Publicidad
30 Nov 2022 - 4:13 p. m.

Se inicia la concertación del salario mínimo

Este miércoles empresarios, Gobierno y centrales obreras se reunieron para comenzar el diálogo sobre el incremento que deberá tener el salario mínimo en 2023; una ardua tarea si se tiene en cuenta el reto de la inflación. Esto dijeron.
La puja por el salario mínimo se inicia en medio de un panorama complejo. Solo la inflación alcanza los dos dígitos, lo que se traduce en una fuerte alza que no necesariamente se traducirá en una recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, pues se espera que dicho dato continúe creciendo en 2023. La ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, acompañó el inicio de la conertación.
La puja por el salario mínimo se inicia en medio de un panorama complejo. Solo la inflación alcanza los dos dígitos, lo que se traduce en una fuerte alza que no necesariamente se traducirá en una recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, pues se espera que dicho dato continúe creciendo en 2023. La ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, acompañó el inicio de la conertación.
Foto: Gustavo Torrijos

Arranca una de las discusiones que genera más impacto en los bolsillos de los colombianos, la de la concertación del incremento del salario mínimo. Este año, el debate se desarrolla en un panorama complejo, pues la inflación no da tregua y se proyecta, según la Encuesta de Opinión Financiera de Fedesarrollo, a que cierre 2023 en un 12,3 %.

En otras palabras, el costo de vida de los hogares colombianos ha aumentado drásticamente y por lo tanto su poder adquisitivo se ha visto castigado. Si la previsión de Fedesarrollo resulta acertada, podría decirse que al millón de pesos, con el que los colombianos iniciaron el año como salario mínimo, la inflación le quitó $123.000.

Lea también: Un sólo dígito: desempleo en Colombia se situó en 9,7 % para octubre

Hacer lo mismo con menos recursos, ha sido el reto económico de muchas familias colombianas en 2022. Recuperar su poder adquisitivo es la gran meta que tiene esta mesa de concertación. Este miércoles, la antesala de la negociación se inició con la Subcomisión de productividad, pues además de la inflación, la productividad es otro de los elementos que se tienen presentes en la discusión (generalmente es usada por las empresas para argumentar que el incremento no debería ser alto, pues el valor agregado que están poniendo los trabajadores en el país no ha sido tan considerable en los últimos años).

En la reunión de hoy, la subcomisión de productividad (de la que hacen parte la ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, y la directora del DANE, Piedad Urdinola) habló sobre las metodologías de medición que serán evaluadas.

Urdinola explicó que para esta ocasión se tuvo en cuenta tres metodologías de medición: la KLEMS (que es una metodología estándar internacional y la que usualmente se utiliza), la Conference Board, y otra de la OCDE, en donde se analizan la cantidad de horas trabajadas por persona.

Le puede interesar: Petro y el salario mínimo

Aunque las cifras ya están, ni la ministra ni la directora las revelaron pues, respetando la negociación, las pondrán mañana sobre la mesa para que sean analizadas por los demás integrantes de la subcomisión. Es decir, mañana será noticia el dato de productividad que marcará la concertación del salario mínimo de 2023.

“De acuerdo a la metodología hay cifras distintas, por eso, la discusión y el debate de hoy y mañana serán sobre la metodología, para que con base en eso adoptemos la cifra que será con la cual debatiremos y construiremos nuestra propuesta de salario mínimo. A Colombia le decimos que con toda la responsabilidad y rigurosidad que nos ha caracterizado estaremos trabajando para que estas cifras sean las más convenientes para las mayorías colombianas”, explicó la ministra Ramírez.

La agenda de la negociación

Las próximas fechas serán vitales para la concertación del mínimo en Colombia. Este primero de diciembre volverá a reunirse la subcomisión de productividad para, como ya se dijo, elegir la cifra que servirá como insumo para definir el norte del debate.

El 5 de diciembre se instalará la mesa de concertación del salario mínimo, en donde se reunirán los representantes de estos tres grandes sectores que tienen asiento en la misma: Empresarios (representados por agremiaciones como la ANDI y ACOPI), Gobierno (que es el mediador de la discusión en cabeza del Ministerio del Trabajo) y trabajadores (representados por centrales obreras como la CTC, la CUT y la CGT).

Lea también: Productividad se definirá el 30 de noviembre, dato clave del salario mínimo

El 6 de diciembre sesionará la mesa de concertación y el 9 de diciembre se presentarán las ofertas del incremento del salario mínimo. Esta última tiene un especial grado de importancia, pues determina los extremos que enmarcarán la concertación. Como ha pasado históricamente, se espera que las centrales obreras presenten una oferta real (superior a la inflación), mientras que los empresarios se apegarían más al dato de la inflación.

Del 12 al 15 de diciembre se desarrollarán las jornadas de discusión, es decir, comenzará la puja por llegar a un punto de común acuerdo.

El 15 de diciembre será la fecha límite como primer vencimiento legal para que la mesa entregue la cifra de incremento al país, el 19 se presentará el escrito de salvedades y el 27 de diciembre habrá sesión para estudiar esas salvedades.

Si la mesa no logra concertar el incremento antes de las fechas estipuladas (como ha pasado en repetidas ocasiones años atrás), será el presidente Gustavo Petro quien, vía decreto, determinará el incremento salarial que tendrán los trabajadores que dependen del mínimo en 2023.

El panorama de la negociación

Aunque cada una de las partes asegura que tiene la mejor disposición para concertar el incremento, lo cierto es que estas son unas negociaciones atípicas. La inflación genera preocupación en las centrales obreras y en el Gobierno, pues la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores ha sido considerable; pero también a los empresarios, quienes ven con preocupación las alzas salariales que se vendrían en 2023, lo que impacta su presupuesto operativo.

“Hay un ambiente de mucha tranquilidad, serenidad pero, debo rescatar, sobre todo es de mucha responsabilidad. Porque somos conscientes de la gran tarea histórica que tenemos con el país”, precisó Ramírez, al agregar que las apuestas del Gobierno Nacional estarán encaminadas a emplear mecanismos que mitiguen el impacto que está teniendo la inflación y la ola invernal en el país, como lo es un subsidio del 20 % a los insumos que necesitan los campesinos colombianos en su producción.

💰📈💱 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias económicas? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.