Estará lista en Buenaventura para 2021

Regasificadora del Pacífico divide el mercado del gas

Orlando Cabrales, presidente de Naturgás, asegura que le preocupa el costo de la instalación y el impacto que esto pueda tener sobre la tarifa del servicio.

A pesar de la oposición de algunos sectores, la planta de regasificación en el Pacífico será un hecho. / iStock

El primer trimestre de 2018 se perfila como un momento especial para el negocio del gas natural en Colombia. El anuncio de que durante los primeros tres meses del próximo año se abrirá la convocatoria para la construcción de la segunda planta regasificadora del país les ha quitado el sueño a varios actores del mercado de este combustible.

La segunda estación regasificadora estará localizada en Buenaventura, principal puerto de Colombia en el Pacífico. Será una planta de 400 MPCD (millones de pies cúbicos por día), con una capacidad de almacenamiento de 170.000 m3 de gas natural licuado (GNL), que se espera entre en operación en enero de 2021.

Las empresas productoras de gas natural en el país se creen en desventaja frente a las regasificadoras (con la de Cartegana serían dos). Temas como impuestos, regalías y hasta los precios del servicio salen a flote en esta discusión.

Asoenergía, gremio que agrupa a los grandes consumidores de energía industriales y comerciales, se mostró abiertamente contraria al anuncio de la construcción de la estación de regasificación en Buenaventura.

María Luisa Chiappe, quien preside el gremio, cuestionó que la única solución prevista para compensar el descenso en la producción de gas sea la importación a través de las regasificadoras, e indicó que la planta que se plantea construir en el Pacífico elevará los precios del gas de los consumidores. “La industria no necesitará este gas antes de 2024. En cambio, las térmicas del interior del país sí lo requieren para cumplir con sus obligaciones de energía firme”, señaló.

La Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME) adjudicó a la firma Sener la estructuración técnica y los estudios de viabilidad para la construcción de la regasificadora del Pacífico.

Una de las razones que esgrime la UPME para justificar la construcción de la planta es “la tendencia a una demanda más elástica que se acentuará en la medida en que se presente una mayor escasez de gas natural (por menores reservas), momento en el que será necesario acelerar planes como la planta de regasificación en Buenaventura. Esto para disponer de mayor stock y no causarle estrés al mercado de energía ante la posible recurrencia a mediano plazo del fenómeno de El Niño en Colombia”.

Las estimaciones de demanda de gas, que justifican la magnitud del proyecto, se encuentran sobreestimadas, entre otras razones, porque los cálculos de demanda de Ecopetrol incluyen planes que no se van a desarrollar en el mediano plazo, como la ampliación de la refinería de Barrancabermeja y los proyectos Teca Fase II y Nare, advierte Asoenergía.

Naturgás, que agrupa a las empresas productoras, transportadoras y distribuidoras de gas natural en el país, coincide con Asoenergía. “Al Plan de Abastecimiento de Gas de la UPME le hacen falta acciones concretas para el desarrollo de gas local. Nos preocupa el costo de la regasificadora y su impacto sobre la tarifa de gas. Debe definirse cuál será la demanda beneficiada”, indicó Orlando Cabrales, presidente del gremio.

La firma Sener recomienda que “una mayor ausencia del FSRU (Floating Storage and Regasification Unit) en épocas en las que se considere no necesario (ausencia de fenómeno El Niño, o exceso de oferta de gas natural por yacimientos nacionales de Colombia) podría establecerse en los acuerdos con el inversionista, que el FSRU se dedique a otras instalaciones temporales o a transporte de GNL, y podría revertir en ahorros puntuales para la tarifa establecida por el mercado regulatorio”.

La presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgén), Angela Montoya, indicó que el tema de la planta de regasificación de Buenaventura “nos parece bien”. Considera que esa estación “atendería el 100 % del parque térmico que genera a gas, que es el respaldo ante un fenómeno de El Niño”.