“Ni de fundas” se piensa renegociar la deuda por ahora, dice Minhacienda

Noticias destacadas de Economía

Este gobierno no le teme a que su deuda se suba 10 o 15 puntos del PIB. “Luego vemos como se ajusta, pero estamos en una pelea larga y en una pelea en la cual el gobierno está en una actitud cero chichipata (tacaña), por decirlo de alguna manera técnica”, dijo el ministro de Hacienda.

La situación económica actual es “bastante dramática”. Así lo sigue considerando el gobierno del presidente Duque en lo que va de la pandemia de la COVID-19 que ha obligado a las autoridades económicas a efectuar una alta cirugía financiera para atender una economía convaleciente. Sin embargo, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, considera que al final del año puede presentarse un rebote de la economía luego de tocar fondo y descarta que por ahora se esté pensando en renegociar la deuda pública.

“Tengo la sensación de que tocamos fondo y empezamos a rebotar y por eso nuestra tasa estimada de crecimiento para el año es de -5,5% anual”, dijo.

(Para lectura e información: ¿Es conveniente aplazar la prima de junio?).

Para hacerle frente a la difícil situación fiscal del país, el Gobierno considera contratar mayor deuda en el mercado internacional. “Al Gobierno no le da susto ni le preocupa aumentar la deuda en este momento”, dijo el ministro de Hacienda en un evento organizado por Vali Consultores y la Asociación de Empresas de Servicios Postales (Asopostal).

Según cifras del Banco de la República, a febrero de este año la deuda del país alcanzó los US$139.187 millones, equivalente al 43,7 % del PIB. El año pasado el país terminó con unas obligaciones que equivalen al 42,7 % del PIB, llegando a los US$138,175 millones.

Carrasquilla admitió que el país va a terminar este año con los índices de endeudamiento “más altos de la historia”. Recordó que a comienzos de este siglo “teníamos una deuda del 50 % y en 2008 ya estaba por el lado del 35 % del PIB, que son unos niveles muy razonables”.

El jefe de cartera admitió que la deuda seguramente saltará del actual 50 % a niveles cercanos al 60 %, como proporción del PIB. Esta situación también se presentará por el debilitamiento del PIB, que se espera transite terrenos negativos al finalizar el presente año. Así la deuda sea constante, el indicador de deuda sobre PIB sube porque el denominador crece a un ritmo menor.

En el fente fiscal, el Gobierno considera que los $30 billones que ha gastado para atender las necesidades de la pandemia en lo que considera un 'primer round' se pueden ampliar en la medida en que avance la incertidumbre por el nuevo coronavirus. Son programas temporales que son reversibles, pero que van a ejercer presión sobre el déficit fiscal, permitido por la regla fiscal en 6,1 %, pero que son “altamente inciertos” por ese ese efecto desconocido de la pandemia.

(De interés: Cómo seguir operando las empresas durante y después de la pandemia).

El ministro anticipó que a finales de junio será revelado el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP). Este es un documento que define comportamiento de la actividad económica y fiscal del país. Allí se planteará la forma en que se van a tratar los niveles de endeudamiento que deje la pandemia, que puede resultar muy costoso a largo plazo, indicó.

Para Carrasquilla, los mecanismos de ajuste de esos altos niveles de endeudamiento son, en primer lugar, la austeridad que implica una recomposición del gasto público, luego está el crecimiento económico y el otro mecanismo considerado es la renegociación de la deuda, posibilidad a la que el Gobierno no le cierra completamente la puerta.

“No estoy diciendo que no haya unas renegociaciones razonables, amigables en las cuales se pospongan algunos pagos, eso de pronto más allá en el año 2021 o 2022 se tendrá que poner sobre la mesa. Por ahora, ni de fundas”, dijo el ministro. 

Este gobierno no le teme a que su deuda se suba 10 o 15 puntos del PIB, como se va a elevar, “luego vemos como se ajusta, pero estamos en una pelea larga y en una pelea en la cual el Gobierno está en una actitud cero chichipata (tacaña), por decirlo de alguna manera técnica”, dijo el ministro de Hacienda.

Carrasquilla mencionó que otros de los mecanismos para controlar el nivel de endeudamiento es la inflación y los controles artificiales de las tasas de interés que permitir reducir la deuda en el tiempo. Consideró que en el Marco Fiscal, en preparación, se planteará encaminar el país hacia un crecimiento económico sostenido. Para conseguirlo se necesitará la contribución del sector privado y repensar nuestro papel en las redes de comercio internacional y la estructura tributaria, aseguró.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.