Por esta situación mueren 11.000 personas al año

Mala calidad del aire iguala muertes del conflicto armado

El mayor contaminante del aire es el material particulado fino (PM2.5), producido por los vehículos de gasolina y diésel, de acuerdo con la industria gasífera del país.

Leyenda / AFP

En Colombia, las muertes por la mala calidad del aire, que son cerca de 10.000 anuales, no generan el mismo interés que sí lo hacían los homicidios provocados por el conflicto interno, que según cifras del Ministerio de Defensa, se han reducido de 25.000 en el pasado a 11.000 desde la firma del Acuerdo de Paz con las Farc, en noviembre de 2016. A pesar de esto, la contaminación del aire es un problema que preocupa a varios sectores. De acuerdo con Orlando Cabrales, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgás), hay más de 67,8 millones de casos de enfermedades o síntomas asociados con esta problemática en el mundo.

El mayor contaminante del aire es el material particulado fino (PM2.5), producido por los vehículos de gasolina y diésel, así como las industrias que operan con carbón, refleja un informe de la Naturgás. Pocas ciudades en Colombia están midiendo la presencia de material particulado fino. “Hay poca conciencia sobre el tema”, se quejó Cabrales.

“En Colombia se producen más de 6.000 muertes a causa de la cocina con leña o carbón. Además, hay más de cuatro millones de personas expuestas a sufrir de alguna enfermedad a causa del nivel de contaminación del aire en los hogares”, precisa un estudio de este gremio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el promedio año de la presencia del material particulado fino no debería superar los 10 microgramos por metro cúbico. El año pasado, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible cambió la normatividad en Colombia, que era de 25 microgramos por metro cúbico, y dijo que hacia el año 2030 la exigencia tiene que ser 15, lo que sigue por encima de la recomendación de la OMS.

“Cartagena, Medellín, Bogotá y Cali tienen niveles de contaminación muy superiores a la recomendación de la OMS en cuanto a las concentraciones de material particulado fino, los cuales tienen niveles superiores a un 50 y 350 %”, señaló Cabrales.

Incentivar el uso del gas natural en el transporte, no sólo para autos y taxis, representa un ahorro importante debido a que este combustibles es más barato que la gasolina y el diésel. “Los ahorros en vehículos livianos, la competitividad del gas frente a la gasolina, es del 50 %”, destaca el dirigente gremial. Para camiones el ahorro sería de entre un 20 y 25 %.

A la propuesta de gremios, como el de los generadores de energía agrupados en Acolgén, que han insistido en la electrificación de la economía, Naturgás responde que “el gas natural hoy compite perfectamente con el eléctrico”. A juicio de Cabrales, lo que está claro es que este combustible fósil está listo para contribuir a la renovación de la flota del transporte urbano de pasajeros. “Lo hemos demostrado en Cartagena con Transcaribe, y en Medellín con la flota que incluye recolectores de basura”, indicó Cabrales.

Sostiene Naturgás que los buses fabricados para operar con gas natural reducen a cerca de cero las emisiones de material particulado y bajan en un 25 % el costo de adquisición y de operación, en comparación con un vehículo diésel. El gremio calcula que el Sistema Integrado de Transporte en Colombia va a requerir 1.500 articulados, 15.000 buses y 16.000 micro buses, siendo esta la oportunidad para incorporar vehículos de gas natural. En los próximos cuatro años se van a renovar 33.000 nuevos vehículos de transporte público en el país, dice esta organización.

Cabrales recordó que un reciente estudio mostró que si en los próximos 20 años buena parte de la flota de transporte público y de pequeña carga entre municipios se convirtiera a gas natural el ahorro en el consumo de combustible sería del orden de los $13,5 billones.

En el panorama general del país, este año arrancó con más de nueve millones de usuarios de gas natural y hay un potencial de cinco millones de hogares para conectar.

Estos temas van a ser debatidos en el congreso que la industria gasífera prepara para mediados de marzo en Cartagena.