Moda cercana, tecnología y diversidad, el resumen de Colombiamoda 2019

En la última edición de la feria tres propuestas llamaron la atención en moda asequible. La diseñadora Renata Lozano en co-creación con la comunidad embera chamí lanzaron una colección para Maestros Ancestrales, de acuerdo con Artesanías de Colombia, les generó a los artesanos ingresos por $210 millones y ventas récord en su lanzamiento en los almacenes Éxito.

Mediante una gafas de realidad mixta el visitante veía cómo será el futuro de las compras.Inexmoda

Tecnología, transformación digital del sector, prendas cercanas y diversidad, fueron las apuestas de Colombiamoda 2019. Cerca de 70.000 personas asistieron a la edición número 30 de la feria, que conectó 475 marcas con 11.800 compradores durante sus tres días, del 23 al 25 de julio, en Medellín. Hubo 900 citas de negocios, y, de acuerdo con la firma encuestadora Invamer, en un año podrían cerrarse oportunidades comerciales por US$143 millones.

Pero, ¿qué es la moda y qué representa para Colombia? William Cruz, profesor de la cátedra de historia de la moda y el vestir de la Universidad Pontificia Bolivariana, y escritor del libro “Medellín, medio siglo de moda: 1900 – 1950”, la define como un fenómeno social y empieza su escrito con una cita de Yuri Lotman: "La moda es un fenómeno de élites y de masas, y en eso consiste su triunfo”. En Colombia, por ejemplo, el sector representa el 6 % del PIB industrial y genera más de 600.000 empleos directos, según cifras de Procolombia.

Lea: Vestuario: la evolución del consumidor en 30 años

Aunque muchos la siguen viendo como un asunto de élites y un tema sin mayor profundidad, basta con mirar el panorama global para entender que eso cambió. Karl Lagerfeld (1933-2019), el diseñador más importante del siglo XX, empezó a romper con esos patrones cuando en 2004 colaboró con una colección cápsula para la marca de moda rápida sueca H&M. En su momento, quien estuvo al frente de Chanel, definió la colaboración en la que miles de personas hicieron largas filas para conseguir uno de sus vestidos por un precio económico, como “divertida”. “Me encantó esa alianza porque creo que cualquiera puede vestir chic a base de prendas baratas. Hay diseños elegantes en cualquier nivel económico. Puedes ser la persona con más estilo del mundo tan solo con una camiseta y unos vaqueros; el factor diferencial eres tú”.

Colombiamoda no fue ajena a ese “boom”, pues sabe cuál es el consumidor final y qué quiere. En Colombia no se tiene la cifra exacta de las personas que usan “ropa de diseñador” -en comillas porque todos usamos ropa de diseñador, ¿no? –, pero la gente de a pie consume o compra moda en catálogos de revistas y almacenes de cadena.

En la última edición de la feria, tres marcas y diseñadores llamaron la atención en este tema. Andrés Pajón con Avon, Isabel Henao con Bronzini y Renata Lozano en co-creación con la comunidad embera chamí, lanzaron una colección para Maestros Ancestrales que, de acuerdo con Artesanías de Colombia, les generó a los artesanos de esa comunidad ingresos por $210 millones y ventas récord en su lanzamiento en los almacenes Éxito.

Le sugerimos leer: En Colombiamoda se vivió un festín color con ‘Ritual’, la nueva colección de Andrés Pajón

En 2019, un colombiano compra casi 28 prendas a $27.000, gasta casi $600.000 en ropa al año y el 25,5 % compra en almacenes de cadena, según Camilo Herrera, fundador de la firma Raddar. Inexmoda entendió los beneficios que representa llegarle a la gente y se ha esforzado por educar a los diseñadores no solo en la parte creativa sino también en lo comercial.

“No podemos seguir haciendo moda para un grupo pequeño. Andrés Pajón con Avon es una prueba de la democratización. Un diseñador responsable y consciente del consumidor colombiano”, aseguró la bloguera de moda Ángela María Díez, conocida como Ita María.

Tecnología

Este año, la feria tenía un sentido especial pues se conmemoraron los 30 años de la Semana de la Moda de Colombia, una de las más importantes de Latinoamérica. Por eso, en el marco de la celebración hubo una fuerte apuesta hacia el futuro de la industria y la transformación tecnológica. (Contexto: Colombiamoda 2019 le abre las puertas a la tecnología)

En el pabellón del conocimiento hubo conversatorios con Microsoft, Facebook, Instagram (ofreciendo una experiencia virtual y presencial, cercana, con el consumidor) y Amazon, plataforma que hace unas semanas anunció que cuatro empresas del sector de la moda nacional empezarán a exportar.

Según Mercado Libre, compañía de mercado electrónico en Latinoamérica y otra de las plataformas presentes en la feria, la categoría moda representa un 30 % de sus ventas. Además, los hombres están tomando protagonismo y las operaciones se dividen un 50 - 50 en cada género. Las personas que más consumen moda en Mercado Libre, según informó la plataforma, tienen entre 25 y 34 años. Los productos más populares que compran son tenis, zapatos y maletas. 

Otro punto importante es el crecimiento de la categoría de maquillaje y las más de 400 tiendas oficiales que ofrecen sus productos a través de la plataforma de e-commerce.

En el Foro Prospectivo de Colombiamoda 2019, ubicado en el Pabellón Blanco, Microsoft se dirigió al consumidor no solo en términos de economía y sostenibilidad, también lo hizo con unas gafas de realidad mixta que le mostraban al visitante cómo será el futuro de las compras, ya no sería necesaria una visita presencial a las tiendas bastará con un catálogo virtual que le permitirá al consumidor ver y elegir el estilo y los materiales de su prenda. 

Jonathan López, del Sena, era el encargado de mostrar los desarrollos tecnológicos como el fashion mapping (una técnica de proyección sobre prendas en donde se pueden simular texturas y colores). El objetivo es digitalizar los procesos, reducir gastos y aportar a la sostenibilidad. 

También estuvo presente Lavanti, una empresa creada por los emprendedores Federico Martínez y Santiago Mesa, quienes quisieron brindar soluciones sostenibles de lavandería industrial con un mensaje de cuidado a la ropa y al planeta mediante un modelo de lavandería compartida. De acuerdo con Martínez, “cuando una persona usa una de nuestras lavanderías reduce en un 30 % el consumo de agua y energía”. Además, el stand de la empresa fue uno de los más visitados, pues se prestaba para tomarse fotos “instagrameables”.

Bienvenida la diversidad

Aparte de los beneficios económicos, oportunidades de negocios y avances tecnológicos, ¿qué dejó Colombiamoda 2019? Aquí hablamos de diversidad: modelos plus size, afros y trans. 

“Creemos en la moda como forma de comunicación y expresión. Este año sentimos que fue la primera vez que vimos cuerpos que se salieron de la heteronorma. Nos emocionó ver modelos trans”, mencionó Ita María. Lea también: Mujeres de tallas grandes cautivaron con sus curvas en Colombiamoda

Por su parte, Adriana Convers, conocida en digital como Fat Pandora y escritora del libro “A todas nos pasa” en el que habla sobre cómo derribar los estereotipos impuestos por la sociedad, compartió en un Instagram TV que hizo junto a Ita María su emoción por la democratización respecto a la inclusión de modelos “curvy” en las pasarelas. No solamente en “Real Beauty”, colección de la marca Rebell Simwear, una de las más comentadas en redes sociales, sino también en la de la diseñadora María Elena Villamil, en donde las modelos plus desfilaron junto a las modelos de talla regular. Toda una novedad.

“La moda es una representación de la cultura y refleja los cambios de la sociedad. Lo vimos con modelos afros, plus size y trans, quienes no solo tuvieron un espacio en las pasarelas, pues también mostraron una fuerte presencia en el street style o estilo callejero. Sin embargo, hace falta representación indígena”, agregó Ita María, quien también es una de las creadoras del colectivo feminista Las viejas verdes. 

La delgada línea entre inspiración y apropiación

La colección “Exótica”, de Renata Lozano, abrió el debate de la apropiación cultural en la edición número 30 de Colombiamoda.  Los diseñadores aseguran que en la búsqueda de innovación se nutren de las estéticas de otras culturas. Sin embargo, esas minorías lo han tomado como una ofensa, no sólo por la parte económica, también por la banalización de los objetos que toman como referencia.

El término se entiende como el uso de implementos típicos de un grupo étnico, es decir, un grupo históricamente dominado -pueblos indígenas o afrodescendientes-por parte de uno dominante con fines comerciales y dejando de lado a la comunidad que crea el objeto. 

La diseñadora Renata Lozano aseguró que utilizó como referencia la India, pero el estilo y la colaboración con Claudia Trejos para las joyas que adornaron a los modelos no fue bien recibida por algunos espectadores. 

“El propósito que tenía la diseñadora de resaltar la consciencia en la moda, se estaba desdibujando, al desconocer la importancia que tienen estos elementos para la cultura India, que no se trata sólo de un elemento decorativo, sino que hace parte de la cultura de este país, está relacionado con su espiritualidad, es asociado con el sexto chakra y considerado un componente energético para los miembros de esta cultura”, explicó la abogada María Juliana Marín en su blog Fashionomista, plataforma en la que analiza la industria desde la parte jurídica. 

“Al incorporarlo como un accesorio de estilismo, están descontextualizando el verdadero origen y la razón de ser de los bindis, lo que hace que se convierta en un caso de apropiación cultural”, añadió.

¿Hasta qué punto es un homenaje? ¿Cuál es la importancia de la correcta ejecución del styling en una pasarela? ¿La moda está por encima del simbolismo original del producto en el que se inspiran

Colombiamoda 2019 abrió y cerró con un diseñador nacional. Johanna Ortíz es un caso de éxito de la feria y fue la encargada de la pasarela inaugural. En 2014, la colección “Nativa” la catapultó a la industria internacional. Sus particulares boleros y flores, estilo conocido como Caribbean Chic y representación de la identidad colombiana ante el mundo, le han permitido posicionar su compañía, de acuerdo con cifras de Inexmoda, genera más de 300 puestos de trabajo directos en Cali y pasó de producir 3.000 prendas en 2014 a esperar una fabricación de 28.000 este año. 

Y la firma Alado, encargada del desfile de cierre y creada por los diseñadores Andrés Restrepo y Alejandro González, mostraron con “Terracota”, una colección inspirada en la cerámica. Reafirmando la intención de los diseñadores colombianos por volver a las raíces y por la necesidad de responderle a un consumidor que pide productos buenos y asequibles, además de un consumo consciente y con buenas prácticas. Volviendo al concepto de moda de William Cruz, la feria da cuenta de una sociedad que está cambiando y le está exigiendo nuevas dinámicas a la industria. 

873847

2019-08-01T01:17:19-05:00

article

2019-08-01T11:14:19-05:00

lucetyc_199

none

Lucety Carreño Rojas- @LucetyC - [email protected]

Economía

Moda cercana, tecnología y diversidad, el resumen de Colombiamoda 2019

72

11782

11854