Los US$216 millones que se juegan ejecutivos de Time Warner si fusión con AT&T se cae

La transacción se encuentra detenida, pues el Departamento de Justicia busca impedir la transacción de US$85.400 millones con el argumento de que da a AT&T demasiado poder en el sector de medios.

Bloomberg News.

Los principales cinco ejecutivos de Time Warner Inc. debían cobrar en conjunto US$216 millones en el marco de la venta de la compañía a AT&T Inc. Los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos por impedir la transacción ponen esa lucrativa recompensa en el limbo.

Los ejecutivos, entre ellos el máximo responsable Jeffrey Bewkes, recibirán el dinero si abandonan la compañía en el transcurso de dos años del cierre de una fusión. Mediante una demanda, el Departamento de Justicia busca impedir la transacción de US$85.400 millones con el argumento de que da a AT&T demasiado poder en el sector de medios. AT&T ha prometido luchar en la corte, lo que significa que en última instancia sería un juez el que decidiera el resultado a menos que las partes lleguen a un acuerdo.

Bewkes, que tiene 65 años, ha dicho que renunciaría luego de un período de transición; ningún otro miembro de la plana mayor de Time Warner ha anunciado oficialmente sus planes para después de la fusión. AT&T ha dicho que uno de sus ejecutivos, John Stankey, quedaría al frente de Time Warner tras concluirse el acuerdo. Luego de la más reciente gran transacción de AT&T, la compra de DirecTV, la mayor parte de los altos ejecutivos de la operadora satelital renunció.

Time Warner no hizo declaraciones sobre las cifras de los pagos. Bewkes es el que más tiene en juego entre los miembros del equipo ejecutivo de Time Warner. Recibiría una indemnización valuada en US$111 millones al cierre del lunes. Eso comprende un pago en efectivo de US$33,2 millones, según el último informe de la compañía, opciones de acciones con derechos adquiridos y acciones restringidas, algunas de las cuales están vinculadas a metas de desempeño. Alrededor de la cuarta parte de su pago total deriva de una recompensa de retención que recibió en febrero en reconocimiento por su trabajo relacionado con la fusión.

El asesor letrado Paul Cappuccio recibiría un pago de US$34,7 millones, mientras que el director financiero Howard Averill cobraría US$42,7 millones. Gary Ginsberg, el vicepresidente ejecutivo de comunicaciones y marketing empresariales, podría recibir alrededor de US$12,2 millones y a Olaf Olafsson, vicepresidente ejecutivo de estrategia corporativa e internacional, le corresponderían US$15,3 millones.

Los montos comprenden gratificaciones extraordinarias que recibieron el año pasado en reconocimiento por la fusión.

Cada uno de esos ejecutivos, a excepción de Bewkes, podría recibir un pago en efectivo adicional equivalente al 50 por ciento de sus bonificaciones anuales por metas de 2016. Recibirían la mitad del pago al concluirse la fusión, mientras que el resto se pagaría si permanecen empleados en la compañía durante otros seis meses.

Temas relacionados