La inversión en investigación y desarrollo es baja

La OCDE, preocupada por rezago de la economía colombiana

La inversión en investigación y desarrollo de Colombia se sitúa en un 0,25 % del PIB, cifra 15 veces inferior al promedio de la OCDE, dice informe.

La economía colombiana no marcha al ritmo de la de otros países de la región. / Getty Images

La economía colombiana presenta carencias estructurales que dificultan los avances hacia el futuro y sigue siendo muy dependiente de los recursos naturales, dice la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en su primer examen del país luego de ser aceptada como miembro de ese exclusivo club.

Tras este llamado de atención de la organización económica, los analistas consideran que el país debe invertir cerca del 1 % del PIB para iniciar un recorte de la distancia en materia de productividad y desarrollo con países de la región como Brasil. “Pese a los avances registrados durante los últimos veinte años, la economía de Colombia sigue presentando carencias estructurales que dificultan los avances de cara al futuro”, dice la OCDE en el documento sobre la Revisión de la Política de Transformación Productiva de Colombia.

Destaca el estudio que “la marcha de Colombia hacia la prosperidad requiere transformar la economía a través de un enfoque de política renovado que priorice una base de conocimientos ampliada, desbloquee el potencial regional y acelere las tecnologías digitales”.

El gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, considera que “necesitamos crecer más, pero eso no se logra con tasas de interés (ni) con políticas de demanda, sino con reformas de largo aliento. Vamos a crecer del 3,0 % al 3,5 %, son buenas noticias para el país”.

Preocupa que la OCDE advierta que el sector manufacturero pierda importancia y competitividad, teniendo en cuenta que es el renglón de la economía donde se genera el mayor empleo formal. Para avanzar hacia el desarrollo económico, el país requiere atacar la alta informalidad laboral y, en este sentido, el Gobierno explora la posibilidad de acometer una reforma laboral.

El codirector del Banco de la República, José Antonio Ocampo, sostiene que el país requiere aumentar fuertemente las exportaciones no mineras ni petroleras. La OCDE alerta que “la economía de Colombia continúa dependiendo de los recursos naturales y cada vez lo hace en mayor medida” y recuerda que, hace dos años, la producción primaria y la minería representaron un 80 % de las exportaciones, un 10 % más que en 1991.

País minerodependiente

Cada vez se hace más urgente que el país dependa menos de las exportaciones mineras y se vuelque en mayor medida a las ventas externas de productos agrícolas y de otros sectores productivos. “El país está buscando abrir oportunidades al enfrentar los desafíos estructurales, beneficiarse aún más del comercio y la inversión, y aumentar la productividad”, dice el informe de la OCDE.

Señala el estudio que la productividad no ha aumentado para que el país “alcance el nivel de otras economías más avanzadas”. El viceministro de Desarrollo Empresarial, Saúl Pineda, admite que “tenemos que aumentar la productividad”.

El funcionario considera que frente a los retos que plantea la OCDE, “el Gobierno avanza en los siguientes frentes, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo ‘Pacto por Colombia, pacto por la equidad’: primero, reducir la informalidad del país, la cual a largo plazo es un gran obstáculo a la productividad; segundo, trabajar con fábricas de productividad para mover la aguja de la eficiencia empresarial y, tercero, haremos de las 112 zonas francas nodos de desarrollo productivo que integren las regiones del país a cadenas globales de valor”.

Sin embargo, la OCDE destaca algunos logros del país en materia económica. Sostiene que luego del conflicto armado y con el Acuerdo de Paz de 2016, “Colombia ha vuelto por sus fueros”. Recuerda que entre “entre 2000 y 2017, se duplicó el PIB per cápita y la economía creció a un ritmo anual promedio del 4,3 %, el doble de la tasa de crecimiento de América Latina. El índice de pobreza descendió del 50 % al 28 % durante ese mismo período”.

Destaca que en 2017 la entrada de inversión extranjera directa alcanzó un 59 % del PIB, “lo que la sitúa entre las máximas de la región de América Latina y el Caribe, por encima del promedio de la OCDE, en el 48 %”.

Pero también remarca que la inversión en innovación continúa siendo insuficiente. “La inversión en investigación y desarrollo de Colombia se sitúa en un 0,25 % del PIB, cifra 15 veces inferior al promedio de la OCDE y muy por debajo de la del país que más invierte en I+D de esta región: Brasil (1,2 %)”.

El codirector del Banco Central señala que la inversión en ciencia y tecnología muestra un inmenso atraso y el país solo invierte una octava parte de lo que hacen los miembros de la OCDE y es bajo frente a países de la región.

 

últimas noticias

Plan Nacional de Desarrollo supera primer debate

Fabricato: más fuerte tras dos grandes crisis