La apuesta de una empresa colombiana para aliviar los problemas de movilidad

Pensando en reducir los tiempos, estrés y contaminación que generan los trancones en la ciudad, este startup logró desarrollar un servicio tecnológico que promete mejorar la experiencia de transporte en sus usuarios.

Cortesía MUVO

Según la firma especializada Inrix, Bogotá está en el ranking de las 10 ciudades del mundo con más embotellamientos, mejor conocidos en el país como ‘trancones’ o ‘tacos’. Lo anterior implica que el tiempo que le toma a una persona movilizarse diariamente se cuente en horas, tiempo que para Muvo, empresa colombiana de transporte, se puede reducir si tan solo se cambia el bus o el carro por la bicicleta.

Lea también: Bogotá, entre las 10 ciudades con más trancones en el mundo

“La gente en Bogotá, en promedio, pierde 22 días al año al transportarse. Estamos acostumbrados a convivir con el tráfico y no debería ser así”, afirma Daniel Otero, CEO de Muvo, quien asegura que parte de ese problema se debe a que en la ciudad no hay alternativas como un metro, cosa que obliga a los bogotanos hacer uso del carro y bus, principalmente.

Le puede interesar: Así será el “alto y esbelto” metro del alcalde Peñalosa

Para el empresario, este escenario implica un impacto negativo en la calidad de vida de las personas, puesto que significa menos tiempo para descansar o compartir con la familia, más contaminación y niveles de estrés. No obstante, como emprendedor, cree tener una solución a este panorama: alquilar bicicletas eléctricas.

Una investigación de mercado, en la que encuestaron a cerca de 1.500 personas, les confirmó su teoría, en un 58%, de que la gente cree que la bicicleta es el medio de transporte más rápido en la ciudad. No obstante, la misma pesquisa les dejó ver que solo el 6% de los consultados la utiliza en su cotidianidad.

Esto los llevó a cuestionarse por qué si la gente le tiene tanta fe a la bicicleta no la utiliza para ir de la casa al trabajo. Las respuestas que encontraron los llevó a perfeccionar su idea de negocio.

El primer factor Otero lo atribuye a la cultura que tiene el colombiano de siempre estar bien presentado. Utilizar la bicicleta genera sudor, razón por la que muchos la descalifican como una candidata para movilizarse. Segundo, el clima en la ciudad es impredecible, puede que amanezca siendo un día despejado, pero en la tarde las cosas se compliquen, situación que expone a los ‘biciusuarios’ a llegar a sus destinos mojados. Por último, está el componente seguridad, elemento que genera que muchos no utilicen el ‘caballito de acero’ por temor a ser robados.  

Estos tres componentes le permitieron al grupo fundador de Muvo plantear soluciones, es así como, por ejemplo, decidieron optar por las bicicletas eléctricas para aliviar el inconveniente del sudor.  No obstante, queda faltando resolver los inconvenientes del clima e inseguridad.

Otra empresa colombiana que le apuesta al uso de la bicicleta: La chaqueta colombiana que busca, con innovación, emerger de la crisis textilera

Otero explica que la ventaja de su servicio es que, al estar las bicicletas en un parqueadero privado, las personas pueden acceder a ellas cuando consideren que las condiciones son idóneas y, como la mayoría de los trayectos suelen ser de media hora, las probabilidades de mojarse son reducidas.

Por otro lado, el tema de la inseguridad se soluciona ya que cuando estos vehículos son entregados el usuario se desentiende de cualquier responsabilidad de robo y, si eventualmente el hurto se presenta en medio del camino, las bicicletas están aseguradas, por lo que el cliente no resultará perjudicado.

Estas combinaciones han generado que incluso usuarios de Muvo, que tienen bicicletas eléctricas en sus casas, opten por acceder a este servicio por los beneficios que ofrecen estos factores.

Sin embargo, como toda empresa emergente, aún le quedan asuntos para perfeccionar su servicio, tal es el caso de la ampliación de cobertura, puesto que en la actualidad tienen presencia desde la calle 72 hasta la 116 con 15, en Bogotá.

 

Así funciona Muvo

 

En primer lugar, el usuario deberá descargar en su teléfono celular la aplicación de la empresa, luego de registrarse le aparecerá un mapa con los puntos en la ciudad donde puede acceder a uno de estos vehículos.  

Al llegar a la estación de parqueo debe presionar el botón ‘Alquilar’ y apuntar la cámara del celular al código QR que tiene el candado de la bicicleta, esto hará que el dispositivo de seguridad se desactive y comience a marchar el reloj. Una vez el cliente termine su trayecto y deje nuevamente asegurado el vehículo, la app le dirá cuánto tiempo transcurrió, el número de calorías quemó, los kilómetros que recorrió, la cantidad de CO2 que evitó y, lógicamente, el precio por pagar, que se calcula en $3.000 cada media hora de uso.

Por el momento la empresa solo recibe tarjetas de crédito, no obstante, están trabajando para recibir pagos en efectivo y débito.

 

Las cifras de este negocio

 

En ocho meses de haber arrancado su operación, y con un apoyo inversionista de US$300.000, Muvo ha logrado alcanzar una cifra de 6.000 usuarios con una tasa de crecimiento que supera el 150% cada mes.

Hasta la fecha, gracias a su alianza con City Parking, dispone de 10 estaciones y una flota de 50 bicicletas. No obstante, su meta a corto plazo es para el mes de julio consolidar los 25 puestos de parqueo y 200 vehículos.

El sueño de este empresario, junto con su equipo fundador, es poder crecer en Bogotá ampliando su cobertura antes de que finalice este año desde la Universidad Javeriana hasta el sector de Cedritos, y llegando a otras ciudades como Medellín, Cali y Bucaramanga.