Publicidad
30 Jun 2022 - 4:12 p. m.

En mayo, la tasa de desempleo de Colombia fue del 10,6 %

En Colombia hay 2,64 millones de personas sin trabajo , y la tasa de desempleo registrada en mayo es 4,6 puntos porcentuales inferior a la del mismo mes del año pasado.
Las manufacturas aportaron 102.000 nuevos empleos en mayo.
Las manufacturas aportaron 102.000 nuevos empleos en mayo.
GUSTAVO TORRIJOS
Las manufacturas aportaron 102.000 nuevos empleos en mayo.
Las manufacturas aportaron 102.000 nuevos empleos en mayo.
Foto: GUSTAVO TORRIJOS/EL ESPECTADOR - GUSTAVO TORRIJOS

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) informó que en mayo la tasa de desempleo del país fue del 10,6 %. Este dato indica una disminución de 4,6 puntos porcentuales en comparación con el registrado en el mismo mes del año pasado. Así las cosas, Colombia tiene 22,18 millones de personas ocupadas, 2,64 millones desempleadas y 14,1 millones por fuera de la fuerza laboral (aquí se encuentra población que por estar jubilada, estudiando, dedicada de lleno a labores de cuidado del hogar no remuneradas, o por el desaliento han desistido de seguir buscando trabajo, no están trabajando).

Estos datos también muestran que, en mayo, se lograron recuperar 2,19 millones de puestos de trabajo y sacar del desempleo a otras 940.000. Además, 688.000 personas salieron del grupo de la población por fuera de la fuerza laboral, bien sea porque encontraron trabajo o porque pasaron a buscar empleo.

Lea también: Desempleo en la eurozona cayó al 6,6 % en mayo y se mantuvo en mínimos históricos

Sin embargo, continúa la brecha para alcanzar las cifras consolidadas en el referente prepandémico (febrero de 2020). Si el país quiere volver a la “vieja normalidad” todavía necesita crear 298.000 puestos de trabajo adicionales y sacar del desempleo a otras 52.000. Si bien, estas cifras son considerablemente mejor a las registradas hace un año, el reto sigue siendo latente.

“No del todo hemos recuperado gran parte de la fuerza laboral que probablemente se vio impactada por la pandemia y que acá hay estrategias para seguir mejorando, encontramos que en esa población inactiva todavía existen personas de niveles de educación medios y altos y de igual manera población femenina que sigue trabajando en oficios domésticos lo cual es una de las cosas que en el futuro debería seguirse priorizando para cerrar estas brechas”, manifestó Jackeline Piraján, economista de Scotiabank Colpatria.

Según lo explicado por el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, el número de ocupados en mayo registró una recuperación del 11 % en comparación con el mismo mes del año anterior. Las 13 principales ciudades y áreas metropolitanas aportaron 4,9 puntos porcentuales en esta variación, seguidas por otras cabeceras (3,5 pp), centros poblados rurales y dispersos (1,9 pp) y las 10 principales ciudades (0,7 pp).

La rama de actividad que más jalonó la creación de puestos de trabajo fue la de actividades artísticas, entretenimiento, recreación y otras actividades de servicios, con una contribución de 396.000. A esta la siguen agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca (342.000), transporte y almacenamiento (314.000), administración pública y defensa, educación y atención de la salud humana (211.000) y comercio y reparación de vehículos (192.000).

Le puede interesar: Sigue bajando el desempleo, pero el reto continúa

En contraste, las ramas de actividad que menos aportaron en esta recuperación fueron información y comunicaciones (21.000), actividades inmobiliarias (31.000), suministro de electricidad, gas, agua y gestión de desechos (65.000), actividades financieras y de seguros (81.000) e industrias manufactureras (102.000).

“El sector de la construcción y actividades inmobiliarias se crearon 181.000 nuevos puestos de trabajo. 25.000 mujeres más trabajando directamente en el sector. 25% más que hace un año. Construcción y vivienda: sinónimo de empleo y bienestar”, destacó de estos resultados la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol)

El DANE también precisó que, de los 22,18 millones de personas ocupadas en el país, 9,34 millones son empleados particulares, 9,29 millones son trabajadores por cuenta propia, 1,02 millones son empleados del Gobierno, 696.000 son empleados domésticos, 646.000 son patrones o empleadores, 429.000 son trabajadores sin remuneración y 729.000 son jornaleros o peones.

Brecha de género

La brecha de género sigue siendo uno de los principales retos por superar en el mercado laboral colombiano. En mayo, la tasa de desempleo para los hombres fue de 8,4 %, mientras que para las mujeres fue del 12,7 %. La diferencia fue de 4,3 puntos porcentuales. En las 13 principales ciudades estas tasas fueron de 9,1 % y 14,5 %, respectivamente, con una diferencia de 5,4 puntos porcentuales.

Datos más granulares muestran que de las 22,18 millones de personas ocupadas en el mes de mayo, 13,15 millones son hombres, mientras que 9,02 millones son mujeres. En cuanto a la población desocupada (2,64 millones en el total nacional), 1,21 millones son hombres y 1,43 millones son mujeres.

Lea también: Las jefas de familia pasan más tiempo en oficios del hogar que trabajando: DANE

Para entender un poco el por qué persisten estas brechas en el país, hay que ver las cifras que se muestran en la población por fuera de la fuerza laboral. Estas indican que, de las 14,10 millones de personas que integran esta categoría en mayo, 9,77 millones fueron mujeres y 4,32 fueron hombres. La principal actividad, por la que muchas mujeres se encuentran por fuera de la fuerza laboral, es oficios del hogar no remunerados. Allí ellas tienen una participación de 6,91 millones de personas, mientras que los hombres tienen 981.000. Es decir, que por cada hombre que se dedica a esta labor, siete mujeres lo hacen.

Read more!

Haciendo un énfasis en lo anterior. El DANE también precisa los motivos por los que 14,10 millones de personas en Colombia, que pudieran estar trabajando, decidieron no interesarse en el empleo. La principal es por responsabilidades familiares, que son 1,92 millones, seguida de enfermedad o accidente (1,63 millones), trabajo temporal terminado (738.000), condiciones de trabajo insatisfactorias (319.000), estudio (217.000), cierre o dificultades con la empresa (505.000), jubilados o retirados (1,35 millones), otro (344.000) por despido (218.000).

El desaliento (personas cansadas de buscar trabajo) también hace parte importante de estas cifras. 7.000 personas aseguran que se encuentran por fuera de la fuerza laboral porque no saben cómo buscar trabajo, 28.000 están a la espera de que las llamen o a que llegue la temporada alta, 131.000 dicen que no hay trabajo disponible en su región, 15.000 argumenta que carece de la experiencia necesaria, 13.000 ya desistió (por el cansancio) de buscar trabajo y 113.000 no cuenta con los recursos para iniciar un negocio.

Informalidad

Este es otro de los históricos pendientes por superar en el país. Hay que recordar que, según la configuración actual del mercado laboral en Colombia, la informalidad se considera como aquella condición de trabajo en la que una persona labora sin gozar de beneficios como un salario mínimo, vacaciones y acceso a prestaciones como salud, pensión, cobertura ante riesgos laborales y caja de compensación familiar.

Sobre esto, el DANE asegura que, en mayo y en las 13 principales ciudades y áreas metropolitanas, el 43,1 % de los ocupados estuvieron en el desamparo de la informalidad. El panorama en las 23 principales ciudades y áreas metropolitanas fue del 44,2 %.

Esto se traduce (tomando como referente este último grupo poblacional) que en Colombia hay 5,06 millones de personas que trabajan en la informalidad.

El panorama de las ciudades

En el trimestre marzo - mayo, Bucaramanga encabezó el listado de las ciudades con una menor tasa de desempleo, siendo esta del 8,7 %, seguida de Manizales (10,3 %), Villavicencio (10,3 %), Medellín (10,7 %) y Neiva (11,1 %). Bogotá se situó en la posición número ocho, con una tasa de desempleo del 11,5 %.

En contraste, las ciudades con una mayor tasa de desempleo fueron Quibdó (21 %), Valledupar (16,1 %), Ibagué (15,1 %), Florencia (14,6 %) y Riohacha (14,4 %).

En cuanto a informalidad, la capital del país es la que registra una menor tasa, con el 34,3 % (que también es considerable). A esta la siguen Manizales (39,1 %), Medellín (41,4 %), Tunja (42,7 %) y Pereira (44,6 %). Las que tienen una tasa de informalidad más alta son Sincelejo (66,1 %), Cúcuta (65,2 %), Valledupar (63 %), Santa Marta (62 %) y Riohacha (59,8 %).

💰📈💱 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias económicas? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar