Publicidad
28 Jul 2022 - 1:00 p. m.

Economía de EE.UU. se contrae en el segundo trimestre y alimenta dudas de recesión

De acuerdo con los datos oficiales, el PIB estadounidense retrocedió 0,9 % en su variación anual, un porcentaje mayor del que habían proyectado analistas. Esta es la segunda contracción consecutiva que registra la principal economía a nivel global.
Imagen de referencia.
Imagen de referencia.
Foto: Getty Images - Peter Zelei Images

El PIB de Estados Unidos para el segundo trimestre del año se contrajo 0,9 % frente a las cifras registradas en el mismo periodo de 2021, de acuerdo con el Buró de Análisis de Económico de ese país, que publicó los más recientes datos sobre la salud de esta economía.

La contracción fue mayor a la que habían estimado analistas, que apostaban por una reducción anual de 0,4 %.

El consumo personal, la mayor parte de la economía, aumentó a un ritmo del 1%, una desaceleración con respecto al período anterior.

Así mismo, se registraron disminuciones en la inversión privada, en el mercado inmobiliario (residencial y no residencial) y en el gasto de los gobiernos federal, estatal y local, que fueron compensadas en parte por aumentos en las exportaciones y el gasto del consumidor.

Lea también: ¿Cómo protegerse de la subida del dólar?

Esta es la segunda reducción consecutiva en el PIB de este país, que registró una contracción de 1,6 % para el primer trimestre, según las cifras del Departamento de Comercio de EE.UU., lo que impulsa los temores de que la principal economía del mundo esté ad portas, o ya haya entrado, a una recesión.

En pocas palabras, una recesión ocurre cuando una economía, en vez de crecer, comienza a encogerse. ¿Cómo se mide este retroceso? Bueno, existen varias diferencias sobre qué indicadores mirar, y por cuánto tiempo.

Algunos estiman, al menos para el caso de EE.UU., que se entra en recesión cuando el PIB cae durante un semestre, o sea, durante dos trimestres.

Y, si bien las recesiones descansan en buena medida sobre el PIB, también hay otros factores y mediciones para tener en cuenta, como la salud del mercado laboral.

Lea también: EE le explica lo que se dice de la recesión en EE. UU. y los impactos en Colombia

Típicamente, las recesiones suelen presentar una caída en el PIB, sumada a una subida en el desempleo. La lógica más básica acá es que caídas en el consumo (por diferentes factores, como una alta inflación) llevan a una menor producción de bienes y servicios, lo que a su vez impulsa una salida de trabajadores del sistema laboral. Y así entonces baja el producto interno y sube el desempleo.

Esta visión, un poco más granulada y completa, es la que tiene la la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por su sigla en inglés) para certificar cuándo EE.UU. ha entrado en recesión, que define como “una baja significativa en la actividad económica” y que involucra en su análisis factores como el empleo, la producción de la industria y las ventas del comercio.

¿Qué dice el PIB sobre la salud de la economía?

Y si bien puede que la economía de EE.UU. no haya entrado en recesión aún (aunque buena parte del mercado apuesta a que lo hará en este año), lo que sí queda claro con los datos del PIB de este jueves es que el impulso de esa locomotora se está quedando escaso.

Lea también: ¿Cómo se vería una recesión en Estados Unidos?

Esto, bajo los ojos de algunos analistas, no es necesariamente algo malo. La propia Reserva Federal, que este miércoles subió por segunda ocasión consecutiva sus tasas de interés, tiene como objetivo enfriar un poco la economía para así restarle oxígeno a una inflación que está creciendo al mayor ritmo en más de dos décadas.

Incluso, bajo los ojos de la administración del presidente Joe Biden, una desaceleración controlada es entre deseable e inevitable, pues sigue a un periodo de inusual actividad económica en 2021, cuando casi todas las economías despertaron del letargo inducido por la pandemia en 2020.

Pero, a la vez, esta contracción muestra los estragos que ha hecho la inflación, un fenómeno que ha estado alimentado no sólo por una fuerte demanda en medio de la recuperación, sino por factores como la crisis de los contenedores y la volatilidad en el mercado energético, producto de la invasión de Rusia a Ucrania.

Durante la rueda de prensa de la Fed este miércoles, Jerome Powell, presidente de la institución, aseguró que EE.UU. no se encontraba en recesión, un diagnóstico que siguen compartiendo analistas del Bank of America y el propio presidente Biden.

💰📈💱 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias económicas? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias