Publicidad
25 Jan 2022 - 12:35 a. m.

Una montaña rusa en los mercados globales

Este lunes Wall Street se encaminaba a continuar su peor racha desde marzo de 2020, pero a última hora varios indicadores dieron un giro y recortaron sus pérdidas. La reunión de la Fed y las tensiones en Europa por Ucrania, dos de las razones detrás del nerviosismo de los inversionistas.
Este lunes a una hora del cierre, los índices cambiaron de tendencia y volvieron a subir con fuerza. Imagen de referencia.
Este lunes a una hora del cierre, los índices cambiaron de tendencia y volvieron a subir con fuerza. Imagen de referencia.
Foto: Pixaba

Wall Street vivió este lunes una sesión notoriamente volátil en la que los inversores vendieron acciones de forma masiva, provocando fuertes caídas en los principales indicadores, pero después propiciaron un rebote que tiñó de verde el mercado.

La mala racha de la semana pasada se alargó hasta la media sesión, cuando el Dow Jones recortó más de 1.000 puntos; el S&P 500 entró en territorio de corrección (10 % por debajo del último récord) y el Nasdaq se hundió casi un 5 %, encaminándose hacia un ciclo bajista.

El clima prebélico en el este de Europa y la reunión del miércoles de la Reserva Federal estadounidense (Fed) hicieron aflorar los nervios a nivel global, lo que dejó en la mayoría de bolsas las peores pérdidas desde que apareció la variante ómicron del coronavirus, a finales de noviembre.

Entre las plazas europeas, destacó la caída del 3,6 % en el Euro Stoxx 600 y del 3,18 % en Madrid, mientras que entre las asiáticas, Hong Kong bajó un 1,24 %, pero Tokio logró repuntar un 0,24 % gracias a la caza de gangas.

Le puede interesar: Vientos de pánico en Wall Street: ¿simple corrección o depresión prolongada?

El giro

A una hora del cierre, los índices cambiaron de tendencia y volvieron a subir con fuerza, una muestra del retorno de inversores en busca de buenas oportunidades luego de seis sesiones de baja para el Dow Jones y un Nasdaq en mínimos en ocho meses.

Wall Street se desmarcó de la tendencia general y sorprendió con unos cambios de sentido que no se veían desde la época posterior a la crisis financiera de 2008, en el caso del Nasdaq, ni la de después de marzo de 2020, en el caso del Dow Jones.

“Existía el temor de que la Fed (en su reunión de martes y miércoles) pudiera subir sus tasas de golpe en 50 puntos de base en algún momento”, indicó Mazen Issa de TD Securities para explicar la sucesión de ventas.

Puede leer: ¿Por qué la preocupación en torno al aumento de las tasas de interés de la FED?

Al toque de la campana, el Dow Jones subió un 0,29 %, hasta 34.364,50 puntos; el selectivo S&P 500 avanzó un 0,28 %, hasta 4.410,13; y el Nasdaq progresó un 0,63 % hasta 13.855,13.

La bolsa “intentó recuperarse de la liquidación masiva de este lunes, derivada de los crecientes temores a un ajuste agresivo de la Fed y al miedo a una invasión rusa de Ucrania”, explicó el analista Edward Moya, de la firma Oanda, quien apuntó que quizás los operadores fueron “demasiado pesimistas”.

Se espera que en la reunión de política monetaria que comienza mañana, el Comité Federal del Mercado Abierto de la Fed siente las bases para una primera subida de los tipos de interés que podría producirse en marzo, y que a su término, el miércoles, se conozca más información sobre la retirada de estímulos.

Lea más noticias económicas, aquí.

Según Tiffany Wilding, economista para EE. UU. de PIMCO, la Fed podría utilizar el encuentro para “reiterar” sus expectativas de “tres o cuatro subidas de tipos este año y un comienzo más temprano y más rápido del ajuste cuantitativo (QT) que esperamos que comience en junio o septiembre”.

“Si la Fed envía un mensaje más duro sobre las tasas, podríamos volver a la baja. Por otro lado, si es menos estricta de lo que algunos piensan, el mercado podría tener un fuerte repunte”, concluyó Karl Haeling de LBBW, quien que espera una reacción “fuerte” en uno u otro sentido luego de la Fed.

En el plano corporativo, Wall Street está nervioso por la tanda de resultados trimestrales y anuales, que está teniendo una acogida mixta, y a la que se sumarán estos días Microsoft, Apple, Intel o Tesla, empresas de alta valoración que empiezan a perder atractivo tras meses de bonanza.

Síguenos en Google Noticias