiera sostenible.

El programa Fábricas de productividad es un modelo de atención empresarial referente en América Latina, dice el estudio que realizó Fedesarrollo. El proyecto es liderado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Colombia Productiva, en alianza con las cámaras de comercio y es una de las 20 metas transformacionales del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 y también fue incluido en el Conpes de reactivación.

Fábricas de productividad ha atendido a más de 2.650 empresas y para 2021 se espera atender a 1.325 más, mejorando sus indicadores en al menos 8 %. Esta capacidad de atención al año es superior a otros países como Chile o Marruecos. Según Fedesarrollo, el proyecto muestra resultados en un nivel muy alto, con un promedio de incremento del 32,8 % en los indicadores asociados a productividad para las 1.035 intervenciones estudiadas, casi cinco veces por encima de las metas establecidas.

El estudio de Fedesarrollo analizó el impacto de Fábricas de Productividad en 1.035 empresas, en su mayoría pequeñas y medianas. Las empresas recibieron intervención en alguna de las nueve líneas de servicios que ofrece el programa: productividad operacional, productividad laboral, gestión comercial, transformación digital, desarrollo y sofisticación de productos o servicios, gestión de calidad, logística, sostenibilidad ambiental y eficiencia energética.

“Con este programa el Gobierno recoge esfuerzos anteriores y los potencializa con Fábricas de productividad. Muestra resultados extraordinarios y muy importantes: apunta a mejorar la calidad de la gerencia, que es esencial para cerrar brechas en el uso de tecnología y en la capacidad de aumentar la productividad. Este programa ataca directamente al corazón de los problemas de productividad”, afirmó Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, mediante la entrega de los resultados.

Comparado con países con economías similares en América Latina, según Mincomercio, Fábricas de Productividad es el programa que ha alcanzado el mayor número de atenciones anuales, por ejemplo, duplicando el alcance del programa de Corfo en Chile, que atiende, en promedio, 667 empresas cada año.

El estudio encontró indicadores de alto desempeño en las empresas, como en la línea de productividad laboral que “los indicadores aumentaron en promedio en un 99 %. Las intervenciones en productividad laboral duplicaron los valores de valor por empleado o de piezas por empleado, o de ventas por empleado. En eficiencia energética se lograron aumentos del 26 % en la cantidad de energía ahorrada en las empresas que escogieron esta línea. En productividad operacional se lograron reducciones en 30% en los tiempos de ciclo productivo o en los tiempos muertos en las empresas”.

Según Fedesarrollo, el modelo de extensionismo tecnológico, que consiste en llevar la asistencia técnica al interior de las empresas mediante la realización de un diagnóstico a partir del cual se genera un plan de mejora para elevar su productividad, es uno de los factores de éxito del proyecto.

“Ese aval de Fedesarrollo al programa Fábricas de Productividad es un reconocimiento a un esfuerzo colectivo que nos ha permitido llegar al corazón de las compañías a lo largo y ancho del país. La actual coyuntura, nos ha llevado a redoblar esfuerzos para trabajar de la mano con las cámaras de comercio y los empresarios en procesos, habilidades gerenciales, acceso a mercados y en general en todos los factores internos que son fundamentales para el dinamismo del sector productivo”, dijo José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo.

La evaluación de Fedesarrollo también plantea una serie de recomendaciones para mejorar el alcance del programa. “La consistencia del programa dependerá de la manera en que se le asignen recursos de financiación y se pueda lograr una estructura financiera sostenible”, señaló Fedesarrollo.

Comparte en redes: