20 Dec 2018 - 8:23 p. m.

PIB colombiano crecerá un 2,7% en 2018: Cepal

De acuerdo con la entidad, este ritmo de crecimiento no se registraba desde 2015. Se prevé que llegue a un 3,3% en 2019.

EFE.

El consumo de hogares y el consumo público fueron los motores del dinamismo económico de Colombia este año. / Getty Images.
El consumo de hogares y el consumo público fueron los motores del dinamismo económico de Colombia este año. / Getty Images.

La actividad económica de Colombia ha mostrado signos de recuperación en 2018, año que cerrará con un aumento del PIB de un 2,7%, mientras para el 2019 se prevé que llegue a un 3,3%, destacó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En su Balance Preliminar de la economía regional 2018, la Cepal resalta que este ritmo de crecimiento de Colombia no se registraba desde 2015 y supera las tasas del 2,0% y 1,8% registradas en 2016 y 2017.

El consumo de hogares y el consumo público fueron los motores del dinamismo económico de Colombia este año, cuando las exportaciones también crecieron, pero a menor ritmo.

Los sectores con mejor desempeño fueron Administración pública, Defensa, Educación y Salud, seguidos por Comercio y Transporte e Industria manufacturera.

Lea también: Economía de América Latina crecerá 1,7 % en 2019, según Cepal

El déficit externo, según la Cepal, se mantuvo estable y la inflación se situó muy cerca de la mediana del rango meta propuesto por la autoridad monetaria (entre 2% y 4%).

Las autoridades económicas que asumieron el pasado agosto mantuvieron sin modificaciones la regla fiscal vigente desde 2011, que para 2018 establece un déficit del 3,1% del PIB, correspondiente a un déficit estructural del 1,9%.

En 2018 los ingresos totales del Gobierno se redujeron desde el 15,6% del PIB en 2017 al 15,1%, a lo que contribuyó el efecto estadístico de unos ingresos excepcionales, equivalente al 0,4% del PIB, pagados por empresas multinacionales de telecomunicaciones tras un fallo a favor de Colombia.

Por su parte, los gastos bajaron en un monto equivalente al 0,8% del PIB y alcanzarían un 18,1% del PIB al finalizar 2018, por una reducción en gastos de funcionamiento y de inversión del 0,5% y del 0,3% del PIB, respectivamente.
La disminución del déficit del gobierno central, del 3,7% del PIB en 2017 al 3,1% en 2018 determinó que el sector público no financiero registrara un menor desbalance (2,4% del PIB) en comparación con el resultado del 2017 (2,7%).

Esto último, pese a que el sector descentralizado presentó un menor superávit por la aceleración de la ejecución del gasto de inversión de los gobiernos locales, que terminan su tercer año de su mandato de cuatro.

El Banco de la República redujo dos veces la tasa de intervención en 25 puntos base, la primera en enero, desde el 4,75% al 4,5%, y en abril, hasta un 4,25%, para mantenerla inalterada desde entonces, acorde con la convergencia de la inflación al rango meta.

Ello indujo una reducción de las tasas de interés de los créditos y una mejora de la capacidad adquisitiva de los hogares, factores que sustentan la recuperación económica en 2018.

En un contexto general, el crecimiento anual promedio de la cartera de crédito a noviembre de 2018 ha sido sostenido por el crédito de consumo (8,5%) e hipotecario (11,5%), que compensan el menor crecimiento del crédito comercial (2,8%) y el microcrédito (3,6%).

El tipo de cambio nominal mantuvo una relativa estabilidad en 2018, en unos $2.900 por un dólar. Desde agosto el tipo de cambio sobrepasó los $3.000, para registrar al finalizar octubre una depreciación nominal del 6,3% con respecto de igual mes de 2017, tendencia que ha sido consecuencia de una mayor volatilidad, indicó la Cepal.

Para 2019 se prevé que se fortalezca la dinámica del crecimiento, que alcanzaría al 3,3 %, impulsado por la inversión, al consolidarse la recuperación de la construcción y materializarse su impacto sobre otros sectores, particularmente la industria. 

Recibe alertas desde Google News