Durante la realización de Ixel Moda
contenido-exclusivo

¿Puede la tecnología reemplazar la creatividad?

Academias de diseño y cadenas de tiendas de ropa han implementado inteligencia artificial para hacer más eficientes sus procesos. Sin embargo, no todos coinciden con la idea de llevar estos desarrollos al plano creativo.

Las grandes tiendas de ropa utilizan herramientas como la IA para hacer sus procesos más eficientes y generar nuevas experiencias para sus consumidores.Getty Images

“En 1935, Julio Marangoni se preguntaba si la moda se podía enseñar. Ahora nosotros nos preguntamos si la moda se puede enseñar a través de la inteligencia artificial”. Con esta frase, el CEO del Instituto Marangoni, Roberto Riccio, comenzó su intervención en Ixel Moda, evento que convocó a diseñadores, académicos e industriales en Cartagena para discutir los temas más apremiantes del sector.

Riccio, quien está al frente de una de las escuelas de diseño más prestigiosas del mundo, aseguró que si bien la tecnología puede ser de gran ayuda en su oficio, la creatividad es “repentina, particular. Algo a lo que se llega después de un largo camino de aprendizaje”. La industria, sin embargo, se pregunta: ¿la inteligencia artificial (IA) podrá reemplazar a los creadores?

Actualmente, las grandes tiendas de ropa utilizan herramientas como la IA para hacer sus procesos más eficientes y generar nuevas experiencias para sus consumidores. Un ejemplo de ello es el espejo interactivo de voz desarrollado por la cadena sueca H&M con ayuda de Microsoft, que desde 2018 orienta a los consumidores con recomendaciones personalizadas sobre prendas y looks en una de sus tiendas en Times Square (Nueva York). “El espejo es solo un ejemplo de cómo se pueden crear experiencias más convenientes, fáciles y únicas con un componente de alta tecnología”, explica Alexander Bilbao, manager de proyectos y desarrollo de negocios para Norteamérica de H&M.

En cuanto a producción, estas marcas también se han visto obligadas a crear nuevos procesos en aras de producir prendas más amigables con el medio ambiente. “Las abuelas hablaban de la buena calidad de los vestidos, buscaban que fueran prendas eternas. Hoy en día, a los jóvenes no les importa si la tela dura o no porque las colecciones son muy cortas. Es la famosa fast fashion”, asegura Erika Rohenes, creadora de Ixel Moda.

Este modelo comercial de “moda rápida” que menciona Rohenes ha alimentado un sistema de producción que lleva a las tiendas de ropa a producir cerca de 52 microtemporadas al año, fuera de las típicas otoño-invierno y primavera-verano. Esta hiperproducción equivale a imponer una tendencia diferente cada semana e incluso forzó a más de treinta grandes grupos mundiales del textil a comprometerse a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero un 30 % para 2030. El pacto incluye marcas como Adidas, Capri Holdings (Versace), Inditex (Zara), Nike y H&M, entre otros.

“La circularidad implica usar los recursos de manera sostenible, donde un aspecto central es evitar la sobreproducción”, explicó Arti Zeighami, jefe de Analítica Avanzada e IA en H&M, en su reporte de sostenibilidad. “Con ayuda de la inteligencia artificial podemos ser mucho más precisos al orientar la oferta y la demanda. Esto implica menos transporte y almacenamiento, lo que se traduce en menos energía”, añadió.

Las herramientas que han facilitado procesos de producción ahora se están trasladando hacia el proceso creativo. En 2018, el diseñador español Custo Dalmau, creador de la marca Custo Barcelona, lanzó una colección inspirada en la isla Lanzarote, que pudo realizar con ayuda de información recopilada con inteligencia artificial. La tecnología de computación cognitiva Watson, desarrollada por IBM, analizó las características visuales de la isla y las contrastó con fotografías de prendas diseñadas por Dalmau para ofrecerle un tablero de opciones, paletas de colores y figuras. “La inspiración es emocional, pero creo que se pueden digitalizar elementos que te ayuden a tomar decisiones de creatividad”, señaló Dalmau en el video promocional del proyecto.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con el uso de tecnologías en el proceso creativo. “No hay que generar una histeria en torno a la IA. En el diseño y la creación de moda, por más equipos y tecnología que uses, no podrás sustituir el pensamiento, la emoción y la memoria humanas”, afirma el diseñador brasileño Ronaldo Fraga.

Fraga, quien presentó su colección Guerra y Paz en Cartagena la semana pasada, asegura que el uso de herramientas digitales no implica abandonar las análogas. De hecho, en su taller solo diseña con papel y lápices de colores, y procura que en sus colecciones haya espacio para las artesanías hechas a mano.

Riccio, del Instituto Marangoni, lo apoya. “Lo hecho a mano sigue teniendo una diferencia y hay consumidores para todo. Aunque se pueden hacer cosas interesantes con estas herramientas, prevalecen las que se hacen con el corazón”, concluye.

*Artículo posible por invitación de Ixel Moda.

886968

2019-10-20T15:14:04-05:00

article

2019-10-21T12:51:37-05:00

[email protected]

none

Valeria Cortés Bernal / @cortesbernal_v*

Economía

¿Puede la tecnología reemplazar la creatividad?

49

4857

4906

1