Apagón en Venezuela: el país está en riesgo de quedarse un mes sin luz

hace 6 horas
Analistas recomiendan cautela

Por crisis de Venezuela, ¿es momento de relajar el cinturón fiscal en Colombia?

Por la migración de más de un millón de venezolanos que ha llegado a Colombia, este jueves se estudia la posibilidad de flexibilizar la regla fiscal del país, lo que le permitiría endeudarse más para atender las necesidades de recursos.

La meta de déficit fiscal del 2019 es del 1,8 % del PIB.  / EFE.
El Banco Mundial ha estimado que el costo fiscal de la migración venezolana en Colombia representaría medio punto porcentual del PIB al año.EFE

Colombia necesita más recursos debido a la migración venezolana, por lo que es preciso relajar la regla fiscal. Fue la conclusión a la que llegaron el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en una entrevista en Bloomberg, y un informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). En ambos comentarios se establece que la llegada de más de un millón de venezolanos será positiva en el mediano plazo, tal como mostraron los casos europeos de países que recibieron afluencia de refugiados, pero se reconoce que en el corto plazo habrá una presión financiera importante para atender esta crisis humanitaria.

La regla fiscal es oscura y ajena para la mayoría de las personas, pero en términos generales es tan solo un compromiso y criterio para que el Gobierno ahorre en las vacas gordas y así tener un colchón durante las vacas flacas. Es una herramienta que surgió en 2011 con la aprobación de la Ley 1473 y establece cuál debería ser el máximo déficit fiscal: un indicador que señala qué tanto los gastos superan a los ingresos de la nación. Un comité consultivo se reúne periódicamente para revisar cuáles son las metas de déficit que se deben cumplir en los siguientes años para garantizar la estabilidad de las finanzas de la nación.

Sin embargo, la norma permite modificar las metas de déficit dependiendo de las necesidades y contingencias fiscales del corto plazo (sin afectar el déficit estructural). También hay una cláusula de escape que permite la suspensión de esta herramienta en el caso de eventos extraordinarios que comprometan la estabilidad macroeconómica del país. Debido a estas características, la OCDE y el ministro de Hacienda consideran la regla fiscal como la solución para atender la migración venezolana.

Según el Marco Fiscal de Mediano Plazo, documento con el que el Gobierno hace sus planes fiscales para los próximos diez años, tomando como uno de sus principales insumos la regla fiscal, Colombia debería pasar de un déficit estructural del 1,9 % al 1,8 % del PIB en 2019, y bajarlo al 1 % para el 2022. Pero estas metas podrían cambiar pronto, pues este jueves se reúne el comité consultivo de la regla fiscal: este grupo de expertos considerará la propuesta de flexibilización, tomando en cuenta factores como las perspectivas de crecimiento e indicadores importantes para Colombia, como las proyecciones del precio del petróleo. Pero, ¿es buena idea relajar el cinturón fiscal?

Según Horacio Ayala, exdirector de la DIAN, “relajar la regla fiscal es necesario siempre y cuando realmente exista una emergencia por cuenta de la migración venezolana. Y, si es el caso, se debe proceder con mucha cautela, se debe flexibilizar lo mínimo posible, pues se debe considerar todos los efectos e implicaciones que esto trae: por ejemplo, nos debilitaría frente a las calificadoras que nos tienen bajo supervisión. Además, hay que reconsiderar los ingresos de la nación: yo creo que se está subestimando el impacto de la reforma de 2016 (que contempló cambios que se verán este año), por lo que es posible que veamos un recaudo mayor a lo esperado en 2019”.

Ayala agrega que “es mala idea emitir más bonos de deuda, pues los niveles de endeudamiento ya están demasiados altos. Y hay que considerar factores externos, como los riesgos de que Estados Unidos entre en recesión este año”.

Por su parte, Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank-Colpatria, indica que “si el comité consultivo presenta el relajamiento de la regla fiscal como solo un incremento del endeudamiento, puede que el anuncio provoque volatilidad en los mercados y que se ponga en duda la sostenibilidad fiscal de la nación en el mediano plazo. Pero si este cambio se vende acompañado de anuncios de recortes de gastos, considerando temas como la reforma pensional del próximo año, puede que la medida sea más creíble”.

Más allá de las discusiones sobre si se debe relajar o no, hay un fuerte consenso académico con respecto a la importancia de la regla fiscal en un país: “Dado que tiene carácter legal y limita la discrecionalidad del Gobierno, le ha permitido al país tener una ganancia importante en términos de credibilidad fiscal. Trabajos sobre los efectos de la regla fiscal muestran que este tipo de política les ha permitido a los gobiernos de la región (Chile, México y Perú, entre otros) tener una política fiscal más contracíclica y sugieren que gracias a las reglas fiscales algunos países de América Latina, entre ellos Colombia, han tenido acceso a financiamiento externo a tasas más bajas”, destaca una nota macroeconómica de la facultad de Economía de la Universidad de los Andes.

El Banco Mundial ha estimado que el costo fiscal de la migración venezolana en Colombia representaría medio punto porcentual del PIB al año, por lo que este podría ser el incremento de endeudamiento que consideraría este jueves el comité consultivo. No obstante, tal vez más importante que la cifra de incremento es la forma en cómo se vende y cómo se justifica un eventual relajamiento de la regla fiscal.