8 Jan 2021 - 2:49 p. m.

Leonardo Villar: de flautista a gerente del Banco de la República

Conozca el recorrido de Leonardo Villar, nuevo gerente del Banco de la República y quien ha estado presente en los grandes debates de la economía colombiana de las últimas cuatro décadas.
Leonardo Villar, gerente del Banco de la República.
Leonardo Villar, gerente del Banco de la República.

Una forma de entender a Leonardo Villar es compararlo con Andrés Iniesta, jugador que ganó prácticamente todo lo que podía ganar un futbolista: la liga, la Champions, la Eurocopa, el Mundial (autor del gol de la final de 2010), etc. En sus justas proporciones, así es Villar para la economía colombiana: ha estado presente en los grandes debates públicos de las últimas cuatro décadas y ha ocupado los puestos soñados de todo economista. Este es su largo recorrido:

En una entrevista realizada por Isabel López Giraldo, publicada en El Espectador, Villar contó que es hijo de un banquero y creció en una familia bogotana intelectual y librepensadora. Dice que de niño tenía ideas afines a la revolución cubana y a la izquierda, incluso asegura que fue un “apasionado lector de El capital” de Marx. (Lee la entrevista completa aquí)

Además de su gusto por la lectura, la familia de Villar tenía el ritual dominguero de tocar juntos música barroca y renacentista. Llevando al economista a convertirse en un diestro flautista. Sin embargo, le contó a este diario que últimamente el hobbie está un poco relegado.

También te puede interesar: Leonardo Villar Gómez se posesionó como gerente general del Banco de la República

Estudió en el Gimnasio Campestre de Bogotá (1976), y fue compañero de su futuro colega Alberto Carrasquilla (actual ministro de Hacienda y miembro de la junta del Banco de la República). En su educación superior se graduó de economista y magíster (en economía) de la Universidad de los Andes (1981-1983). Inició su doctorado en London School of Economics (1987), pero no terminó la tesis.

Al consultar su hoja de vida en la página del Banco de la República aparece un documento de 17 páginas en los que se puede confirmar su vasta experiencia en el sector público y académico. Pero entre esa abrumante lista de cargos se destaca su paso por Fedesarrollo, el principal centro de investigaciones económicas del país, tanto como investigador (en la década de los 80) como director (2012-2018). También fue viceministro técnico del Ministerio de Hacienda (1994-1997), vicepresidente de investigaciones económicas y planeación de Bancóldex, y hasta hace poco fue miembro del directorio del Fondo Monetario Internacional (2018-2020).

Además tiene casi 50 publicaciones, las cuales muchas se enfocan al sistema financiero y cambiario colombiano, las crisis económicas, al igual del rol de las entidades estatales como los bancos centrales.

Villar tiene un recorrido similar al que han emprendido otros reconocidos economistas colombianos. Por esto, no sorprende su cercanía con Guillermo Perry (1945-2019), José Antonio Ocampo, Carlos Caballero, Juan José Echavarría (saliente gerente del Banco de la República) y Juan Luis Londoño (1958-2003).

Pero también es conocido por ser un profesional serio y reservado. Por esto, no todos los grandes economistas del país tienen la oportunidad de conocerlo desde un punto de vista personal. Por ejemplo, un detalle que pocos saben de él es su gusto por la comida india.

Y a sus 61 años, asumió este 4 de enero de 2021 como el nuevo gerente del Banco de la República. Entidad que conoce muy bien, pues fue codirector y miembro de la junta del Emisor por más de 12 años (1997-2012).

Toda esta trayectoria le ha permitido a Villar estar presente en algunos de los momentos más recordados de la economía colombiana de los últimos 40 años: la crisis de los 80, la constitución del 91, la independencia del Banco de la República, la crisis UPAC de finales de los 90, la adopción de la inflación objetivo, el boom petrolero de inicios de siglo, el grado de inversión (2012), la crisis de los precios del petróleo de 2014, la disparada del dólar, etc.

Por esto, para bien o para mal, es considerado como un referente de la economía ortodoxa y de la tecnocracia: un ferviente creyente del banco central independiente del gobierno y de la inflación objetivo (sistema que logró bajar la inflación de dos dígitos a menos del 4 % anual).

Su nuevo reto será liderar el Banco de la República en un contexto para el que los manuales podrían quedarse cortos: una economía que podría caer más de 7 % en 2020, con más de dos millones de desempleados, y de una pandemia que aún no da tregua y que sigue retando aún a los más feroces economistas.

Comparte: