Publicidad
11 Oct 2021 - 10:26 a. m.

Premio Nobel de Economía para Card, Angrist e Imbens

David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens fueron reconocidos por sus aportes en la economía experimental aplicada al mercado laboral.
David Card (izquierda), Joshua Angrist (centro) y Guido Imbens (Derecha)
David Card (izquierda), Joshua Angrist (centro) y Guido Imbens (Derecha)
Foto: Niklas Elmehed © Nobel Prize Outreach.

La Real Academia de Ciencias de Suecia anunció este lunes que otorgó el Premio Nobel de Economía 2021 al canadiense David Card, al estadounidense Joshua Angrist y al estadounidense-holandés Guido Imbens por sus aportes en la economía experimental aplicada al mercado laboral.

También te puede interesar: Guía para entender el Premio Nobel de Química del 2021

El comité del Nobel explicó que Card recibe la mitad del premio “por sus contribuciones empíricas a la economía del trabajo”. Por su parte Joshua D. Angrist y Guido W. Imbens fueron reconocidos con un cuarto del galardón (cada uno) “por sus contribuciones metodológicas al análisis de las relaciones causales”.

Los tres economistas son especialistas en “experimentos naturales”. El comité del Nobel destacó que el trío “nos brindó nuevas ideas sobre el mercado laboral y mostró qué conclusiones se pueden sacar de experiencias naturales en términos de causas y consecuencias”, explicó el comité Nobel en un comunicado.

“Su planteamiento se extendió a otros ámbitos y revolucionó la investigación empírica”, señaló el jurado del “premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en recuerdo de Alfred Nobel”.

Card nació en Guelph, Canadá, en 1956. Es profesor de la Universidad de Berkeley en California; Angrist nació en Ohio, Estados Unidos, en 1960. Es profesor del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT); e Imbens nació en Holanda en 1963. Es profesor de la Universidad de Standford.

Con experimentos naturales, Card analizó los efectos del salario mínimo, la migración y la educación en el mercado laboral. “Sus estudios de principios de los años 1990 pusieron en entredicho las ideas recibidas, lo que condujo a nuevos análisis y nuevas perspectivas”, según el jurado.

Los resultados de sus investigaciones mostraron que el aumento del salario mínimo no supone necesariamente una reducción del empleo.

Gracias a sus estudios, “nos hemos dado cuenta de que los recursos en los colegios son mucho más importantes para el futuro éxito de los estudiantes en el mercado laboral de lo que pensábamos”.

Por su parte, Angrist e Imbens demostraron a mediados de los 90 cómo conclusiones precisas sobre las causas y los efectos pueden ser fruto de experimentos naturales.

El año pasado, el premio fue para los estadounidenses Paul Milgrom y Robert Wilson por haber mejorado la teoría de subastas y haber inventado nuevos formatos de subastas

Pocas mujeres

Con solo dos mujeres entre los 89 ganadores del premio (la estadounidense Elinor Ostrom en 2009 y la francesa Esther Duflo 10 años después), el de Economía es el más masculino de los Nobel.

También está dominado por los economistas estadounidenses: se tiene que remontar a 1999 para encontrar una edición en la que Estados Unidos no se llevó ningún laureado.

La temporada de los Nobel que concluye ha sido poco femenina, con solo una mujer recompensada, la filipina Maria Ressa con el de la Paz, pese a la promesa de los comités Nobel de buscar mayor paridad, acorde con la presencia de las mujeres en los niveles más altos de la investigación mundial.

El de Economía cierra una edición en la que los comités han frustrado los pronósticos de expertos y apostadores.

Si bien la libertad de prensa era favorita para el premio de la Paz, el comité Nobel noruego se decantó, más que por una organización, por dos periodistas investigadores, la filipina Maria Ressa y el ruso Dimitri Muratov.

El de Literatura recompensó al novelista Abdulrazak Gurnah, de origen tanzano y exiliado en Reino Unido.

En Medicina, el jurado se olvidó de las vacunas ARN mensajero contra el covid-19 y el laurel recayó en los investigadores estadounidenses David Julius y Ardem Patapoutian (de origen libanés) por sus trabajos sobre los receptores nerviosos del tacto.

El premio de Física fue por primera vez para dos expertos en el clima, el alemán Klaus Hasselman y el estadounidense-japonés Syukuro Manabe, compartido con el teórico italiano Giorgio Parisi.

En tanto, el galardón de Química reconoció a los pioneros de un nuevo tipo de catalizadores, el alemán Benjamin List y el estadounidense-escocés David MacMillan.

Síguenos en Google Noticias