Publicidad
30 Aug 2020 - 8:10 p. m.

¿Por qué incomoda tanto ayudar a Avianca?

Mientras que el Gobierno defiende el crédito de US$370 millones para Avianca argumentando que la aerolínea es vital para la conectividad y productividad del país, académicos y legisladores critican que los recursos no se destinen en mayores ayudas para ciudadanos y empresas nacionales.
El crédito a Avianca equivale a 1,4 millones de salario mínimos.
El crédito a Avianca equivale a 1,4 millones de salario mínimos.

Era predecible: la decisión del Gobierno de financiar Avianca mediante un préstamo que ascendería a US$370 millones ha despertado una amplia ola de indignación entre legisladores, académicos y usuarios de redes sociales. (Lee también: El Gobierno invertirá en la reestructuración de Avianca)

De fondo, el malestar que genera esta decisión no es nuevo tampoco: desde marzo se sabe que la aerolínea se encuentra en conversaciones con el Gobierno para negociar ayudas ante la crítica situación que enfrenta durante la pandemia (y que ya presentaba algunos problemas desde antes del COVID-19, vale la pena aclarar).

En un primer momento, se habló de participación accionaria en la compañía, pero al final del día lo que habrá es un préstamo como parte de la reestructuración de la compañía mediante la ley de quiebras de Estados Unidos; un juez de dicho país aún debe aprobar la inyección de recursos oficiales en la aerolínea.

Lea también: Alberto Carrasquilla, a responder ante Senado sobre préstamo a Avianca

Si bien el intenso malestar por la decisión puede no ser nuevo, no está exento de argumentos, más aún cuando se está hablando de unos $1,4 billones, en una transacción que tomará 18 meses.

Lo que parece indignar a varios críticos es que los recursos del FOME (Fondo de Mitigación de Emergencias) sí puedan estar disponibles para capitalizar a una compañía, pero no para financiar iniciativas como la renta básica universal, matrícula cero para estudiantes de universidades públicas o para extender los subsidios de la nómina para las mipymes del país: micro, pequeñas y medianas empresas que componen más del 90 % del tejido empresarial del país.

Algunas de las reacciones ante la decisión, que fue anunciada por el Ministerio de Hacienda, van por estos lados: “No hay plata para la renta básica de los pobres en Colombia y sí se gastan UN BILLÓN y MEDIO de pesos para Avianca. Pésimo negocio. No generan nuevos empleos y no se conocen garantías de la empresa. ¿Y para la competencia habrá igual tratamiento?”, dijo Juan Fernando Cristo, exsenador y exministro. Juan Luis Castro, senador por el Partido Verde, escribió en Twitter lo siguiente: “Decisiones de Gobierno: Renta básica: No. Canasta básica saludable sin IVA: No. Tapabocas gratis para colombianos: No. no no no no no no no nooooo. 370 millones para Avianca con sede en paraíso fiscal :Siiiiiiii”. Por su parte, Ignacio Mantilla, exrector de la U. Nacional, dijo en esta red social: “¿Cómo le prestan 370 millones de dólares a Avianca y le niegan la “matrícula cero” a nuestros estudiantes?”.

La argumentación del Gobierno va por el lado de salvaguardar la conectividad aérea y proteger los miles de empleos que se concentran en la compañía. En un comunicado difundido por el Ministerio de Hacienda se lee: “Los beneficios para Colombia y su economía al permitir que Avianca avance en su reestructuración y mantenga su operación en el país son significativos. La afectación a la operación de Avianca tendría repercusiones negativas en la calidad del servicio aéreo, en la economía y en la competitividad del país”. Según las cuentas de la entidad, la operación de la compañía representa unos $14,6 billones anuales para la economía nacional (cerca de 1,4 % del PIB).

A través de un comunicado difundido este domingo, Avianca informó que “estamos complacidos con el anuncio del Gobierno de Colombia sobre su participación en la financiación DIP de la compañía y expresamos nuestro agradecimiento por la confianza y el apoyo que este crédito demuestra”. La empresa añadió que “como se reveló el pasado 13 de agosto de 2020, se espera que la financiación DIP de Avianca conste de dos tramos que sumarán aproximadamente USD$1.200 millones de nuevos fondos, como parte de un paquete de financiamiento total de USD$2.000 millones, incluyendo el financiamiento de ciertas adquisiciones y la refinanciación de ciertas deudas preexistentes”.

Avianca es el principal operador en el transporte aéreo de pasajeros en Colombia, con una participación de 45 % en este mercado, lo que convierte su operación en un bien delicado, y hasta volátil, para este servicio.

También te puede interesar: El contrato para la construcción de barcos que terminó en la captura de Germán Efromovich

Si bien la aerolínea es una holding con presencia en varios países, el 70 % de sus activos están en Avianca S.A. (Colombia). Además, el país participa con entre el 45 y el 50 % de sus ventas, gracias a un movimiento de 30,5 millones de pasajeros.

La empresa asegura que, de los 21.000 empleos que genera, 11.000 corresponden a puestos de trabajo directos en Colombia, además de 6.000 indirectos. Según las cuentas de la compañía, cada año aporta más de US$790 millones a las arcas fiscales del país y en los últimos años han invertido más de US$400 millones en infraestructura y servicios.

Pero son justamente los números de la empresa los que también han levantado una ola de críticas. Si bien la pandemia ha destrozado el funcionamiento de prácticamente todas las aerolíneas (Latam, por ejemplo, también se encuentra en proceso de reestructuración en Estados Unidos), algunos de los problemas en Avianca vienen del mundo de antes del COVID-19.

En 2019, la compañía registró pérdidas de US$893 millones y una porción nada despreciable de sus dificultades actuales pueden rastrearse a la huelga de pilotos de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) que diezmó sus operaciones durante 51 días en 2017 (entre septiembre y noviembre) y dejó un saldo de 10.000 vuelos cancelados, más de 300.000 pasajeros afectados y un impacto económico en la aerolínea, así como en otras industrias y renglones como turismo y el comercio.

Hoy en día, la aerolínea sigue arrastrando con una deuda de más de US$5.000 millones. Desde marzo de 2020, la acción de la compañía en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) ha pasado de $1.400 a situarse por debajo de los $200, lo que representa una caída del 85 %. Una dramática situación para una acción que entró en 2013 a la BVC con un precio de $5.000, es decir ahora vale una décima parte de su precio inicial.

En visión de algunos críticos, el préstamo a la aerolínea también viene a solucionar asuntos no relacionados con la crisis desatada por la pandemia, sino con dinámicas propias del manejo de la compañía, que nada tienen que ver con recursos públicos.

Por otro lado, observadores como Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, han cuestionado el uso que se le ha dado a los recursos destinados al FOME (iniciativa que, desde su creación, atrajo críticas por parte de mandatarios locales). “Al 18 de agosto, del FOME habían salido $2,5 billones en subsidios a la nómina, entre otros gastos, y quedaban $13 billones. El préstamo a Avianca es de $1,4 billones - el equivalente a más o menos 1,4 millones de salarios mínimos”, escribió el académico a través de Twitter.

De acuerdo con datos del Observatorio, de los $25,5 billones que componen el FOME, sólo se habían usado $13,3 billones para el 18 de agosto; esto es, se han desembolsado 48 % de los recursos. Las mayores asignaciones de estos dineros son así: $4,1 billones para Ingreso Solidario, $2,6 billones para el sector salud y $2,5 billones para subsidios a la nómina (programa PAEF).

“Por eso habría sido bueno tener un plan de uso de los recursos del FOME detallado, peso por peso y programa por programa, no billón por billón: porque así no nos sorprendería que la plata que no se invirtió en proteger el empleo de los colombianos ahora se le preste a Avianca”, concluyó Reyes.

El préstamo a Avianca llega en medio del trámite en el Congreso del proyecto de presupuesto general para 2021, que la semana pasada tuvo un intenso debate en la comisión quinta del Senado con cuestionamientos por la falta de financiación para el sector agro.

Durante la discusión, prácticamente todos los senadores (de corrientes afines al Gobierno y de oposición) cuestionaron al Gobierno por asignarle al agro $1,1 billones para el próximo año.

El crédito para Avianca podría llegar a los $1,4 billones.

Síguenos en Google Noticias