La crisis va “a cambiar profundamente” nuestras economías, según Christine Lagarde

Noticias destacadas de Economía

La presidenta del Banco Central Europeo también mencionó que el teletrabajo va a transformar el modo de funcionamiento de los trabajadores y acelerará la digitalización, en los servicios o la automatización en las industrias.

La crisis económica que ha generado la pandemia de covid-19 va a “cambiar profundamente” la economía mundial hacia la ecología, la digitalización y la automatización y Europa está en “excelente posición” para subirse al nuevo tren, dijo Christine Lagarde, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE).

Esta crisis “va a ser una aceleración de la transformación que ya estaba latente en nuestras economías”, vaticinó la presidenta del Banco Central Europeo, quien participó, por videoconferencia, en los encuentros económicos de Aix-en-Seine en París.

"Lo que acabamos de vivir -en la fabricación, trabajo, comercio- va a acelerar las transformaciones y probablemente va a provocar una evolución hacia un modo de vida más sostenible y ecológico", sostuvo.

Lagarde mencionó que el teletrabajo va a “transformar el modo de funcionamiento del conjunto de los trabajadores”, al menos en los países desarrollados, y la “aceleración de la digitalización, en los servicios o la automatización en las industrias”.

“Se estima que la crisis debería provocar una contracción de las cadenas de suministro del 35 % y el aumento de la robotización en la industria del 70 al 75 %”, predijo.

De hecho, durante el confinamiento que ha afectado al mismo tiempo a casi toda la población del planeta, el comercio en línea creció con fuerza.

Esta evolución debería seguir acelerándose en el futuro "en detrimento del comercio más tradicional", agregó.

Ante esta transformación, "Europa está en una excelente posición para subirse a esta transición en marcha", consideró. El continente "alberga a los sectores más grandes de economía circular y de innovación ecológica del mundo", dijo Lagarde, antes de agregar que el euro es la primera moneda para emisión de deuda verde.

No obstante, considera que no “es suficiente” y que habrá que poner en marcha un “marco de política económica que permita movilizar la financiación” necesaria.

Comparte en redes: